Psicología Salud emocional

5 claves para desintoxicar la mente y recuperar tu libertad

desintoxica tu mente y liberate

Con el ritmo de vida que tenemos en la actualidad es muy difícil mantener una coherencia mental constante. Sentirnos agobiados, incapaces de pensar y sin metas inmediatas son algunas de las consecuencias de esta intoxicación mental. Tenemos la engorrosa sensación de haber perdido el control de nuestra vida, impidiéndonos avanzar mientras seguimos hundiéndonos en nuestros problemas y es aquí donde se hace notoria la necesidad de desintoxicar la mente.

Las claves para desintoxicar la mente

Salir de este círculo vicioso no es fácil, pero con las 5 claves fundamentales que os presentamos podremos hacerlo. Es importante remarcar que sin constancia en su uso no servirán para nada:

1- Aisla tu mente: Este ejercicio tiene muchos nombres, pero todos tienen en común la idea de aislar nuestra mente para conseguir centrarnos en lo que realmente nos preocupa. A diario surgen nuevos pensamientos que interfieren sumándose como problemas a los que ya existian anteriormente, pareciendo más complicados de lo que son realmente por el mero hecho de camuflarse entre todos. Aislando nuestra mente seremos capaces de diferenciarlos en condiciones, poniendo en orden nuestras ideas para solucionarnos poco a poco a la par que atenuamos su impacto.

2- Diferencia emociones de acciones: Un gran problema de nuestra mente cuando se encuentra saturada de problemas es que las emociones repentinamente cobran un papel mucho más importante de lo habitual. Sentirnos mal por situaciones complicadas no es raro, pero agobiarnos por cualquier minucia que surja sí es un auténtico problema. Perdemos la libertad de pensamiento cuando permitimos que las emociones comiencen a tomar decisiones en lugar del raciocinio. Si notamos que esto pasa debemos rápidamente dejar de actuar porque cuando nos movemos emocionalmente solemos equivocarnos drásticamente.

No dejes de leer:
Cómo es el proceso de convertirnos en quienes somos

3- Establece metas sencillas: Ya nos hemos dado cuenta del estado mental que vivimos, es el momento de tomar acciones directas. Si establecemos objetivos fáciles de cumplir tendremos recompensas inmediatas que nos darán una inyección de ánimo. Podemos obligarnos a realizar alguno de nuestros hobbys, quedar con un amigo cercano o darnos un capricho que hace tiempo queríamos, cosas sencillas y directas que nos aseguren poder cumplirlas. Hay que tener cuidado de no establecer una meta difícil porque si fracasamos en ella la sensación puede ser mucho peor que la que teníamos antes.

4- Utiliza el ‘tiempo fuera’: Una de las técnicas de psicología más potentes para una gran cantidad de problemas. Sentirnos intoxicados mentalmente no significa que no podamos alejarnos de todo durante un tiempo. Así funciona el tiempo fuera, cuando notes que estás llegando al límite de tu pensamiento vacíate de todo y olvida que sufres problemas. No intentes clasificarlos, no busques soluciones, simplemente haz algo que te guste y no pienses en nada. Una técnica difícil al principio pero que reducirá enormemente la ansiedad que sintamos en esos momentos donde somos incapaces de hacer nada.

5- Haz un cambio drástico en tu vida: Esta debe ser una de las últimas soluciones que debemos aplicar, pero no por ello es arriesgada. Si notamos que hay un elemento clave en nuestra vida que nos afecta debemos tratar de cambiarlo radicalmente. Puede ser cambiar de trabajo, buscar un nuevo grupo de amigos o incluso mudarnos de ciudad si lo vemos posible. La sensación de no sentirnos libres por estar anclados a determinadas cosas puede volverse imposible de superar si llevamos años con ellas.

No dejes de leer:
7 señales de cáncer de pulmón que no debes ignorar

Redacción: Equipo de Vida Lúcida