Cómo hacer tu propio jugo de manzanas y cómo puedes conservarlo

Beber un vaso de jugo de manzana ayuda a prevenir la formación de colesterol en los vasos sanguíneos y las arterias. Esto ayuda a reducir el riesgo de desarrollar dos causas principales de enfermedades cardíacas: colesterol alto y placas en las arterias. Pero además, las manzanas contienen grandiosos beneficios para la salud en general.

Jugo de manzanas

Tal vez, el mayor beneficio de hacer jugo de manzanas en casa es el sabor de la fruta madura, recién exprimida. Sin embargo, la salubridad del producto es uno de los principales intereses de los devotos de el jugo hecho en casa. Cuando se hace el jugo de manzana fresca sin pelar, el jugo de manzanas filtrado o  ligeramente filtrado, contiene pulpa rica en fibra que pueden ayudar a mejorar las funciones del cuerpo. Además, cocineros que hacen jugo con manzanas crecidas en casa,  pueden esquivar las preocupaciones sobre el arsénico en su fruto.

Cómo hacer tu propio jugo de manzanas

La preparación de un jugo de manzana se supone que no debería representar un problema, sin embargo existen algunos pasos que harán que tu jugo tenga un sabor ideal.

Paso uno

Consigue las manzanas de tu preferencia y después lávalas a fondo.

Paso dos

Cortar. No hay necesidad de pelar o desechar el núcleo a las manzanas – hay un montón de sabor y jugo que se puede extraer también de esto y además, habrán de ser eliminados más tarde. Desecha las piezas manchadas de la manzana. Corta las manzanas ya sea a la mitad o usando un cortador de manzana (como en la foto de arriba). Este paso ayuda a romper las manzanas más rápido, mientras se cocinan.

Paso tres

Cocinar. Coloca todas las manzanas en una olla grande o una olla y añadir alrededor de 2 pulgadas de agua. Cubre la olla y cocine a fuego medio-alto hasta que las manzanas se rompan y se hagan blandas. Un fuego lento ayuda a extraer los jugos con mayor eficacia. De vez en cuando quita la tapa y aplasta con un machacador de papas para ayudar a las manzanas a deshacerse.

Paso cuatro

Colar. Vierte el puré de manzana en un recipiente. Usando una espátula, trabaja el puré  en el colador para obtener tanto jugo como sea posible. Obtendrás tres productos finales diferentes: Jugo de manzanas, puré de manzana y cáscaras. No tires el puré o las cáscaras. El puré puede ser condimentado y convertirse en salsa de manzana o un delicioso aderezo casero y las cáscaras se pueden utilizar para hacer la jalea de manzana.

applesandoutside014

Paso cinco

Filtrar. Cuando todo su jugo se obtuvo se puede filtrar para producir un líquido claro. Hay varias maneras de filtrar el jugo, pero puedes hacer esto mediante la creación de un colador de malla fina con unos pocos filtros de café en el interior. Puedes filtrar su zumo tantas veces como desees. Nosotros preferimos más «carnoso» el jugo, sin filtrar, así que nos saltamos este paso.

Paso seis

Ajustando su dulzura. Transfiere el jugo a una olla limpia y cocinar a fuego bajo. Ahora es el tiempo para saborear su jugo. ¿Cómo es la dulzura? Si es demasiado ácido, añadir endulzante natural al gusto y batir hasta que se disuelva. De lo contrario dejarlo sin azúcar.

Paso siete

Conservarlo: Hay dos métodos probados y verdaderos para preservar tu jugo hecho en casa: la congelación o enlatado. Si la congelas, simplemente deja que el líquido se enfríe y almacena en recipientes herméticos. Usar dentro de 3-6 meses para mejor sabor. Otra manera es, verter el jugo de manzanas caliente en frascos esterilizados especiales para envasar a baño maría. Para eso, verter dejando 1/2 pulgada de espacio antes de llegar al tope. Tapar y procesar en una olla con agua caliente durante 30 minutos.

jugo de manzanas conservando

Aunque hay maneras más eficaces para hacer jugo de manzanas y mantener más de sus nutrientes que esta metodología, no se puede comparar el sabor del zumo fresco hecho en casa con el comprado en el supermercado, que además de no ser fresco, contiene conservadores y endulzantes muy perjudiciales para la salud. ¡Que lo disfrutes!

Más beneficios de la manzana

Las manzanas se encuentran entre las frutas más saludables. Sin colesterol, niveles extremadamente bajos de grasas saturadas y sodio, y con la capacidad de potenciar los niveles de vitaminas, minerales y antioxidantes en nuestro cuerpo.

Las manzanas se producen abundantemente cada otoño, y la mayoría de la fruta se pudre en el suelo o se lleva al vertedero municipal. Es un delito desperdiciar tanta fruta nutritiva, por eso muchas veces la preparación del jugo de manzana nos ayuda a evitar que la fruta se eche a perder sin poder utilizarla.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.