Anticonceptivos hormonales, cómo reducir los efectos secundarios

Es cierto que, al igual que sus hormonas naturales, las hormonas sintéticas pueden afectar a todos los sistemas de tu cuerpo. No hay una talla única para el control de la natalidad y debes elegir el método que creas que funcionará mejor para ti. Pero, si hay efectos secundarios, ¿por qué una mujer querría comenzar con anticonceptivos hormonales?

anticonceptivos hormonales

Usos de anticonceptivos hormonales

Más allá de los efectos secundarios, las mujeres comienzan el control de la natalidad por una variedad de razones. Algunas simplemente sienten que es la mejor opción para la prevención del embarazo. Otros lo usan temporalmente para afecciones como el acné porque se van a casar y quieren aparecer con la piel clara en sus fotos.

Hay mujeres con afecciones como la endometriosis que encuentran alivio de los síntomas y pueden salir de su casa porque el control de la natalidad está suprimiendo sus síntomas. Algunas mujeres simplemente no quieren lidiar con su período, sus hormonas o sus síntomas y les resulta útil.

Al final del día, es tu elección usar cualquier intervención médica disponible para sentirte lo mejor posible y apoyar tus objetivos de vida.

Monitorea tus síntomas y ciclo menstrual

Sin embargo, si vas a usar anticonceptivos hormonales, debes estar pendiente de tus síntomas y ciertos datos antes de usarla. Por ejemplo:

  • ¿Cuánto dura tu ciclo?
  • ¿Tu ciclo es regular?
  • ¿Cuántos días dura tu período o regla?
  • ¿Qué tan abundante es el flujo?
  • ¿Tienes síntomas cíclicos como calambres, cambios de humor, dolores de cabeza, cambios digestivos, etc.?
  • ¿Cuál es tu estado de ánimo durante todo el mes?
  • ¿Tienes algún síntoma en la piel?

Este es un ejemplo de algunos de los puntos de datos que se deben tener en cuenta antes de seguir con el plan. Tu médico puede aconsejarte que realices un seguimiento según tus necesidades de salud.

Después de comenzar con el control de la natalidad, es recomendable que las mujeres continúen rastreando sus síntomas y evalúen cómo este medicamento puede afectarlos.

Si tienes algún síntoma nuevo que te preocupe, reúnete con tu médico o proveedor de prescripción.

También, es recomendable obtener una presión arterial basal con tu médico porque los anticonceptivos hormonales pueden conducir a una presión arterial elevada en algunas mujeres.

Obtén pruebas de laboratorio de referencia

Existen riesgos que ponen en peligro la vida al comenzar el uso de anticonceptivos hormonales, como accidente cerebrovascular, embolia pulmonar (coágulo en los pulmones) y ataques cardíacos, que son de los efectos secundarios más peligrosos que este método de control natal involucra.

Para pacientes que desean comenzar con el control de la natalidad, se debe seleccionar los factores de riesgo que serían una contraindicación para comenzar el control de la natalidad.

Pruebas de detección del riesgo de eventos cardiovasculares:

  • Genes del factor II
  • Factor V Leiden
  • hs-CRP
  • Homocisteína
  • MTHFR
  • Panel de colesterol
  • Anticuerpos anticardiolipina
  • Anticuerpos antifosfolípidos

Dependiendo de tu historial personal, familiar y tu estado de salud actual, tu médico puede recomendar solo algunas o todas estas pruebas. Tener una discusión con tu médico es la mejor manera de entender qué prueba es mejor para ti.

Según el Centro de Control de la Enfermedad, del 5 al 8% de la población tan sólo en E.U., tiene uno de varios factores de riesgo genético que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un coágulo.

Algunos médicos podrán indicar que los anticuerpos anticardiolipinas, otros niveles de homocisteína altos y otros laboratorios anormales que se enumeran anteriormente, no son una contraindicación para usar píldoras anticonceptivas orales (la píldora) en mujeres. Pero, cualquier cosa que aumente el riesgo de un derrame cerebral o ataque cardíaco debe ser examinado antes de comenzar el control de la natalidad.

