Prevenir enfermedades neurológicas con estos 15 hábitos

Tu cerebro y sistema nervioso central son los sistemas más esenciales en su cuerpo. Si bien queremos asumir que todo estará bien y nuestro sistema nervioso se mantendrá agradable y saludable hasta que envejezcamos, este no es siempre el caso.

enfermedades neurológicas

15 hábitos que te ayudan a prevenir enfermedades neurológicas

Es crucial desarrollar buenos hábitos que promuevan la salud del cerebro y del sistema nervioso, así como minimizar el riesgo de lesiones o enfermedades neurológicas.

1 – Mantén una dieta saludable

Si bien es posible que no sea lo primero que se te ocurra al hablar sobre la salud neurológica, la dieta es tan crucial para tu cerebro como para el resto de tu cuerpo.

Asegurarte de que tu cuerpo obtenga el equilibrio adecuado de nutrientes promueve la salud general del cuerpo, con diferentes nutrientes que alimentan diferentes partes del cuerpo.

De manera similar a cómo la falta de proteína puede interferir con la función muscular, tener muy poca glucosa puede dificultar severamente la función de tu cerebro, causando dificultades en la concentración, niebla cerebral e incluso dolores de cabeza.

Estas condiciones ocurren porque el cerebro funciona casi por completo con glucosa como combustible. Sin embargo, la glucosa no es el único nutriente útil para la mente, ya que también puede hacer un buen uso de:

  • Glutamina
  • Zinc
  • Colina
  • Arginina

Algunos de estos nutrientes son tan efectivos para el cerebro, como se señaló en un estudio reciente que la colina puede ayudar a reducir el edema y la destrucción de la barrera hematoencefálica en dosis suficientemente grandes.

Una dieta saludable también es esencial, ya que puede prevenir otros problemas de salud que pueden afectar el sistema nervioso. Por ejemplo, comer nada más que alimentos grasos y sales, comer nada más que comida rápida o una dieta alta en colesterol puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos.

Tener un coágulo en las arterias que conducen a su cerebro podría terminar causando un derrame cerebral, lo que podría provocar un daño neurológico grave. Tener una dieta saludable ayuda a reducir el riesgo de coagulación y la presión arterial alta, lo que a su vez reduce el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

2 – Mantén a tu cerebro trabajando

Al igual que cualquier otra parte de tu cuerpo, tu cerebro comenzará a disminuir y se opacará con el tiempo, cuanto más tiempo pase sin desafiarlo. Mantener tu mente ocupada y desafiada te dará más energía mental y te hará sentir más agudo y alerta.

El tiempo tranquilo dedicado a leer, hacer rompecabezas o jugar juegos de palabras beneficia su bienestar.

Además, también puede tener el efecto a largo plazo de reducir el riesgo de desarrollar problemas neurológicos más adelante en la vida. Encontrarás que muchos hábitos son clave para mantener tu cerebro saludable en general, todos con sus beneficios.

3 – Usa equipo protector en tu cabeza

No estamos diciendo que uses un casco donde quiera que vayas para proteger tu cabeza, pero usa el equipo de protección adecuado cuando sea apropiado. Si vas en bicicleta o conduces una motocicleta, usa siempre un casco.

Si participas en deportes de alto contacto, usa sombrerería y guantes acolchados cuando entrenes o realices ejercicios de contacto masivos.

Si bien un impacto físico en el cerebro puede causar daño cerebral, el golpe directo en la cabeza no siempre es lo que causa más daño. El cerebro tiene un poco de amortiguación entre sí mismo y la pared craneal, lo que permite un ligero movimiento en el líquido circundante.

Con un golpe lo suficientemente fuerte, el cerebro puede moverse con suficiente fuerza para golpear contra el hueso interno de la cavidad craneal, y si la cabeza se mueve rápidamente hacia atrás, esto podría causar aún más daño.

Esta moción también es la razón por la cual el latigazo cervical en un accidente automovilístico puede provocar lesiones en la cabeza. Los traumatismos cerebrales leves a severos pueden tener efectos duraderos, al ver una disminución en la materia cerebral sana años después de la lesión.

4 – Duerme para prevenir enfermedades neurológicas

Dormir es esencial para nuestros cuerpos. Sin el sueño, nuestros cuerpos no pueden recargarse, y hay una serie de problemas de salud que lo acompañan. Sin el descanso que necesitas, el cerebro a menudo puede funcionar más lentamente, lo que genera niebla cerebral, falta de concentración y dolores de cabeza. Intenta dormir entre 6 y 8 horas cada noche para garantizar una función cerebral óptima.

5 – Manténte activo

Si bien un estilo de vida sedentario no es necesariamente saludable en primer lugar, también podría tener efectos perjudiciales en el cerebro. Incluso con algún ejercicio menor, estar inactivo puede afectar la memoria y la concentración, así como el pensamiento crítico y el procesamiento de la información.

La actividad física no solo es necesaria para tu salud neurológica, sino también para una variedad de otros sistemas corporales.

6 – Escribe

Leer y escribir son dos de las mejores actividades que pueden promover la salud del cerebro, y escribir un diario puede ser una excelente manera de mejorar su salud mental desde un punto de vista emocional, entonces, ¿por qué no combinarlos en un solo paquete?

