Fortalecer el sistema inmunológico para evitar síntomas fuertes de virus

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, una cosa que ha quedado muy clara es que el virus afecta desproporcionadamente ciertos datos demográficos dentro de nuestra población. Específicamente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han determinado que los adultos mayores de 65 años, así como las personas de todas las edades que tienen afecciones médicas subyacentes, tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedades graves.

fortalecer el sistema inmunológico

Pero ¿por qué es más probable que estos grupos se enfermen gravemente o mueran si contraen el virus? La respuesta es simple: la fortaleza de un sistema inmune.

Todos difieren en su nivel de inmunocompetencia, también conocida como fuerza inmunológica. En su mayor parte (ha habido excepciones), el sistema inmunitario de un adulto sano es capaz de combatir la mayoría de las infecciones, incluido COVID-19. Sin embargo, a medida que envejece, su inmunocompetencia tiende a disminuir, dejándolo más susceptible a la enfermedad.

Las personas con afecciones médicas subyacentes también ven una disminución en su inmunocompetencia, aunque el mecanismo detrás de esa disminución puede variar según la afección.

La quimioterapia, por ejemplo, puede destruir la médula ósea y el recuento de glóbulos blancos, lo que debilita el sistema inmunitario. Por esta razón, alguien que se someta a un tratamiento contra el cáncer estará inmunocomprometido y, por lo tanto, tendrá un mayor riesgo de enfermarse gravemente, incluso de la gripe común.

Inmunidad: la pieza que falta

A medida que el brote de COVID-19 se ha extendido por todo el mundo, los funcionarios de salud y las autoridades se han centrado en tres formas principales de controlar el virus: aislamiento, distanciamiento social y lavado de manos.

Si bien estos son, por supuesto, cruciales para frenar la propagación del virus, la inmunocompetencia y el fortalecimiento de la inmunidad, han estado notablemente ausentes en la conversación COVID-19.

Por supuesto, incluso las personas con un sistema inmunitario fuerte siguen siendo susceptibles al virus, pero cuanto más fuerte sea su sistema inmunitario, más probable es que si se enferma, su caso sea más leve y corto. Esto no solo es mejor para usted, sino que ejerce menos presión sobre nuestro sistema de salud.

Cómo fortalecer el sistema inmunológico para evitar síntomas fuertes de virus

Los científicos han determinado que la fuerza de tu sistema inmunológico no se hereda de tus padres, sino que está determinada en gran medida por factores ambientales y de estilo de vida.

Manejar el estrés

El estrés, el sueño, la dieta y el ejercicio pueden tener un impacto en su sistema inmunológico, así como su exposición a diversas toxinas ambientales, particularmente durante la vida temprana.

Por esta razón, hay muchas maneras pequeñas en que puedes fortalecer su sistema inmunológico. Un buen lugar para comenzar es reducir el estrés. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera mayores niveles de la hormona cortisol, que suprime la actividad de tu sistema inmunitario.

Hay varias formas de ayudar a controlar el estrés, incluida la meditación, la respiración controlada o hablar con un terapeuta.

Dormir suficiente para fortalecer el sistema inmunológico

Dormir lo suficiente por la noche también beneficia a tu sistema inmunológico. Cuando te enfermas, tu cuerpo libera proteínas llamadas citocinas para combatir las infecciones y la inflamación.

Estas son las mismas proteínas que se liberan cuando duermes. Sin un sueño adecuado, la producción de estas proteínas protectoras disminuye.

Los adultos generalmente deben aspirar a dormir de siete a ocho horas cada noche, mientras que los niños y adolescentes generalmente requieren de nueve a diez o más.

Una dieta saludable

Una dieta saludable también ayuda mucho a mejorar la función inmune. La inclusión de grandes cantidades de vegetales de hoja verde, frutas y proteínas de buena calidad asegurará que estés obteniendo cantidades adecuadas de nutrientes para combatir enfermedades como zinc, selenio, hierro, cobre, ácido fólico y vitaminas A, B6, C y E.

También debes considerar disminuir la cantidad de alcohol que bebes. El consumo excesivo de alcohol se asocia con una disminución de la función inmune y se ha demostrado que está relacionado con un aumento de los efectos sobre la salud relacionados con el sistema inmune, como la neumonía.