También hay una diferencia en lo que se considera una contraindicación entre países. Aquí hay un extracto de una de las pastillas de etinilestradiol y desogestrel en un etiquetado canadiense:

«Contraindicaciones adicionales: lesiones oculares debidas a enfermedad vascular oftálmica, incluida la pérdida parcial o completa de la visión o defectos en los campos visuales; pancreatitis asociada con hipertrigliceridemia severa (actual o antecedentes de); trombofilias (heredadas o adquiridas); dislipoproteinemia severa; migraña con síntomas neurológicos focales (p. ej., aura); predisposición hereditaria o adquirida para la trombosis venosa o arterial, como la mutación del Factor V Leiden y la resistencia a la proteína C activada (APC), la deficiencia de antitrombina III, la deficiencia de proteína C, la deficiencia de proteína S, la hiperhomocisteinemia (p. ej., debido a mutaciones MTHFR C677T, A1298) , mutación de protrombina G20210A y anticuerpos antifosfolípidos (anticuerpos anticardiolipina, anticoagulante lúpico)».

Los laboratorios de detección adicionales que pueden ser útiles incluyen:

  • Un panel tiroideo completo
  • Biometría hemática
  • Panel metabólico completo (PMC)
  • Vitamina D

Historia personal y familiar antes de comenzar el control de la natalidad

Parte de lo que hace que el control de la natalidad por medio de hormonas, sea un tratamiento tan individualizado es que todos tenemos una historia, un entorno y una forma únicos de responder a las intervenciones médicas. La información importante de historia personal y familiar para compartir con tu médico incluye estos antecedentes:

  • Accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o coágulos.
  • Depresión, ansiedad, ideas suicidas u otros trastornos psiquiátricos.
  • Cáncer de seno u otros tipos de cáncer.
  • Enfermedad autoinmune, especialmente enfermedad inflamatoria intestinal, lupus y esclerosis múltiple.

Comenzando el control de natalidad

Hay muchos efectos secundarios bien documentados asociados con el uso de anticonceptivos hormonales. Cuando conozca los efectos secundarios que debes tener en cuenta, podrás identificar rápidamente cuándo es el momento de llamar a tu médico.

Probablemente conozcas al menos algunos de estos efectos secundarios. Además de las preocupaciones sobre derrames cerebrales, coágulos y ataques cardíacos, la píldora agota los nutrientes, aumenta la inflamación, puede provocar disfunción suprarrenal y tiroidea, causa desregulación de la insulina e interrumpe la salud intestinal.

Además, puedes tomar medidas para reducir tu riesgo de experimentar efectos secundarios y mejorar tu salud mientras usa este medicamento.

¿Tienes que esperar a que tu período comience para comenzar con los anticonceptivos hormonales?

Se recomienda llevar una lista escrita de preguntas a tu médico para asegurarte de que responda todas tus preguntas.

La respuesta es que puedes comenzar a tomar píldoras anticonceptivas en cualquier momento de tu ciclo.

¿Tengo que tomar anticonceptivos a la misma hora todos los días?

El consenso es no, sin embargo, este es un hábito diario y formar una rutina puede ayudar a garantizar que lo tomes todos los días.

7 maneras de mantenerse saludable con anticonceptivos hormonales

1. Come una dieta rica en nutrientes

La píldora específicamente puede conducir al agotamiento de nutrientes como la vitamina E, C, B2, B6, B9 (ácido fólico), B12, selenio, zinc y magnesio. Asegurarse de obtener los nutrientes adecuados en tu dieta es clave.

Fuente alimenticia de deficiencias comunes de nutrientes causadas por la píldora

  • Vitamina E: nueces, semillas, hojas verdes
  • Vitamina C: pimientos, verduras de hoja verde, cítricos, bayas
  • Vitaminas B: huevos, carne, mariscos, verduras de hoja verde
  • Selenio: pescado, carne de res, verduras de hoja verde, nueces de Brasil
  • Zinc: mariscos, ostras, carne de res, frijoles, nueces
  • Magnesio: verduras de hoja verde, frijoles, chocolate negro, nueces, semillas

Un multivitamínico para apoyar tu cuerpo, también es importante. Las prácticas dietéticas no suelen ser suficientes para competir con los agotamientos de nutrientes causados por el control de la natalidad.

Pero no puedes simplemente tomar un multivitamínico y saltear las verduras y pensar que estarás bien. La nutrición y el estilo de vida son fundamentales para la salud y ningún suplemento puede reemplazarla.

