Consejos Salud

6 pasos a seguir para dejar de comerte las uñas

Uno de los peores hábitos que muchas personas tienen es comerse las uñas, por esta razón, en este artículo nos dedicaremos a explicarte los pasos a seguir para ya no comerte las uñas. La mordedura de las uñas comienza en la niñez y puede continuar a través de la edad adulta, y los efectos secundarios pueden ser más que estéticos.

persona adulta comiéndose las uñas

Técnicas para dejar de comerse las uñas

Comerse las uñas de manera repetida puede hacer que la piel alrededor de sus uñas se sienta dolorida, y puede dañar el tejido que hace que las uñas crezcan, dando como resultado dedos de aspecto anormal. La mordedura crónica de las uñas puede también dejarte vulnerable a la infección mientras que pasas bacterias y virus dañinos de tu boca a tus dedos y de los dedos a tu cara y boca.

Para dejar de comerte las uñas algunas de estas técnicas pueden resultarte efectivas, pero debes tener constancia y tener presente que vas a dejar de hacerlo porque es una cuestión de salud.

1. Presta atención al cuidado de tus uñas

Aunque pueda parecer un poco contraproducente, poner atención a las uñas de las manos hará que no nos las comamos debido a que mantenerlas en buen estado requiere tiempo, esfuerzo y dedicación de nuestra parte.

Si bien es muy cierto que lo principal que se requiere para dejar el hábito es nuestra propia fuerza de voluntad, el mantenerlas hidratadas, cortas, cuidadas y con una capa de esmalte es un excelente impulso para no caer en la tentación de morderlas.

Para muchas personas este sistema ha funcionado gracias a que prefieren mantener siempre sus manos sanas y bonitas. Éstos al mismo tiempo recuerdan los beneficios que traerá mantener los dedos fuera de nuestra boca, sobre todo para evitar problemas de salud..

Siguiendo este mismo objetivo, otra buena idea sería colocar algunos recordatorios en las manos para evitar morder las uñas. Algunos de éstos podrían ser colocarte anillos, guantes, cintas adhesivas, entre otros.

No dejes de leer:
8 soluciones efectivas para tratar la ansiedad

2. Realiza actividades que reemplacen el hábito de morderte las uñas

Cada vez que surja la necesidad de morderte las uñas, puedes intentar hacer otra cosa que reemplace este mal hábito. Por ejemplo, a algunas personas les agrada jugar con sus pulgares, entrejuntar las manos, mirar los dedos o simplemente meter las manos en el bolsillo.

Una idea interesante que puede ser de utilidad es tener siempre en las manos algo con lo que jugar, como una moneda, una pelota o una banda elástica. También es recomendable distraer las propias manos en aquellos momentos en los que solemos comernos las uñas, tales como cuando estamos sentados escuchando una clase o vamos de viaje en el vehículo.

Algo que se puede hacer es escribir muchos detalles de la clase o jugar con las llaves para tener siempre ocupadas las manos. Para mantener ocupada la boca, es recomendable tener siempre una zanahoria o unos palitos de apio para satisfacer las ansias de masticar.

3. Utiliza un esmalte que tenga un sabor amargo

Señor comiendo las uñas

Con la finalidad de erradicar este mal hábito, se han creado esmaltes que tienen un sabor desagradable pero que no le causan ningún daño a la uña. En sus versiones caseras, también se puede utilizar cosas picantes o que tengan un sabor muy feo.

Podría decirse que este es uno de los pasos a seguir para ya no comerte las uñas que ha tenido mayor éxito. Tristemente, a algunas personas no les funciona esta recomendación debido a que tienden a acostumbrarse al mal sabor. En este caso, podría probarse con la rotación de diferentes sabores que sean desagradables al paladar.

No dejes de leer:
Dieta para bajar de peso del pomelo, piña y apio

4. Ten siempre una lima de uñas contigo

En vista de lo fuerte que puede resultar ser este vicio, en ocasiones podríamos tender a ceder y comenzar a morder la uña de nuevo. Casi siempre continuamos mordiendo los pequeños trozos que sobresalen, y continuamos haciéndolo hasta que prácticamente ya no queda nada de uña.

En vista de eso, sería bueno tener siempre una lima de uñas debido a que, si comenzamos a morderla, podemos limarla para evitar la tentación de comerlas.

5. Solicita ayuda de algún familiar o conocido

Este es uno de los pasos más difíciles de seguir ya que no siempre estamos con alguien al lado, pero sí resulta ser uno de los más útiles, porque los de alrededor siempre pueden ayudarnos a notar cuando lo estamos haciendo o hasta pueden detenernos cuando nos ven.

En vista de que es muy difícil aceptar que alguien nos esté corrigiendo todo el tiempo, sería bueno pedírselo solo a aquellas personas a las que les tengamos más confianza, aquellos que tengan un pensamiento positivo hacia nosotros y que siempre celebren cuando nuestras uñas en mal estado empiecen a transformarse en uñas saludables.

6. Identifica los desencadenantes

Estos podrían ser desencadenantes físicos, como la presencia de pellejos u otros desencadenantes, como el aburrimiento, el estrés o la ansiedad. Al averiguar qué hace que tiendas a comerte las uñas, podrás averiguar cómo evitar estas situaciones y desarrollar un plan para detenerlo. Detectar cuales son los desencadenantes es el paso fundamental para dejar de comerse las uñas.

Estos pasos a seguir para ya no comerte las uñas han resultado ser muy útiles para personas que sufren de estas ansiedades por estrés u otras causas. Aunque es un proceso largo y un tanto complicado, estas recomendaciones lograrán hacer más llevadera la lucha contra este hábito dañino.

Comparte esto: