Signos, causas y tratamientos por la deficiencia de ácido fólico

La deficiencia de ácido fólico es una enfermedad de deficiencia causada por otras enfermedades, una ingesta demasiado baja de ácido fólico o por una mayor necesidad de la vitamina ácido fólico, por ejemplo, durante el embarazo. Obtén más información sobre las causas, los síntomas, el tratamiento y la prevención de la deficiencia de ácido fólico.

ácido fólico

Qué es la deficiencia de ácido fólico, causas y síntomas

La deficiencia de ácido fólico es una enfermedad por deficiencia de vitaminas debido a la falta de suministro de este ácido, una vitamina soluble en agua del grupo de las vitaminas B. A veces se le conoce como vitamina B9, vitamina B11, ácido fólico, pteroilglutamato o ácido pteroilglutámico.

Está involucrado en varios procesos metabólicos y de crecimiento importantes.

Sin suficiente de este ácido, existe un riesgo de daño en el desarrollo de la sangre, las células y el ADN, el material genético. Por lo tanto, una deficiencia de ácido fólico en el embarazo tiene un impacto particularmente fuerte.

Una consecuencia temida de su deficiencia es la espalda abierta (espina bífida), otra el labio y paladar hendido.

Dado que juega un papel central en la formación de sangre, la deficiencia persistente de ácido fólico conduce a la anemia.

Síntomas

Los síntomas típicos de la deficiencia de ácido fólico suelen ser las consecuencias de la anemia. En primer lugar, se da una palidez sorprendente. También son visibles los cambios externos en la lengua, que se ve enrojecida e inflamada (glositis).

La deficiencia de ácido fólico y la anemia se asocian con pérdidas de rendimiento general, como fatiga, cansancio y dificultad para concentrarse.

En casos graves, la deficiencia de ácido fólico causa arritmia cardíaca y dificultad respiratoria. Ambas se deben al hecho de que, debido a la falta de glóbulos rojos, no ingresa suficiente oxígeno al cuerpo.

Con la falta de plaquetas, la tendencia al sangrado aumenta. Como resultado, se da el sangrado de la membrana mucosa, hemorragias puntiformes en la piel y aumento de moretones. La falta de glóbulos blancos se manifiesta principalmente en una mayor susceptibilidad a infecciones.

Consecuencias

  • Anemia, y también la deficiencia de vitamina B12 (porque la deficiencia de ácido fólico y la deficiencia de vitamina B12 a veces ocurren juntas).
  • Deficiencia de apetito y pérdida de peso.
  • Dependiendo de la deficiencia celular, las dificultades cardíacas y respiratorias, el aumento de la propensión al sangrado y la debilidad defensiva
  • En el embarazo: aborto espontáneo o malformaciones del embrión (por ejemplo, defectos del tubo neural como la espalda abierta).

Causas de deficiencia del ácido fólico

En la mayoría de los casos, la deficiencia de ácido fólico es causada por una dieta mal balanceada o por abuso de alcohol. Las enfermedades crónicas del hígado, como la cirrosis hepática y la indigestión grave, como la intolerancia al gluten (enfermedad celíaca) o el hipertiroidismo, son otras de sus causas.

El uso de píldoras anticonceptivas, medicamentos para el cáncer o el metotrexato reumático puede ser responsable de una deficiencia. La cirugía, la quimioterapia y la radiación también suelen ser una causa.

Así, enumeramos a continuación, las causas más comúnes de esta deficiencia.

  • Abuso de alcohol
  • Enfermedad hepática crónica
  • Indigestión severa
  • Dieta mal balanceada
  • Embarazo (debido a la mayor necesidad de la vitamina)
  • Tomar ciertos medicamentos (incluyendo píldoras anticonceptivas y medicamentos para el cáncer y reumatismo).
Te puede interesar:
6 signos de deficiencia de vitamina B12 debido a medicamentos

Tratamiento

El tratamiento por la deficiencia de ácido fólico en personas sanas que no están embarazadas, generalmente se realiza con un cambio en la dieta. En el caso de mujeres enfermas o embarazadas, puede ser útil complementar el ácido fólico en forma de un medicamento o un suplemento dietético.

Los alimentos frescos, especialmente los vegetales verdes, las legumbres, los productos de trigo y la leche, así como los productos lácteos, contienen ácido fólico.

Además, la yema de los huevos y el hígado contienen gran parte de la vitamina B vital.

Deficiencia de ácido fólico dirigida en el cáncer

Para tratar tumores malignos, a veces se produce una deficiencia dirigida del ácido fólico. Para este propósito se utilizan los llamados antagonistas del ácido fólico. Estos medicamentos alivian los efectos de esta vitamina.

El cáncer no puede producir ningún material genético sin ácido fólico y, por lo tanto, no puede producir nuevas células tumorales, por lo que se debe tener en cuenta esta forma de tratamiento. Desafortunadamente, esta terapia no siempre tiene el éxito esperado.

Cocer los alimentos destruye el ácido fólico

El ácido fólico tiene una propiedad especial, es sensible al calor: alrededor del 90 por ciento de este ácido contenido en los alimentos se destruye durante la cocción. Por ejemplo, si deseas consumirlo a través de productos lácteos, no debe ser un arroz con leche en el que la leche se haya hervido.

El clásico vaso de leche, así como el queso crema o el yogur son mejores. En caso de intolerancia a la lactosa, las hortalizas de hoja como las espinacas, las legumbres y los productos de trigo pueden ser una buena fuente de ácido fólico.

Aumento del requerimiento de ácido fólico durante el embarazo

Normalmente, el requerimiento diario de ácido fólico en un humano adulto es de aproximadamente 0.1 mg por día. Con una dieta variada y fresca, esta necesidad suele ser cubierta.

Las mujeres embarazadas tienen una necesidad del doble de ácido fólico. Especialmente al tener una nutrición nada balanceada (por ejemplo, una gran cantidad de comida rápida), es que puede darse una deficiencia de ácido fólico con las posibles consecuencias graves para el embrión.

Las mujeres que desean tener hijos deben hablar con un ginecólogo acerca de cualquier suplementación necesaria de ácido fólico durante la planificación de un embarazo.

Ácido fólico de la farmacia

Cuando hay una mayor necesidad de esta vitamina durante el embarazo o en trastornos del ácido fólico, los expertos aceptan suministrarlo a través de tabletas o infusiones como suplementos dietéticos.

Aquellos que no toman suficiente ácido fólico con su comida pueden tomar una pastilla como complemento, que es adecuada para preparaciones que cumplen con el límite de ingesta diaria recomendada de 400 microgramos.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.