La clave de la longevidad: Consejos de una empresaria de 102 años, respaldados por la ciencia

Deborah Szekely, empresaria de 102 años, atribuye su longevidad a varias prácticas apoyadas por la ciencia. Fundadora del spa Golden Door y del resort Rancho La Puerta, Szekely ha vivido una vida dedicada a la salud y el bienestar, y sus consejos reflejan este compromiso.

Consejos y secretos que revela Deborah Szekely

Uno de los primeros consejos de Szekely es tomarse unos minutos en la cama al despertar para practicar la gratitud. Este simple acto, respaldado por estudios científicos, puede mejorar significativamente la salud mental y cardiovascular. La gratitud ayuda a reducir el estrés y aumenta la sensación de bienestar, aspectos cruciales para una vida larga y saludable.

No levantarse rápidamente de la cama es clave, sino tomar unos minutos para reconocer las cosas buenas en la vida. Este hábito diario ha sido vinculado a mejoras en la salud emocional y física, proporcionando un inicio positivo cada día.

Otro de sus secretos es mantenerse físicamente activa. Szekely camina todos los días, una actividad que es esencial para mantener un corazón saludable, huesos fuertes y una presión arterial normal.

La actividad física regular no solo ayuda a prevenir enfermedades crónicas, sino que también mejora el estado de ánimo y la función cognitiva. Hacer ejercicio diariamente es crucial para una vida larga y saludable. Caminar es una de las formas más simples y efectivas de mantenerse activo, y Szekely lo ha incorporado como una parte integral de su rutina diaria. Esta práctica no solo beneficia al cuerpo, sino también a la mente, mejorando la claridad mental y el bienestar general.

En cuanto a la dieta, Szekely sigue una dieta pescetariana, que se centra en el consumo de pescado, vegetales y frutas. Este tipo de alimentación proporciona los nutrientes necesarios para mantener el cuerpo y la mente en óptimas condiciones. Las dietas ricas en frutas y verduras están asociadas con un menor riesgo de enfermedades crónicas y una mejor salud en general.

Adoptar una dieta pescetariana rica en vegetales, frutas y pescado es uno de los pilares de su longevidad. Este tipo de dieta está repleta de nutrientes esenciales que apoyan la salud general y previenen enfermedades. Los estudios han demostrado que las dietas basadas en plantas pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud a largo plazo.

Las relaciones sociales también son fundamentales para Szekely. Mantener conexiones significativas con otras personas puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mejorar el bienestar emocional. La interacción social estimula el cerebro y ayuda a mantener una actitud positiva ante la vida.

Cultivar relaciones sociales es vital para una vida larga y saludable. Las conexiones personales ofrecen apoyo emocional, reducen el estrés y fomentan un sentido de pertenencia y propósito, todos factores que contribuyen a la longevidad.

Además, Szekely enfatiza la importancia de aprender continuamente. Mantener la mente activa a través del aprendizaje constante puede retrasar el deterioro cognitivo y mantener la mente joven. La curiosidad y el deseo de aprender nuevas cosas son características comunes en personas que viven vidas largas y saludables. Continuar aprendiendo y mantenerse curioso son prácticas que Szekely considera esenciales para una vida plena. El aprendizaje continuo mantiene el cerebro activo y puede retrasar el envejecimiento cognitivo, proporcionando un sentido de logro y satisfacción personal.

Finalmente, Szekely destaca la necesidad de tener un propósito en la vida. Las “zonas azules”, regiones del mundo conocidas por la longevidad de sus habitantes, comparten este principio. Tener un propósito proporciona motivación y una razón para mantenerse activo y comprometido con la vida.

Encontrar un propósito claro y significativo es fundamental para la longevidad. Las personas que tienen un propósito fuerte y bien definido tienden a vivir más tiempo y con mejor calidad de vida. Este propósito puede provenir del trabajo, pasatiempos, voluntariado o cualquier actividad que proporcione un sentido de valor y dirección.

En resumen, la longevidad de Deborah Szekely se basa en un enfoque integral de la salud que incluye la gratitud, la actividad física, una dieta saludable, relaciones sociales significativas y un propósito claro en la vida. Estos principios, respaldados por la ciencia, no solo han permitido a Szekely vivir más de un siglo, sino hacerlo con vitalidad y energía.