Mantener un diario también puede ayudar desde una perspectiva más práctica al permitirte planificar tu semana o hacer frente a las cosas que pesan mucho en tu mente.

7 – Evita la bebida excesiva

Si bien la copa ocasional de vino con la cena probablemente no te hará daño, beber en exceso y repetidamente puede tener efectos adversos graves en todo el cuerpo, y esto incluye tu cerebro.

Beber en exceso es especialmente peligroso, ya que puede conducir a un aumento rápido en los niveles de alcohol en la sangre en muy poco tiempo. Este hábito puede desencadenar cetosis e intoxicación por alcohol, lo que lleva a una variedad de problemas de salud, incluido el daño cerebral.

8 – Mantente conectado

Nosotros, como humanos, somos criaturas sociales, prosperamos y crecemos mejor cuando estamos rodeados de comunidad. Este aspecto social no es solo algo que se debe a la sociedad actual tampoco, sino que está conectado a nosotros.

La falta de socialización y aislarse puede dañar tu salud mental en general, y mantener tu mente ocupada es más fácil cuando involucras a otros. Es por eso por lo que los grupos de estudio funcionan tan bien.

9 – Relájate

Debemos tomar el tiempo para estresarnos y relajarnos. El estrés prolongado puede tener una variedad de efectos adversos para la salud del cuerpo. El estrés fue inicialmente un desencadenante de nuestra respuesta de lucha o huida, manteniendo nuestros cuerpos y mentes en alerta máxima si nuestras vidas estaban en peligro.

Ahora el estrés es causado por problemas menos peligrosos, y si bien puede ser un motivador de conducción, el estrés prolongado puede tener un impacto negativo severo en la salud de tu cerebro.

10 – No fumes

Los riesgos para la salud de fumar son tan numerosos como devastadores. Esto es cada vez más cierto por sus efectos en el cerebro. Fumar cigarrillos puede conducir a un riesgo mucho mayor de desarrollar enfermedades neurológicas como el Alzheimer o la demencia más adelante en la vida.

Gracias a estudios e investigaciones recientes, los vapeadores tampoco son mucho mejores cuando se trata de riesgos para la salud, por lo que es esencial dejar el hábito lo antes posible si fumas.

11 – Aléjate de la contaminación ambiental

Puede que esto no sea algo que puedas controlar, pero la contaminación del aire es un gran problema, especialmente en áreas más congestionadas. Si vives cerca de una carretera principal o interestatal, es posible que la contaminación pueda estar afectando tu salud en general.

Si bien es posible que no puedas levantarte y simplemente alejarte, es esencial tratar de tomar aire fresco de vez en cuando. Sal de vez en cuando a un parque o playa local lejos del smog si puedes. No solo te sentirás mejor por el cambio de ritmo, sino que también mejorarás la calidad del aire.

12 – Cuida tu corazón

Tu corazón y tu cerebro están sorprendentemente más interconectados de lo que piensas. Tu aorta se ramifica directamente en las arterias que conducen al Círculo de Willis, una serie de vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro y las áreas circundantes.

Si bien el Círculo de Willis debería evitar la posible coagulación si la aorta o los vasos que conducen al área se bloquean, o si no fluye suficiente sangre al cerebro en general, esto puede tener un efecto drástico en el cerebro, lo que hace que envejezca más rápidamente ya que no recibe los nutrientes que necesita.

13 – Mantente aprendiendo

Tu cerebro responde bien al compromiso. Sentarte frente al televisor o hacer algo sin sentido para relajarse puede ser excelente para tu cuerpo, pero hay mucho de verdad en el adagio de que el televisor pudrirá tu cerebro.

El aprendizaje ayudará a que tu cerebro continúe creciendo y mantenga sus habilidades de pensamiento crítico agudas, lo que ayudará a frenar los riesgos de desarrollar trastornos neurológicos más adelante en la vida.

14 – Evita comer alimento chatarra

Si bien este se vincula con el hábito de una dieta saludable, también es esencial evitar comer en exceso la comida chatarra. Comer al menos algunas verduras de hoja verde o vegetales en tu dieta diariamente puede ayudar a darle a tu cerebro a tener los nutrientes que necesita para funcionar.

Los arándanos también son especialmente útiles para promover la salud del cerebro.

15 – Comienza temprano

Tener en cuenta tu salud neurológica es algo que no debe esperar hasta que se convierta en un problema. Cuanto antes comiences a promover un cerebro sano a través de buenos hábitos, mayores serán tus posibilidades de llegar a la vejez sin desarrollar algún otro tipo de trastorno neurológico.

Bibliografía
  1. Null, G., Pennesi, L., & Feldman, M. (2017). Nutrition and Lifestyle Intervention on Mood and Neurological Disorders. Journal of evidence-based complementary & alternative medicine, 22(1), 68–74. https://doi.org/10.1177/2156587216637539
  2. Gomez-Pinilla F. (2011). The combined effects of exercise and foods in preventing neurological and cognitive disorders. Preventive medicine, 52 Suppl 1(Suppl 1), S75–S80. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2011.01.023
  3. Mintzer, J., Donovan, K. A., Kindy, A. Z., Lock, S. L., Chura, L. R., & Barracca, N. (2019). Lifestyle Choices and Brain Health. Frontiers in medicine, 6, 204. https://doi.org/10.3389/fmed.2019.00204

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.