Psicología

8 signos de que estás siendo un mal padre con tus hijos

Si lo pensamos bien, todos somos culpables de una “mala crianza” en un momento u otro. Hemos sido pues, un mal padre o madre alguna vez en nuestras vidas. Por ejemplo, hemos estado enganchados a nuestros teléfonos, computadoras u otras cosas de hoy, mientras deberíamos haber estado prestando atención a nuestros hijos. Este, y otros ejemplos más. Todos cometemos errores de vez en cuando, y aunque no hay cosas tales como “paternidad perfecta”, hay señales que se leen en voz alta que dictan que algo no está bien en la forma en que estamos criando a nuestros hijos.

mal padre

La crianza de los hijos es una habilidad que debe ser practicada con diligencia – es uno de los trabajos más difíciles en el mundo criar a un niño libre de problemas, quien es un equilibrio adecuado de moral, valores y disciplina. Cada niño es diferente y también lo son los padres. La idea de criar a un niño difiere de padre a padre.

8 signos de que estás siendo un mal padre con tus hijos

A menudo nos desentendemos cuando las personas mayores dicen que la generación actual de padres no sabe cómo criar a un niño. Veamos qué les hace decir esto:

No hay reglas, toda es diversión

¿Eres demasiado despreocupado como padre, dando a tus hijos el poder de decidir todo? En tales casos, los niños se convierten en sus propios amos, yendo a la cama tarde, levantándose tarde, haciendo absolutamente todo a su voluntad. Debido a los estilos de vida agitados y los dos padres trabajando, nadie hace el trabajo de disciplinar a los niños ya que la vida ya es caótica.

Si esto es cómo tus hijos viven sus vidas, esto es lo que harán cuando visitan a su tía o primo. Simplemente no saben cómo comportarse apropiadamente. La disciplina es la única manera en que tus hijos crecen sabiendo lo correcto y lo incorrecto. Y los padres necesitan hacer un trabajo muy duro para criar a niños que saben cómo comportarse correctamente. Habrá momentos en que los niños probarán a los padres infringiendo las reglas, por lo que los padres deben establecer y comunicar claramente las consecuencias de romper esas reglas

Levantar las manos

Si gritas o golpeas a tus hijos, ellos te tendrán miedo, te detestarán y no les caerás bien. Estás, en última instancia, aumentando la distancia. Esta forma de disciplinar es contraproducente en la mayoría de los casos. Los niños sujetos al castigo físico pueden desarrollar problemas psicológicos durante la adolescencia e incluso agresivos. No importa lo que tus instintos dicen, aun así, no hay ningún estudio que indica que hay algún efecto positivo de golpear a los niños.

No dejes de leer:
Hablar solo, bueno para el cerebro.

Es necesario manejar a los niños con sensibilidad, azotar al niño para disciplinarlo no es el camino. En su lugar, hablar razonablemente con un niño, podría hacer cumplir algún resultado positivo: gritar, golpear o cualquier otra forma de violencia verbal o física, simplemente allanará el camino para más problemas.

No dar tiempo

¿Culpable de estar pegado a la pantalla de tu teléfono cuando tu hijo te pide que juegues con ella o él? ¿Tienes una llamada oficial y no puedes escuchar a tu hijo diciéndote acerca de su día? ¡Detente! Tus hijos no sólo necesitan comida o dinero de ti, quieren hablar contigo, compartir sus experiencias y a veces, necesitan escuchar tus palabras reconfortantes. La comunicación es la única cosa que fortalecerá su relación, no los regalos caros.

