Consejos Salud

Causas del dolor de cadera y cómo evitar medicamentos para el dolor

El dolor de cadera es una condición que afecta generalmente a los adultos mayores. Pero una gran población tiene ciertamente un mayor riesgo de problemas de cadera, incluso los jóvenes (especialmente los atletas), pueden sufrir de este tipo de dolor. El dolor de cadera afecta a cada persona de manera diferente, causando síntomas como dolor o debilidad en la parte exterior de las caderas, la parte superior de los muslos, la parte externa del glúteo o cerca de los flexores de la cadera. Y dependiendo de la causa del dolor, es posible que solo un lado de la cadera se vea afectada o también ambos.

dolor de cadera

8 razones del dolor de cadera

Hay muchas razones subyacentes diferentes que pueden causar dolor de cadera, que generalmente tienen que ver con algún tipo de desgaste o irritación de los músculos, ligamentos, tendones u otros tejidos blandos que rodean las articulaciones de la cadera. Aquí hay un vistazo a algunas de las más comunes:

1. Bursitis

La bursitis de las caderas se considera una de las principales causas del dolor de cadera, según los expertos. Específicamente, el término bursitis describe la inflamación de la bursa, que son sacos llenos de líquido que ayudan al deslizamiento para reducir la fricción entre los tejidos mientras se mueven.

2. Obesidad

Tus caderas y rodillas soportan la mayor parte del peso de tu cuerpo, por lo que generalmente son las primeras en comenzar a doler cuando se enfrentan con la tensión y la presión adicionales del exceso de peso.

3. Ciática

Esta afección es causada por la irritación del nervio ciático y se caracteriza por dolor, hormigueo, entumecimiento o debilidad que se origina en la región lumbar y viaja a través de las caderas, las nalgas y la parte posterior de los muslos.

dolor de cadera por ciática

4. Artritis, osteoartritis y enfermedades articulares degenerativas

Aproximadamente 15% de las personas mayores de 25 años y 35% de las mayores de 65 años padecen artritis y otras enfermedades articulares degenerativas, que con mayor probabilidad afectarán el cuello, las rodillas, las caderas y las manos. Estos trastornos progresivos desgastan el cartílago del cuerpo, que es el tejido que cubre el extremo de los huesos y se une con las articulaciones.

5. Movimientos repetitivos

Pueden incluir correr, subir escaleras o practicar deportes que implican saltos, carreras cortas, patadas, etc. Los corredores, así como los jugadores de fútbol, fútbol americano, hockey sobre hielo y rugby parecen ser los más propensos a desarrollar lesiones de las caderas/flexores de cadera.

6. Postura deficiente

Pasar muchas horas al día encorvado, o ejercitándose de mala manera, puede causar caderas débiles, dolor lumbar y caderas estrechas. Restaurar la postura es un paso importante para corregir adaptaciones dañinas en el cuerpo y los patrones asimétricos que pueden dañar las articulaciones y los músculos a lo largo del tiempo.

También puedes leer:  5 Remedios caseros para tratar el hipertiroidismo

7. Estilo de vida sedentario

Demasiadas horas sentado y muy poca actividad física pueden hacer que las caderas se vuelvan tensas y limitadas en su rango de movimiento. Esto hace que sea difícil agacharse, doblarse y caminar a velocidad rápida o en superficies uniformes. También puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones. Esto puede conducir a un círculo vicioso, porque el dolor de la cadera puede causar compensaciones musculares y un número de déficits físicos debido a la pérdida de flexibilidad.

8. Otras lesiones

Los accidentes, los traumatismos y las lesiones que pueden provocar dolor de cadera incluyen tendinitis, fractura de cadera, dislocación y una rotura del labrum (un labrum ayuda a sostener la bola en la parte superior del fémur de forma segura dentro del alvéolo de la cadera).

Por qué evitar analgésicos para tratar el dolor de cadera

dolor de cadera sin analgésicos

Es comprensible que quieras conseguir analgésicos de venta libre y / o recetados cuando experimentas un dolor continuo; incluso puedes visitar a tu médico para recibir inyecciones regulares de cortisona que se usan para tratar la inflamación local. Sin embargo, muchos expertos estarán de acuerdo en que el uso de analgésicos no es la respuesta para resolver el dolor de cadera para siempre.

Los efectos negativos en la salud asociados con el uso a largo plazo de estos medicamentos pueden incluir: problemas de digestión como diarrea y náuseas, reflujo ácido y mayor riesgo de sufrir úlceras, gastritis, sangrado de los intestinos e incluso enfermedades cardiovasculares (corazón y vasos sanguíneos).

