Alimentación Obesidad Salud

Para adelgazar, piensa en comida.

Para adelgazar, pensar en comida es positivo.

Un grupo de científicos de la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburgh, EE UU) ha descubierto que ante el deseo de comer chocolate y dulces, la acción de imaginarse tomando grandes cantidades de estos productos puede ser suficiente para calmar el apetito, según publica la revista Science.


En una serie de experimentos, los investigadores comprobaron que si uno se imagina un bombón de chocolate o un trozo de queso y se visualiza degustando cada bocado, masticando y tragando, normalmente come menos cuando, a continuación, le ofrecen el alimento real. El efecto se explica por el fenómeno de la habituación, que hace que mientras para la mayoría de la gente el primer bocado de cada comida es el mejor, a medida que seguimos ingiriendo el alimento cada bocado resulta menos atrayente que el anterior. La doctora Carey Morewedge y sus colegas han comprobado que la imaginación puede ser suficiente para que una persona se habitúe a los alimentos y, por tanto, para que a la hora de consumirlos de verdad ya no despierten el mismo interés. Una estrategia interesante a tener en cuenta para aquellos que intentan perder peso.

“Hasta cierto punto, la mera imaginación de una experiencia es un sustituto de la experiencia real. La diferencia entre imaginar y experimentar puede ser más pequeña de lo que se suponía”, subraya Joachim Vosgerau, coautor del estudio.

También puedes leer:
El estrés crónico y los trastornos serios a la salud
Comparte esto:
Suscribirte al Boletín
Recibe en tu correo las últimas publicaciones de Vida Lúcida Totalmente gratis!
También podrás recibir novedades y noticias sobre salud y los temas de interés que tratamos.
2016 (C) Derechos reservados
   
* No olvides revisar tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
Vida Lúcida Social!
Forma parte de Vida Lúcida Social. Crea tu cuenta gratis y comienza a conectar con más personas que buscan el bienestar y mejorar su calidad de vida.
2018 (C) Vida Lúcida