Debes ser el padre con el que los niños quieren pasar el tiempo y abrazarlos, no los que son como cajeros automáticos. Los niños pueden, sin querer, realizar un comportamiento extraño para atraer la atención de los padres. Y como Jane Hull lo expresa perfectamente: “Al final del día, la clave más abrumadora para el éxito de un niño es la participación positiva de los padres”.

mal padre sobreprotector

Sobreprotección

Ser protector de tu niño es un rasgo natural – pero debes saber los límites. Los bebés pequeños amarán la manera que abogas sus travesuras, sin embargo, mientras crecen esto se puede considerar restrictivo y entrometido. Has proyectado que siempre cubrirás sus errores y los protegerás incluso cuando están equivocados. Ellos finalmente lo tomarán por sentado y desarrollarán una actitud arrogante. Averigua si eres un padre sobreprotector

Moldeando el comportamiento inapropiado

“Cada día de nuestras vidas, hacemos depósitos en los bancos de memoria de nuestros hijos.” – Charles Swindoll.
La forma en que hablas, tratas a tu pareja y a los mayores, te comportas en público, en casa; las palabras que usas están siendo absorbidas por tus hijos. Si a menudo abusas de otros, entonces tus hijos sienten que esto es como se supone deben comportarse también. Un niño mira a sus padres para entender y saber cómo comportarse – los padres son el primer modelo a seguir de un niño

Parcialidad

Es fácil detectar a un niño siendo favorecido sobre otros. Si castigas o reprendes más a un chico que a otros, entonces el niño definitivamente será herido. Esto dará lugar a sentimientos de resentimiento e injusticia hacia ti. Esto aparecerá más adelante en la forma de “bocones” mientras van creciendo. Simplemente perderán su confianza en ti. Una vez más, comparar a tu hijo o hija con otros, también le afectará negativamente, y simplemente puede hacer que tu hijo no pueda asumir los desafíos de la vida.

No dejes de leer:
9 características de las personas encantadoras y carismáticas

Niños que insultan

Etiquetar a los niños como perezosos o tontos y usar estas palabras en público, puede perjudicar significativamente a un niño y disminuir su autoestima. Del mismo modo, si críticas a los esfuerzos tus hijos o los menosprecias en comparación con otros logros, entonces tu hijo también puede desarrollar sentimientos de celos y resentimiento.

mal padre hijos malcriados

Cumplir todos los deseos

Cada padre quiere lo mejor para su hijo, y algunos pueden prácticamente permitir casi todo lo que un niño desea. ¿Sacas tu cartera en el momento en que tu hijo fija sus ojos en un nuevo juguete o un vestido nuevo? ¡Espera! Comprar todo en lo que tu hijo pone el dedo, en es otra vez un signo de mala crianza de los hijos. Tales niños no entienden el valor del dinero. Exigirán cualquier cosa de ti en cualquier momento esperando que se los compres, cualesquiera que sean tus circunstancias. Incluso después de crecer, estos niños terminan desesperadamente enfrentando problemas financieros y son incapaces de nivelar las responsabilidades. A veces, esta necesidad puede provocar que roben, pidan dinero prestado sin devolverlo, mientan o se vuelvan groseros.

Interferencia excesiva

¿Saltas a la primera señal de que tu hijo está en un conflicto? ¿Sigues a tu hijo como una sombra e interfieres en todo? Si intentas resolver cada problema en que tu hijo se mete, estás interrumpiendo su desarrollo social. Crecerán siendo demasiado dependientes de ti y no desarrollarán las habilidades necesarias para sobrevivir en el mundo competitivo. Permite que tus hijos manejen las cosas por su cuenta, son capaces de hacerlo

Falta de confianza

No es raro que otros se quejen de los niños. Si crees en las quejas de otros más que a tu hijo, estás pasando la señal de que tu hijo es un bruto y mentiroso. Si haces oídos sordos a las explicaciones y súplicas de tu hijo, tu hijo desarrollará inseguridad y puede convertirse en un rebelde. Esto se traducirá en que te ocultará cosas y eventualmente dejarán, incluso, de explicarse a sí mismos.

En última instancia, cae en los padres sobre cómo educar a sus hijos para ser ciudadanos responsables y buenos. De hecho, muchos de estos rasgos de mala crianza, tienen un impacto irreversible de por vida en los niños. Ten cuidado con las señales anteriores y evítalas para apoyar su crianza. Confía en tus hijos, pasa tiempo con ellos, intercambia experiencias y riega tu amor en ellos. Haz el cambio hoy mismo, ya que habrá crecido rápidamente sin darte cuenta.

Comparte esto: