Psicología Salud emocional

16 Signos de que eres emocionalmente inteligente

Mujer sonriendo alegre segura

16 Signos de que eres una persona emocionalmente inteligente

Muchos de nosotros crecimos en hogares donde el sentimiento era una mala palabra. Las lágrimas eran infantiles, la ira era mala, y la vulnerabilidad no era para mostrarse.

Pero cada vez más, nuestra cultura está empezando a comprender que hay valor en prestar atención a nuestros sentimientos. Las emociones solían ser consideradas molestas – signos de debilidad asociados con las hormonas e irracionalidad.

Pero ahora, incluso los presidentes de grandes compañías están reconociendo los beneficios de prestar atención al corazón, así como la cabeza. Personas que muestran sus emociones son personas que son más completas.

Digamos que ya no está ese faltante importante que nos habían suprimido y que nos hace personas capaces de mostrar una de las partes más importantes que en esencia somos. Pero ser emocionalmente inteligentes, es aún mejor.

Nos hace tener relaciones más sanas, manejar el estrés mejor, y ser más felices en los puestos de trabajo que aquellos de que son menos emocionalmente inteligentes. ¿No estás seguro de cuál es tu situación? ¿Te consideras una persona emocionalmente inteligente? Revisa los siguientes puntos y saca tus conclusiones.

1. Sabes la diferencia entre un pensamiento y un sentimiento

Sabes que los pensamientos se forman como frases u oraciones en tu mente (por ejemplo, yo no soy lo suficientemente bueno) y los sentimientos se forman como sensaciones en tu cuerpo (como el desamor, exasperación, ansiedad).

No dejes de leer:
5 signos que indican que compites con tu pareja

Y sabes que ambos, pensamientos y sentimientos van y vienen -no tienes que hacer nada con ellos, pero reconocerlos con atención y compasión.

2. Tienes un vocabulario emocional fuerte

Sabes que hay más de una descripción de tu experiencia de “triste”, por ejemplo. Tal vez estás decepcionado. O estás desesperado. O estás de duelo. Sabes cuándo te sientes irritable o baja, y sabes cuándo te sientes vacía.

3. No tienes miedo de tus propios sentimientos

Haces un espacio para ellos en lugar de evitarlos o simplemente dejarlo de lado.

4. No tienes miedo de los sentimientos de los demás, incluso las más difíciles

Crea un espacio seguro para que puedan ser expresados en lugar de cambiar el tema o buscar una excusa para salirte de ello.

5. No eres reactivo

Aunque eres consciente de que estás sintiendo algo, reaccionas intencionalmente y no por instinto.

6. Tienes empatía por los demás

Puedes imaginar y comprender los sentimientos que te transmiten los demás.

7. Estás en contacto con las sensaciones corporales que experimentas en respuesta a la emoción

Reconoces sentimientos como la culpa, la ansiedad, la angustia y el dolor en tu cuerpo.

8. Puedes leer a las personas

Puedes decir fácilmente cuando el compañero, amigo o miembro de la familia se siente mal sin que ellos lo hayan dicho

9. Ajustas tu comportamiento en función de con quién estás

Has sido llamado un camaleón social o te han dicho que te llevas bien con todo el mundo. Sabes lo que es socialmente deseable y lo que no se acopla a tu entorno.

No dejes de leer:
Un estudio científico confirma que nuestra primera decisión es la decisión correcta

10. Prosperas en un papel de liderazgo

No tienes ningún problema en liderar proyectos o en ser el capitán del equipo.

11. Les haces preguntas a la gente sobre ellos

Estás realmente interesado en sus vidas e historias.

12. Sabes tus valores

Has llegado a conocerte en cierta manera y has explorado tus emociones de forma inteligente, estos son los principio para conocer tus valores.

13. Sabes la importancia de escuchar a tu corazón

No siempre vas con la elección “lógica”, ya sea la hora de elegir un par de zapatos o la elección de un socio.

14. Sabes cómo trabajar un ambiente

Sobresales en una fiesta de boda o de Navidad, incluso cuando no conoces a nadie.

15. Eres capaz de lidiar con el conflicto

No lo evitas y no te pones agresiva en respuesta a los conflictos.

16. No descarrilas una meta por un solo (o varios) retroceso

Te sacudes el polvo y vuelves a intentarlo, o das un paso atrás y vas al objetivo desde un ángulo diferente.

¿Eres así? Grandioso.

¿No eres así? No temas. A diferencia de tu coeficiente intelectual, que se mantiene relativamente estable a lo largo de tu vida, puedes aumentar tu cociente emocional con el tiempo.

Redacción: equipo de Vida Lúcida