Comportamientos que harán a los demás sentirse cómodos a tu lado

La mayoría de la gente quiere ser acogedora con los demás. Es natural querer ser amigable y ayudar a los demás a sentirse cómodos contigo. En pocas palabras, agradar es un sentimiento bastante bueno y hacer que los demás se sientan felices cuando están cerca de ti es gratificante.

8 comportamientos que harán a los demás sentirse cómodos contigo

Pero no siempre es fácil hacer que la gente se sienta cómoda. Algunas personas tardan más en asimilar a otras que la mayoría, y puede resultar bastante incómodo si no sabes cómo manejarlo. Aquí hay 8 comportamientos que harán que los demás se sientan más seguros a tu alrededor.

1. Comienza con un terreno común

El terreno común es una excelente manera de comenzar a crear lazos afectivos. Es por eso que a menudo te conectas con gente nueva hablando de tus amigos en común, por ejemplo. Cuando conozcas a otros por primera vez y quieras que se sientan cómodos y seguros al hablar contigo, comienza por tratar de encontrar puntos en común.

Por ejemplo, puedes hablar sobre estas cosas:

  • De dónde son los dos. tendrás más de qué hablar si creciste en un área similar y fuiste a lugares similares cuando eras niño.
  • La música que te gusta. Estudios indican que el gusto musical compartido puede aumentar las conexiones interpersonales y tener efectos positivos en las percepciones de los demás.
  • Lugares a los que has viajado. A la mayoría de las personas les gusta hablar sobre sus experiencias de viaje y estarán más felices de hablar sobre algún lugar en el que también has estado.
  • Qué equipos deportivos apoyas. ¡Hay una camaradería innata entre los aficionados al deporte!
  • Programas, películas, libros u otros medios que hayas consumido. Hay muchas cosas que discutir cuando se trata de medios que ambos disfrutan.
  • Eventos actuales. La mayoría de las personas están algo al tanto de los acontecimientos recientes, y puedes vincularte con los neutrales.
  • Cualquier pregunta potencialmente inusual sobre preferencias, te sorprenderás de cómo hablar sobre los sabores de helado favoritos o los números de la suerte puede llevar a un terreno común.
  • Sabes con qué empezar, pero ¿con qué no deberías empezar? Trata de evitar temas personales, políticos o controvertidos, a menos que estés con alguien que sepas que disfruta de esa conversación.

2. Tener confianza ayuda a otros a sentirse cómodos

La confianza puede ser intimidante, pero también puede hacer que los demás se sientan seguros a tu alrededor. Ser capaz de demostrar desde el principio que eres una persona segura de sí misma le dice a otras personas que tienes tus cosas juntas y las tienes bajo control. Esto puede ayudarlos a sentirse cómodos o más seguros. Puedes comportarte con confianza cuando conoces a alguien por primera vez al:

  • Hacer contacto visual al hablar o escuchar, en equilibrio.
  • Dar la mano con firmeza.
  • De pie erguido y con una postura positiva.
  • Sonriendo de una manera genuina.
  • Iniciar un saludo cuando sea posible.
  • Presentarte claramente y preguntarles también su nombre.
  • Mantener una postura abierta (no cruzar las piernas ni esconder la cara entre las manos).

Por supuesto, es posible exagerar. Puedes pasar de la confianza a la arrogancia por accidente, y eso funcionará en tu contra. Así que recuerda mantener un equilibrio: deseas tener confianza, no ser arrogante y, al mismo tiempo, ser agradable y amistoso con las personas que conoces.

3. Sonríe

Sonreír es una excelente manera de hacer que alguien se sienta seguro y cómodo. Es la señal universal de bienestar. Esto es porque:

  • Sonreír es contagioso, por lo que cuando sonríes, otras personas también sonríen automáticamente, incluso cuando no necesariamente quieren hacerlo.
  • Sonreír fomenta el pensamiento positivo, no solo al revés, por lo que animar a los demás a sonreír les ayudará a sentirse más seguros a tu alrededor.
  • La falta de una sonrisa a menudo puede indicar que algo puede estar mal y preocupa inconscientemente a quienes te rodean.

Esto no significa que tengas que forzar una sonrisa cuando no te apetezca, por supuesto. A menudo son las características genuinas de una sonrisa las que hacen que las personas se sientan cómodas, después de todo. ¡Pero hacer un esfuerzo por ser agradable y positivo con los demás los ayudará a sentirse más seguros!

4. Reduce la velocidad al hablar, eso hace sentir mejor a los demás

¿Alguna vez te has encontrado parado incómodamente mientras las palabras de alguien salen de su boca a una milla por minuto, arruinando tu capacidad para comprenderlos? Es difícil sentirse cómodo con alguien a quien no puedes entender de esta manera, ya que es posible que no sepas cómo detenerlo o frenarlo.

Este concepto se aplica a ti. Sí, es maravilloso ver lo apasionadas que pueden llegar a ser las personas cuando hablan de las cosas que aman, pero se vuelve muy fuerte cuando conoces a alguien por primera vez. Puede abrumarlos si te descarrilad demasiado rápido. Aquí hay algunas formas en que tu velocidad puede estar afectando las cosas:

  • Puedes emocionarte cuando tienes una chispa con los demás, lo que hace que hables de forma rápida o intensa.
  • Puedes murmurar o tener problemas para hablar con claridad o en voz alta, lo que significa que ir demasiado rápido hace que sea muy difícil para cualquier persona escuchar tu mensaje y hacerlos sentir incómodos.
  • Quizás puedas proporcionar mucha información en un momento dado sin reducir la velocidad, haciendo que otros se sientan abrumados y en pánico.
  • Es posible que te vuelvas difícil de entender cuanto más rápido vayas, y es posible que otros no se sientan cómodos tratando de pedirte que lo repitas.
  • Disminuye la velocidad de tu habla, restringe los movimientos más intensos de tus manos y relájate. Haz una pausa para hacer preguntas, incluye a otros en tu conversación y toma un respiro, y los demás se sentirán mucho más seguros escuchándote.