Vitamina C y COVID-19

La vitamina C y sus efectos sobre la inmunidad han sido un tema muy debatido en el mundo de la nutrición y la salud durante bastante tiempo. Sin embargo, desde el brote de COVID-19, la vitamina C ha mostrado algunos resultados prometedores cuando se administra a pacientes críticos.

En un análisis de cinco ensayos que incluyeron 471 pacientes que requirieron ventilación, los que recibieron de uno a seis gramos por día de vitamina C resultaron en un tiempo de ventilación acortado en un promedio del 25 por ciento.

Los tiempos de ventilación más cortos pueden reducir significativamente la tensión en nuestro sistema de atención médica porque significa que los ventiladores están disponibles más rápidamente para los pacientes nuevos que los necesitan.

Otros estudios encontraron que las dosis más altas de vitamina C, de seis a ocho gramos por día, también pueden ser efectivas para tratar y prevenir la enfermedad pulmonar.

¿Qué tipo de vitamina C debo tomar y cuánto?

Según varios trabajos de investigación, tomar de tres a cinco gramos de vitamina C, distribuidos uniformemente durante todo el día, puede apoyar tu sistema inmunológico y proteger contra los virus conocidos. La razón por la que debe extenderse los resultados a la farmacocinética del ácido ascórbico. Su actividad tiende a alcanzar su punto máximo en cuestión de horas y luego disminuye, por lo que ingerirla durante todo el día para mantenerla tiene sentido.

Hay más de un tipo de vitamina C, sin embargo, el l-ascorbato es el mejor porque su cuerpo lo tolera bien. Otros tipos, como el d-ascorbato, no se toleran bien y, por lo tanto, no se pueden tomar en dosis lo suficientemente altas como para ser eficaces.

Es difícil saber qué tan “puro” es su suplemento, ya que muchos fabricantes usan una mezcla de estos dos tipos. Algunas marcas también incluyen ingredientes adicionales como estabilizadores, aglutinantes, rellenos y colores, por lo que es importante leer la etiqueta cuidadosamente.

El suplemento de la más alta calidad es uno que contiene l-ascorbato completamente reducido y amortiguado. Es importante que investigues antes de comprar, para asegurarte de que no estás desperdiciando tu dinero en un suplemento de baja calidad que no te proporcionará los beneficios que estás buscando.

Aún necesitas seguir las reglas

No importa cuán fuerte sea tu sistema inmunitario, cuánto duermas o qué tan saludable sea tu alimentación, es importante recordar que tomar medidas para fortalecer tu sistema inmunológico o tomar un suplemento diario de vitamina C no reemplaza el lavado de manos frecuente y adecuado, no tocarte la cara y, por supuesto, el distanciamiento social.

Todas las medidas que han implementado los funcionarios de salud pública y los gobiernos están ahí para proteger a las personas vulnerables entre nosotros. Incluso si tienes un sistema inmunitario fuerte y solo contraes un caso leve, sin el aislamiento social adecuado corres el riesgo de transmitirlo a alguien que tiene un sistema inmunitario comprometido, que podría terminar muriendo por el virus.

Por difícil que sea, todos debemos continuar haciendo nuestra parte para aplanar la curva de este virus y aliviar la carga de nuestro sistema de salud. Esta es la única forma en que podremos superar esto, y la única forma en que podremos volver a nuestras vidas normales.

Bibliografía
  1. Thomas, W. R., & Holt, P. G. (1978). Vitamin C and immunity: an assessment of the evidence. Clinical and experimental immunology, 32(2), 370–379.
  2. Kim, Y., Kim, H., Bae, S., Choi, J., Lim, S. Y., Lee, N., Kong, J. M., Hwang, Y. I., Kang, J. S., & Lee, W. J. (2013). Vitamin C Is an Essential Factor on the Anti-viral Immune Responses through the Production of Interferon-α/β at the Initial Stage of Influenza A Virus (H3N2) Infection. Immune network, 13(2), 70–74. https://doi.org/10.4110/in.2013.13.2.70
  3. Cooper, E. L., & Ma, M. J. (2017). Understanding nutrition and immunity in disease management. Journal of traditional and complementary medicine, 7(4), 386–391. https://doi.org/10.1016/j.jtcme.2016.12.002
  4. Yaribeygi, H., Panahi, Y., Sahraei, H., Johnston, T. P., & Sahebkar, A. (2017). The impact of stress on body function: A review. EXCLI journal, 16, 1057–1072. https://doi.org/10.17179/excli2017-480

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.