Medicina natural Salud Tratamientos Yoga

Yoga para tratar la fibromialgia.

Los beneficios del yoga para el tratamiento de la fibromialgia.

Una de las zonas afectadas por la fibromialgia.

El yoga que incluye estiramientos suaves y meditación podría ayudar a aliviar los síntomas de fibromialgia,demuestra un nuevo estudio.

25 mujeres diagnosticadas con fibromialgia, se inscribieron en una clase de yoga de dos horas que se realizaba una vez por semana, durante ocho semanas. Otro grupo de 28 mujeres diagnosticadas con la afección se asignaron a una lista de espera, y se les pidió que continuaran con su rutina normal.

Tras ocho semanas, el grupo que practicó yoga reportó mejoras en los aspectos tanto físicos como fisiológicos de la fibromialgia, lo que incluyó una reducción en el dolor, la fatiga, la sensibilidad y la ansiedad, así como un mejor sueño y estado de ánimo.

“Los hallazgos de este estudio piloto son alentadores sobre los efectos beneficiosos del yoga en los pacientes con FM”, dijo el autor principal del estudio, James W. Carson, PhD. Leer detalles de la investigación aquí.

¿Cómo puede ayudar el Yoga a combatir los efectos y las causas de esta enfermedad?

No se sabe con certeza cual es el origen de la fibromialgia, aunque parece ser una hiperactividad del sistema nervioso neurovegetativo: una parte del sistema nervioso que controla, con mecanismos reflejos, numerosas funciones del organismo como la contracción muscular. Esta hiperactividad es el resultado de una carencia de serotonina, sustancia que se produce a nivel cerebral y que, además, es muy importante en la regulación del dolor y del bienestar. En este sentido, el Yoga puede tener un papel fundamental ya que sus efectos aumentan el flujo de energía vital, relajando la estructura muscular y facilitando la mejora del funcionamiento de los órganos internos.

No dejes de leer:
Consejos para conseguir un buen descanso

Se ha comprobado que son las mujeres, a partir de los 35-40 años, quienes sufren con mayor frecuencia de fibromialgia. Hay, por lo tanto, una influencia importante de factores hormonales; las mujeres en edad premenopáusica, son el rango de población con mayor riesgo. Por otra parte, se han detectado también que situaciones de estrés como las tensiones familiares, las discusiones o la incapacidad de afrontar las dificultades cotidianas, son otras de las causas desencadenantes de la enfermedad.

Los mecanismos implicados en la Fibromialgia atañen a todos los aspectos de la vida. “Mialgia” significa dolor muscular y “fibro” hace referencia a tejidos fibrosos, es decir, tendones y ligamentos. Si partimos de la base de que esta enfermedad pone en tensión continua los músculos de todo el cuerpo, especialmente los localizados en el cuello, espalda y piernas, estaremos en disposición de comprender el alcance que dicha sensación puede tener, no solo en el cuerpo, sino en la mente y, como consecuencia, en la vida de quien lo padece.

El cansancio constante es la repercusión más inmediata que provoca la rigidez muscular generando estados de fatiga crónica que, a su vez, impiden el descanso adecuado y regenerador. Tengamos presente que la actividad onírica (el sueño) es una función indispensable para el buen funcionamiento del ser humano. Las técnicas de relajación y meditación de la tradición yóguica están encaminadas a la consecución de un estado total de relajación física y mental produciendo cambios importantes en el sistema nervioso y procurando la distensión y el descanso profundo de los músculos del cuerpo.

No dejes de leer:
5 saludables beneficios del sauna

Para la práctica de los movimientos permitidos del yoga para personas con fibromialgia se recomienda consultar con un instructor instruido en el tema.