Además de cómo pueden afectar tu salud, los analgésicos en realidad no resuelven el problema subyacente que está causando tu dolor. Por ejemplo, las píldoras y las inyecciones no podrán revertir las respuestas autoinmunes, la mala forma o la postura, la obesidad o las lesiones debido al uso excesivo o repetitivo de ciertos movimientos.

Tratamientos naturales para el dolor de cadera

¿Cuáles son algunas soluciones naturales que pueden ayudar a aliviar el dolor de cadera? En primer lugar, querrás tener en claro la parte exacta de la cadera que te está molestando e identificar cualquier causa que contribuya al dolor. Hablando con tu médico sobre la ubicación precisa de tu dolor de cadera y cuándo comenzó, puedes darle la información necesaria para orientarte en la dirección del tratamiento apropiado.

A continuación, están los mejores consejos naturales para mantener las caderas saludables y vencer la rigidez, la hinchazón y los dolores:

1. Hielo y descanso

Lo primero es lo primero: Detén todas las actividades que te causen dolor para que tengas tiempo de sanar e intenta enfriar el área dolorida con hielo durante 20 minutos cada 3 a 4 horas, durante 2 a 3 días. Puedes hacer esto envolviendo primero un paquete de hielo en un paño limpio y presionando suavemente contra tu piel. También considera aplicar aceites esenciales que reduzcan el dolor, como el aceite de menta.

También puedes leer:  Las frutas y verduras alargan la vida

2. Ejercicio regular

Para prevenir la rigidez y conseguir una buena postura, es importante mantener tus articulaciones en movimiento y tus músculos fuertes. Las actividades de bajo impacto que son adecuadas para personas con dolor de cadera incluyen natación, ciclismo, uso de un entrenador elíptico y caminar a paso ligero.

3. Estiramiento suave

Estirar y fortalecer las piernas, los músculos centrales y los flexores de la cadera puede ayudar a prevenir lesiones. Además de realizar suficiente actividad física, es recomendable que realices estos estiramientos como parte de tu rutina semanal o incluso diaria: estiramiento del flexor de la cadera frontal, estiramiento de mariposa sentado, estiramiento cuádruple, estiramiento del flexor de la cadera supino y varias estocadas. También puedes usar un rodillo de espuma o una pelota pequeña como una pelota de béisbol, pelota de golf o pelota de tenis para masajear y estimular suavemente áreas adoloridas.

4. Dieta antiinflamatoria

Trata de llevar una dieta rica en nutrientes que te ayude a mantener un peso saludable y también combata la inflamación y las respuestas autoinmunes, respalde la reparación muscular y ósea y prevenga las deficiencias. Come:

dolor de cadera con omega 3

  • Muchas verduras frescas (de todo tipo)
  • piezas enteras de fruta
  • hierbas
  • especias y tés
  • alimentos probióticos como yogur o vegetales cultivados
  • pescado silvestre
  • huevos de gallinas no enjauladas
  • carnes de animales alimentados con pasto
  • caldo de hueso
  • grasas saludables como la mantequilla de animales alimentados con pasto, aceite de coco; aceite de oliva virgen extra; nueces y semillas

Además, asegúrate de evitar o limitar los ingredientes procesados, como los aceites vegetales refinados (incluidos los aceites de canola, maíz y soja); alérgenos comunes como los lácteos o el gluten (especialmente si te causan síntomas); carne convencional; aves y huevos de corral; carbohidratos refinados/productos de granos procesados; y azúcares añadidos.

5. Tratamientos complementarios

Para obtener ayuda adicional para mejorar tu postura y superar los efectos del estrés físico/mental, es recomendable visitar a un quiropráctico, fisioterapeuta y/o acupunturista. Se ha demostrado que la acupuntura ayuda a disminuir los síntomas del dolor en las piernas, la espalda y el cuello, así como los dolores musculares y la rigidez de las articulaciones.

Los tratamientos quiroprácticos o un masaje profesional pueden ayudar a restablecer la alineación de la columna vertebral, mejorar la circulación, llevar la sangre a áreas sensibles, relajar la mente y reducir el estrés. Y la terapia física puede restaurar la flexibilidad y reducir la presión que causa inflamación en las articulaciones de la cadera al fortalecer y estirar los músculos circundantes.

0/5 (0 Reviews)