Si tienes un trastorno que tiende a manifestarse en un habla o una intensidad sobreexcitada, es posible que te resulte difícil reducir la velocidad o incluso notar cuándo vas rápido para empezar. Pedirle a otros que te informen si necesitan que lo repitas puede ayudarte a mantenerte alerta. También decirles a las personas con las que estás hablando que valoras la honestidad abierta y que quieres que te entiendan, los ayudará a sentirse más seguros y confiar en ti.

5. Imita de manera equilibrada

Imitar es una forma bastante interesante y un tanto engañosa de animar a los demás a sentirse seguros y cómodos, tanto a tu alrededor como en general. Implica el acto de imitar sutilmente las acciones y la postura de un individuo a través del lenguaje corporal, lo que lo relajará aunque no sepas por qué.

Hay que lograr un equilibrio, ya que usar mucho este recurso, demasiado suele desanimar a la gente. Pero, en general, esto animará a los demás a sentirse más positivos a tu alrededor. A continuación, se ofrecen algunos consejos y pasos a seguir para reflejar a los demás y ayudarlos a sentirse más seguros a tu alrededor.

Verlos a los ojos. No puedes reflejar a alguien muy bien si no te enfrentas a él. Después de todo, los espejos funcionan mejor cuando los miras directamente.

Construye una conexión. Indica que estás escuchando haciendo contacto visual y asintiendo con la cabeza cuando la otra persona habla. Demuestra que estás interesado en comprenderlos y realmente lo intentas: la duplicación funciona mejor cuando realmente muestra un interés genuino.

Empareja sus componentes verbales. ¿Cómo estás hablando la otra persona? ¿Qué tono están usando? ¿Qué tipo de lenguaje? ¿Y a que ritmo? Cuando hable, trata de imitar su velocidad general y estilo de voz y use el vocabulario apropiado para la conversación.

Combina gestos positivos. Sutilmente, elige un par de gestos de vez en cuando para imitar. Haz esto sin demostrar que los está copiando abiertamente, ¡hazlo casual! Cuando toquen su barbilla, espera unos segundos, luego copia el movimiento. Cuando se muevan de posición, mueva la tuya también.

Reflejarse es una práctica cuidadosa. Algunas cosas funcionarán en tu contra, así que no:

  • Imites exactamente todo lo que hacen; eso es demasiado y será obvio.
  • Hagas los mismos gestos negativos, como cruzar los brazos; este hábito perpetuará una atmósfera de negatividad.
  • Muestres un interés falso en la otra persona; las personas son más perspicaces de lo que piensas, en su mayoría de forma subconsciente.
  • Te enfoques demasiado en imitar hasta el punto en que te estreses o no puedas escuchar; que derrota el propósito.

6. Se reflexivo

Ser reflexivo es una forma segura de demostrar que eres una persona segura para estar cerca y que las acciones hablan más que las palabras. Cuando indicas que eres consciente y compasivo con las personas que te rodean, naturalmente adoptarán un pensamiento más positivo hacia ti. A continuación, se muestran algunos ejemplos de formas de pensar:

  • Felicítalos por algo notable de una manera genuina. Si te fijas en sus zapatos y te gustan, dilo, o si admiras su fuerza, indícalo.
  • Toma nota de las necesidades que puedan tener, especialmente si están en un puesto de anfitrión. Ofréceles lo que pueden estar demasiado incómodos pidiendo.
  • Pregúntales cómo se sienten o sobre sí mismos y muestra interés genuino en tu respuesta; deja que los demás sepan que te preocupas lo suficiente como para escuchar

7. Participa en la narración

La narración de historias atrae a la gente y es una forma útil de iniciar una conversación, especialmente entre personas más tranquilas o que no saben qué decir. También te brinda un excelente punto de partida para futuros temas de discusión.

Puedes probar uno de los siguientes iniciadores de conversación:

  • Cuenta una historia real que te sucedió. Trata de optar por cuentos alegres o divertidos en lugar de serios u oscuros.
  • Cuenta chistes que hayas aprendido, especialmente aquellos que sean un poco más largos y atractivos.
  • Habla sobre una historia, programa o película interesante que hayas visto recientemente y diles a los demás por qué te gusta.
  • Recopila historias de otros y transmítelas a la gente nueva.
  • Habla sobre una noticia que hayas leído recientemente; de nuevo, ¡intenta optar por las alegres!

El tipo de historia que eliges contar les dice a los demás algo sobre ti. Por ejemplo, hablar de algo vergonzoso que te sucedió les demuestra a quienes te acompañan que te sientes cómodo burlándote de ti mismo.

8. Utiliza nombres

Si bien no se aplica a todas las situaciones, en la mayoría de los entornos más informales, tendrás la capacidad de elegir entre el nombre o apellido de alguien cuando te dirijas a él o ella. Siempre que la otra persona esté de acuerdo con eso, sería mejor si intentaras usar los nombres de pila para crear una atmósfera más sencilla y segura.

Piénsalo. Es más probable que alguien te llame la atención que diga tu nombre que el apellido. Además de eso, es más probable que reacciones con un estado de ánimo festivo cuando alguien usa tu nombre de pila, mientras que tu apellido denota formalidad o, a veces, incluso agresión.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.