Psicología Salud emocional

8 signos de que eres una buena madre

Ser una madre es sin duda el trabajo más difícil que jamás tendrás. Los puntos altos pueden ser los mejores momentos de tu vida, pero los bajos son despiadados. Si no estás peleando con tu adolescente o luchando para que tu bebé deje de llorar, estás preocupada por todo, desde su vida social hasta su dieta. Al final del día, todas quieren ser una buena madre, la mejor mamá que se pueda ser. Pero siempre quedan huecos que hace pensar que las cosas se pueden hacer mucho mejor.

buena madre besando a sus hijos

Signos de que eres una buena madre

Cada madre tiene su acercamiento individual a lo que es la crianza, sin embargo, a veces, como madres sentimos que no estamos criando de la manera correcta. Pero este sentimiento de insuficiencia es usualmente infundado. Aquí está la cosa: Ser una buena madre no es tan duro como se ha hecho pensar. De hecho, son las cosas simples las que realmente importan.

Echa un vistazo a ocho señales de que estás haciendo bien tu trabajo.

Estás agotada

Nadie dijo que la maternidad era un paseo por el parque. Las buenas madres ponen generalmente el horario de comer, de dormir, de jugar y de bañarse de sus niños antes del suyo, y eso, generalmente significa, algunas noches de sueño perdido y no mucho tiempo muerto durante el día.

Conoces tus prioridades

Criar a tu hijo para ser un adulto exitoso y feliz viene antes que cualquier otra cosa. Esto significa que los valores que tú aceptas, como la bondad y la perseverancia, deben ser integrados en la vida de tu hijo. Esto generalmente significa que eres el ejemplo, permitiendo que tu niño aprenda sobre tus valores por su cuenta.

Lo apoyas

A pesar de que priorizas tus valores, tu hijo depende de ti para el estímulo en su vida cotidiana. La estimulación mental es la forma en que un niño crece en casi todas las edades, y estar allí para ellos al margen y animándolos en sus esfuerzos, significa que estás haciendo algo bien.

No dejes de leer:
Porqué un niño menor de 12 años no debe usar celulares ni tabletas

No tienes miedo de hacer cumplir las reglas

Una buena madre sabe cómo ser enfática cuando su hijo se está portando mal. Muchas madres se esfuerzan por ser amigas de sus hijos, pero sabes que no es tu trabajo. Independientemente de la edad de tu hijo, entiendes la importancia de establecer reglas consistentemente en tu casa, y si desobedecen, saben que enfrentarán consecuencias. Este es uno de los elementos de construcción de carácter más importantes de ser madre. Por lo general, conduce a adultos seguros y disciplinados.

Sabes la importancia de la libertad y la diversión

La disciplina es importante cuando se es madre, pero eso es sólo un lado de la moneda. Divertirte con tu hijo es lo que finalmente fortalecerá tu relación y traerá enriquecimiento a la vida de un niño. Tu hijo sabrá que hay tiempo de trabajo y tiempo de juego, y necesita saber que estarás allí para ambas cosas.

Esto significa que tomas un tiempo sustancial fuera de tu día para divertirse o jugar juntos. Podría significar llevarlo al parque o al acuario, o podrían estar jugando en casa o en el patio trasero. Asegurarte de que tu hijo reciba su dosis diaria de diversión, es una de las principales responsabilidades de ser madre.

El cerebro de un niño es más absorbente en sus primeros años, y permitir que nuestro hijo aprenda, significa darles la libertad de explorar y descubrir por sí mismos. Puedes sentir que quieres sostener su mano en todos lados, como en su primer día de escuela. Pero cada niño necesita llegar a una comprensión del mundo que les rodea por su cuenta. Mantenerlos constantemente protegidos de la realidad, puede impedir que se desarrollen de una manera saludable.

buena madre jugando con su hija

Tus hijos son educados

¿Alguna vez ha estado en un avión y un niño mal portado se sienta detrás de ti, pateando tu asiento y haciendo ruido? Y los padres se quedan allí sin intervenir. No quieres ser ese padre. Bueno, los buenos padres no sucumben a sus hijos. “Por favor” y “gracias” deben ser las bases del lenguaje de tu hijo y deben comenzar a entender las señales sociales tan jóvenes como sea posible. Nunca es demasiado pronto para enseñar respeto.

No dejes de leer:
4 conductas que destruyen una relación de pareja

Tus hijos quieren mostrarte afecto

Si hay una cosa que todos sabemos acerca de los niños, es que lloran. Mucho. Si se han raspado su pierna o otro niño ha herido sus sentimientos, deben encontrar la comodidad en tus brazos. El tacto de una madre suele ser algo instintivo, no puede aprenderse a menos que tengan esa conexión, por lo que tu hijo pequeño debe buscar ese amor y afecto de ti.

Así que, ya sea un abrazo, un beso o simplemente una mano afectuosa para enjugar sus lágrimas, ellos deben sentirse protegidos y a salvo contigo, y en reciprocidad, ellos deben dar también esa afección física.

Si tienes un adolescente, se sienten avergonzados de ser vistos contigo

Tome la comodidad en esto. La adolescencia traerá consigo un feroz deseo de independencia y sus vidas sociales comienzan a dominar todo lo demás. Por lo tanto, no te sientas desanimada o desmoralizada si tu hijo quiere distanciarse de ti en público o incluso en casa. Significa que están creciendo, y su amor por ti a los catorce años es el mismo que tenían a los cuatro años. Los niños sólo tienen una forma extraña de mostrarlo.

Conclusión

La maternidad es una responsabilidad abrumadora. Puede ser divertida, pero también puede ser desafiante y agotadora, y trae consigo una gran cantidad de emociones. A veces necesitas un poco de seguridad de que estás en el camino correcto como madre, y esperamos que los principios que hemos enumerado ayuden a formar una mejor relación con tu hijo, para que realmente pueda durar toda la vida.

Comparte esto: