El agotamiento emocional puede estar detrás de tus malestares

La principal razón del agotamiento emocional es la fatiga, y no solo física, sino también emocional. La fatiga emocional es más peligrosa: es más difícil deshacerse de ella. Si la persona se cansa constantemente y no recupera sus fuerzas, el resultado es el mismo: agotamiento emocional.

Mujer que sufre agotamiento emocional

Las personas perciben la realidad circundante de manera diferente

Lo que es una nimiedad para una persona es un problema para otra. Lo que es fácil para uno, requiere esfuerzos increíbles para otro.

Alguien puede aumentar efectivamente la resistencia al estrés recibiendo energía de diversas fuentes, por ejemplo, simplemente admirando el amanecer, mientras que alguien necesita la ayuda de un psicólogo para estos fines, porque, aparte de sus problemas, no puede saber ni entender a qué se debe su agotamiento.

Para algunos, las características individuales son una protección contra el agotamiento, para otros, por el contrario, un catalizador. Por lo tanto, un colapso en algunas personas se produce con bastante rapidez, mientras que otras necesitan “esforzarse” para lograrlo.

¿Por qué algunos empleados van a trabajar con una sonrisa, mientras que otros, con una expresión amarga?

Debido a que algunas personas en la familia están bien, fuera del horario laboral reciben apoyo emocional de personas queridas. A otros les va mal y se ven obligados a desperdiciar energía y nervios en los problemas familiares. Los que no descansan en casa y esto les resta energía luego para su trabajo.

Las razones socio-psicológicas son variadas y no necesariamente relacionadas con el entorno familiar. El estrés puede ser causado por atascos de tráfico, tareas acumuladas en casa sin resolver, un vecino haciendo una renovación o muchas causas diversas.

La recarga psicológica se puede dar viendo una comedia, reuniéndose con amigos, jugando con un niño, comunicándose con una mascota, practicando deportes, realizando pasatiempos. Todo pertenece a razones socio-psicológicas: tanto las buenas como las malas, lo que rodea a una persona y pasa por su conciencia.

¿Cómo ocurre el agotamiento emocional?

Una persona no se desgasta inmediatamente: ayer era optimista, hoy se volvió pesimista. Antes de llegar a este estado, la persona atraviesa varias etapas de colapso emocional:

Etapa 1: Insatisfacción, la persona se cansa

Las fuerzas no son las mismas, pero las tareas son las mismas y, a menudo, incluso mayores. La fatiga no desaparece y, a pesar de los esfuerzos, el rendimiento cae. El empleado empieza a enfadarse: consigo mismo, con compañeros más exitosos, con el jefe que carga con proyectos.

La ira se acelera durante algún tiempo, da fuerza. También se utilizan estimulantes como el café, cigarrillos, chocolate. Pero entonces llega el día y la persona se da cuenta de que ya no le interesa nada.

Etapa 2: Emaciación

En esta etapa, el empleado “desaparece”. Está presente en el lugar de trabajo, pero es como si no lo estuviera. Automáticamente continúa desempeñando sus funciones, mirando constantemente el reloj: ¿cuándo se irá a casa?

Está en una cápsula, y cada día la cápsula es más gruesa. Así es como el cuerpo intenta protegerse del estrés, y en esta etapa todo parece estrés: una reunión ruidosa, nuevas tareas (¡son imposibles!), Informes, planificación, asistencia a eventos corporativos, cualquier situación de emergencia.

Etapa 3: Agresión

En esta etapa, lo negativo acumulado no solo sale, sino que salpica en forma de quejas sobre todos y todo, o estallidos de agresión. Lo negativo es la misma recarga. El cuerpo está tratando de defenderse.

Ahora el empleado “infectado” es el epicentro de disputas, intrigas y enfrentamientos, exige, literalmente suplica atención. Quiere sentir su valía al menos de esta manera. Esta es una señal de emergencia. Sin embargo, tal comportamiento provoca reacciones negativas por parte de los demás, y esto, por supuesto, es estrés. Una persona está sola, incluso cuando está en el centro de los eventos dirigidos por él.

Etapa 4: Disgusto

El estado psicológico de un empleado en esta etapa se asemeja al síndrome de intoxicación. Cualquiera que haya estado enfermo en la infancia, por ejemplo, por comer pasteles en exceso, sabe que durante algún tiempo después de eso es imposible incluso mirar los pasteles, es lo mismo aqui. La persona se sentía mal por todo: la comunicación, el trabajo, él mismo. Y todo esto ahora le repugna.

Si las etapas anteriores del agotamiento emocional fueron superables sin la intervención de un especialista, entonces en esta situación una persona ya necesita la ayuda de un psicólogo que se ocupe de esta especificidad.