2. Apoya la salud del hígado

Mientras tomas un método anticonceptivo, tu hígado recibe un golpe. No solo porque los nutrientes que necesita para hacer su trabajo están disminuidos, sino también porque el papel del hígado es desintoxicar las hormonas adicionales.

El impacto en el hígado es la razón por la cual algunas mujeres experimentan niveles elevados de colesterol, niveles elevados de globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG), tumores hepáticos, cáncer de hígado y desregulación del azúcar en la sangre.

Tu hígado depende de aminoácidos, vitaminas B, minerales y más para hacer su trabajo. Es por eso que la dieta es tan importante y, además, el control de la salud del hígado.

Este es quizás uno de los aspectos más incomprendidos de la medicina natural. El hígado tiene que ver con todo lo que significa la desintoxicación de la hormona anticonceptiva que, en pocas ocasiones o en prácticamente ninguna, en consulta con el médico, se maneja el tema de desintoxicar esas hormonas, ni la salud del hígado.

3. Cuida tu microbioma

Se sabe que la píldora causa hiperpermeabilidad intestinal (intestino permeable), interrumpe las bacterias intestinales normales y produce un ambiente que permite el crecimiento excesivo de bacterias menos deseables.

La píldora también puede inflamar el tracto digestivo, creando una desregulación inmune que aumenta el riesgo de enfermedad autoinmune.

Comer alimentos ricos en prebióticos, tomar probióticos y obtener suficiente fibra puede ayudar a mantener un intestino saludable. Además, los nutrientes como la L-glutamina, el olmo resbaladizo y el zinc pueden proporcionar soporte adicional.

4. Apoyar la inflamación saludable

Sí, la inflamación no es mala, pero demasiada puede causar grandes problemas. Sabemos por estudios que la píldora puede dar como resultado una proteína C reactiva (PCR) elevada, que puede contribuir a la enfermedad cardíaca, en comparación con aquellos que no están en la píldora.

Disminuir la inflamación puede mejorar tu estado de ánimo, ayudar con los calambres y reducir el dolor de espalda y la fatiga. Comer alimentos ricos en omega-3, como pescado capturado en el medio silvestre, agua fría, nueces, semillas de lino y carne de res alimentada con pasto puede ayudar a modular la inflamación. Incluir cúrcuma y jengibre en tu dieta también puede ayudar.

5. Pon tu estrés bajo control

Investigaciones ha demostrado que las mujeres que toman la píldora experimentan respuestas inapropiadas al estrés a través de su eje HPA (eje hipotalámico-pituitario-adrenal), lo que conduce a secreciones inadecuadas de cortisol.

Intenta incorporar prácticas para reducir el estrés, como la meditación (incluso 5 minutos pueden hacer maravillas), la oración, la atención plena, encontrar su lugar feliz, disfrutar de un masaje, la acupuntura, el tiempo con amigos y el ejercicio, son excelentes maneras de reducir el estrés.

6. Dormir es un deber

El sueño es esencial para la salud hormonal, la reparación de los tejidos dañados durante el día, la mejora del estado de ánimo y la salud cerebral óptima. Trata de dormir de 7 a 9 horas todas las noches en una habitación completamente oscura.

7. Confía en tu cuerpo, tus síntomas y nunca dejes de abogar por ti mismo

No todas las mujeres tendrán efectos secundarios con el control de la natalidad, pero si los tienes, consulta a tu médico. Algunos médicos no «creen» los estudios, y mucho menos las historias de mujeres. Esto no significa que debas rendirte. Hay muchos médicos excelentes que pueden ayudarte en tu viaje.

Si tu método anticonceptivo no funciona para ti, ¡aboga por ti misma!

Si vamos a hacer avanzar la medicina de las mujeres, entonces tenemos que dejar de discutir si los efectos secundarios son reales o si una mujer dice la verdad. En cambio, debemos comenzar a hacer preguntas sobre por qué algunas mujeres luchan por el control de la natalidad mientras que otras prosperan.

La realidad es que la mayoría de los médicos no están educados sobre los impactos sistémicos y no se han tomado el tiempo de investigar para comprender por qué algunas mujeres experimentan los efectos secundarios que tienen.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.