Psicología Relaciones de pareja

4 hábitos tóxicos en las relaciones que pueden parecer normales

Tu relación puede ser perfectamente normal y natural, pero ¿está realmente a la altura de su potencial? Hay un montón de comportamientos – especialmente en nuestras relaciones – que son terrible y perfectamente normales – pero causan mucho daño. A menudo, nos vemos dentro de estos patrones o hábitos tóxicos, porque todo el mundo lo está haciendo – y que parecen estar bien. Pero ¿son lo suficientemente bueno? ¿O podemos – y deberíamos – estar siempre luchando por algo mejor?

hábitos tóxicos

4 hábitos tóxicos en las relaciones que pueden parecer normales

Como afirma George S. Patton Jr., “Si todo el mundo piensa igual, entonces alguien no está pensando”. El hecho de que las parejas a nuestro alrededor se comporten de cierta manera no nos obliga a hacer lo mismo por el bien de la conformidad.

Aquí hay cuatro hábitos tóxicos en las relaciones en que comúnmente participan en todos los días. Spoiler: Si has estado en una relación, es más probable que has cometido todos estos.

Pensar que tu pareja lo sabe todo

Lo que es obvio para ti, a menudo es un misterio para tu despreocupada y querida pareja. Si queremos algo, es injusto esperar que nuestra pareja lea nuestra mente. No importa lo conectados que podamos parecer en pareja, estamos obligados a decepcionarnos al utilizar esta estrategia. A menudo hacemos esto para evitar parecer excesivamente exigentes o injustamente críticos. Irónicamente, sin embargo, el efecto generalmente termina siendo el opuesto. Externar un deseo amable pero claramente puede sentirse incómodo, pero es mucho más saludable a largo plazo. Pensar que nuestra pareja sabe lo que queremos sin decírselo, más que una suposición noble, termina siendo un hábito tóxico y dañino para la relación. La pareja no es un clarividente.

No dejes de leer:
Maltrato psicológico en la pareja y cómo puedes detectarlo para cambiar

Ponerse celoso sin razón

Aunque un poco de celos es normal, no debería ser romantizado como muy a menudo tienden a hacer. En cambio, debe ser visto por lo que es – un signo de una relación débil, sobre todo cuando no tienen razón de ser. Podemos sentirnos halagados cuando un compañero está celoso. Lo vemos como una señal de que somos valorados. Sin embargo, también es un indicador de que hay una falta de confianza, una necesidad insalubre de control y una cantidad preocupante de inseguridad. Los celos, aunque naturales, a menudo son enfermizos en una relación. Es un problema que hay que abordar. Aprende a identificar los celos saludables de los celos enfermizos antes de que sean uno de los hábitos tóxicos con los que una pareja normalmente vive.

No tomar responsabilidad emocional

Los malos sentimientos son realmente difíciles de tratar, incluso para los más estables y funcionales de los adultos. Siempre parece más fácil darle la responsabilidad a otra persona. Un compañero amoroso suele ser el objetivo perfecto para esto. Con demasiada frecuencia, culparemos a nuestro compañero por las emociones que no son su culpa. Por ejemplo, podemos estar estresados por el trabajo, volver a casa para encontrar la casa un desastre, y volverse furiosos con su falta de responsabilidad. Antes de culpar a nuestra pareja por una emoción negativa, necesitamos llevar esta situación a su verdadera fuente, que es a menudo nosotros mismos y dejar de hacer un hábito tóxico el descargar las tensiones en el otro.

No dejes de leer:
Test de Freud que revela tu verdadera percepción de la vida

Buscas defectos en el otro para conveniencia propia

Cuando nos sentimos inseguros en nuestro propio comportamiento, a menudo nos aferramos a los errores del pasado que nuestro compañero ha hecho como una forma de validarnos a nosotros mismos. Por ejemplo, podemos decidir que está bien coquetear con un compañero de trabajo porque nuestra pareja se olvidó comprarnos un regalo de cumpleaños. Este hábito es normal, pero perjudicial. Desvía nuestro enfoque para trabajar en los problemas de una manera saludable, y en su lugar nos anima a buscar defectos en nuestro compañero y promover nuestro propio sentido de lo que es la rectitud, lo cual está deformado y no terminamos de darnos cuenta la manera en que la relación se fragmenta actuando de esa manera.

“Normal es un ideal. Pero no es la realidad. La realidad es brutal, es hermosa, es cada sombra entre el blanco y negro, y es mágico. Sí, mágico. Porque de vez en cuando, convierte nada en algo “, escribió Tara Kelly. Sólo porque un comportamiento es normal no significa que tienes que resignarte a él. No tengas miedo de romper el molde para algo mejor.

Comparte esto: