Familia Psicología

5 errores que los padres cometen con adolescentes y preadolescentes

Tu hijo ya no es un niño pequeño. Son adolescentes o preadolescentes, y es hora de modificar tus habilidades como padres para mantenerte al día con ellos. Estos son los principales errores que los padres cometen con sus adolescentes y preadolescentes, y cómo evitarlos.

errores que los padres cometen

Errores que los padres cometen con adolescentes y preadolescentes

Sí, probablemente estén más enojados ahora que cuando eran chicos. Y tú tienes cosas nuevas en las que pensar, como toques de queda, citas, nuevos conductores y amigos que te hacen levantar las cejas.

No hay duda: tu hijo adolescente o interpolador pondrá a prueba tus límites y tu paciencia. Pero todavía son tus hijos. Y, aunque no lo admitirán, ¡todavía te necesitan!

La clave es saber qué esfuerzos valen la pena y cuáles son contraproducentes.

1. Esperar lo peor

Los adolescentes tienen una mala reputación, dice Richard Lerner, PhD, director del Instituto de Investigación Aplicada en Desarrollo de la Juventud de la Universidad de Tufts. Muchos padres enfocan la crianza de sus adolescentes como una prueba, creyendo que solo pueden mirar impotentes mientras sus adorables hijos se transforman en monstruos impredecibles.

Pero eso te pone a ti, y a tu hijo adolescente, infelices e insatisfechos durante varios años.

“El mensaje que les damos a los adolescentes es que solo son ‘buenos’ si no están haciendo cosas ‘malas’, como consumir drogas, estar con la gente equivocada o tener relaciones sexuales”, dice Lerner.

Podría convertirse en una profecía autocumplida: las expectativas negativas en realidad pueden promover la conducta que más temes. Un estudio de Wake Forest University, mostró que los adolescentes cuyos padres esperaban que se involucraran en conductas de riesgo, informaron niveles más altos de estos comportamientos un año después.

Consejo de Lerner: concéntrate en los intereses y pasatiempos de tu hijo, incluso si no los comprendes. Puede abrir un nuevo camino de comunicación, volver a conectarte con el niño que amas y aprender algo nuevo.

2. Leer demasiados libros para padres

En lugar de confiar en sus instintos, muchos padres recurren a expertos externos para que les aconsejen cómo criar adolescentes. “Los padres pueden atarse en nudos tratando de seguir los consejos que leen en los libros”, dice Robert Evans, EdD.

También puedes leer:  4 cosas que todas las mujeres necesitan en una relación

No es que los libros para padres sean malos.

“Los libros se convierten en un problema cuando los padres los usan para reemplazar sus propias habilidades innatas”, dice Evans. “Si las recomendaciones y tu estilo personal no encajan, los padres terminan más ansiosos y menos seguros con sus propios hijos”.

Usa libros para obtener una perspectiva sobre el comportamiento confuso, y luego deja el libro y confía en que has aprendido lo que necesitas aprender. Se claro sobre lo que más te importa a ti y tu familia.

3. Hacer un problema por cosas pequeñas

Tal vez no te gusta el corte de pelo de tu hija o la elección de la ropa. O tal vez no obtuvo el papel en la obra que sabes que ella merece.

Pero antes de que entres a este tema, mira el panorama general.

Si no pone en riesgo a tu hijo, dale la posibilidad de tomar decisiones apropiadas para su edad y aprender de las consecuencias de sus decisiones.

“Muchos padres no quieren crecer para involucrar dolor, decepción o fracaso”, dice Evans. Pero proteger a tu hijo de las realidades de la vida le quita valiosas oportunidades de aprendizaje, antes de que pueda salir solo.

Por supuesto, todavía estarás allí para orientar y dar consuelo: sigues siendo el padre. Pero desafíate a dar un paso atrás y deja que tu hijo sepa que estás ahí para ayudarlo.

4. Ignorar las cosas grandes

Si sospechas que tu hijo está consumiendo alcohol o drogas, no mires hacia otro lado. Incluso si es “solo” el alcohol o la marihuana, o incluso si te recuerda a tu propia juventud, debes tomar medidas ahora, antes de que se convierta en un problema mayor.

“Los años en que los niños tienen entre 13 y 18 años son un momento esencial para que los padres se mantengan involucrados”, dice Amelia M. Arria, PhD. Es directora del Centro de Salud y Desarrollo de Jóvenes Adultos de la Universidad de Maryland. Los padres pueden considerar que los adolescentes consuman un rito de iniciación porque bebieron cuando tenían esa edad. “Pero las apuestas son más altas ahora”, dice Arria.

Está atento a los cambios inexplicables en el comportamiento, la apariencia, el rendimiento académico y los amigos de tu hijo adolescente. Y recuerde, no se trata solo de las drogas ilícitas que ahora se usan de manera abusiva: los medicamentos recetados e incluso los medicamentos para la tos y los productos para el hogar también están en la mezcla.

También puedes leer:  Las 10 costumbres que tienen las parejas felices

Si encuentras envases de medicamentos para la tos vacíos en la basura o mochila de tu hijo, si faltan botellas de medicamento de tu gabinete, o si encuentras píldoras, rollos, papeles o fósforos desconocidos, tu hijo podría estar abusando de las drogas.

Toma estos signos en serio y participa. Protege todos los medicamentos que tienes: entérate qué productos están en tu hogar y qué cantidad de medicamento hay en cada envase o frasco.

5. Demasiada o muy poca disciplina

Algunos padres, sintiendo una pérdida de control sobre el comportamiento de sus adolescentes, se reprimen cada vez que su hijo se sale de la línea. Otros evitan todos los conflictos por temor a que sus hijos los rechacen.

No tienes que hacer ninguna de esas cosas. Se trata de encontrar un equilibrio entre la obediencia y la libertad.

Si pones demasiado énfasis en la obediencia, puedes hacer que tu hijo adolescente o preadolescente se ajuste a la línea, pero ¿a qué precio? Los adolescentes criados en entornos rígidos pierden la oportunidad de desarrollar habilidades de resolución de problemas o de liderazgo, porque tú tomas las decisiones por ellos.

Sin embargo, muy poca disciplina tampoco ayuda. Los adolescentes y preadolescentes necesitan una estructura clara y reglas para vivir mientras comienzan a explorar el mundo exterior.

Como padre, depende de ti establecer los valores centrales de tu familia y comunicarlos a través de tus palabras y acciones. Eso es ser un padre con autoridad, un enfoque que “ayuda a los niños a desarrollar las habilidades que necesitan para gobernarse a sí mismos de manera apropiada”, dice Lerner.

Recuerda, tu influencia es más profunda de lo que crees. La mayoría de los adolescentes dicen que quieren pasar más tiempo con sus padres. Sigue haciendo tiempo para tu hijo durante la preadolescencia y la adolescencia. Incluso cuando no te muestra, proporcionas la base sólida que saben que siempre pueden volver a casa.

5/5 (1 Review)