Superación

9 lecciones de vida de un monje taoista.

9 lecciones de vida de un monje taoista.

Cuando yo tenía 18 años de edad, sufría de ansiedad y de problemas del estómago. El médico budista practicante, me refirió a un monje Taoísta que era especialista en la meditación y artes marciales. Terminé de curar estos problemas de ansiedad y del estómago al hacer la meditación, y fue un gran viaje de autodescubrimiento.” Subraya el autor de este post.

Aquí hay 9 lecciones que aprendí cuando estudiaba con un monje:

1. Siga intentándolo hasta que lo haga bien.

La lección de vida más importante que aprendí fue intentar algo tres veces (tal vez incluso cuatro veces) antes de dejar de intentar y seguir adelante. Además, este monje me enseñó que, incluso después de varios intentos, usted debe trabajar en diferentes ángulos para acercarse a las cosas que son difíciles.

Si lo sigues intentando, en algún momento vas a llegar a donde vas.

2. La respuesta a tu pregunta está dentro de ti.

Como parte de la formación original del monasterio, un monje no responde a las preguntas directas de un estudiante a menos que se trate de un tema a desarrollar. Un proverbio chino dice: “Los maestros abren la puerta, pero debes introducirte por tí mismo.

Algunas formas de Budismo Zen utilizan un estilo muy similar de formación. Un viejo dicho (por los monjes taoístas) es el siguiente: “Al hacer una tabla de cuatro esquinas, el maestro muestra al alumno cómo hacer una de las esquinas. Es el trabajo del estudiante averiguar cómo hacer las otros tres.

En la vida, cada vez que probamos cosas nuevas, tenemos que ir a lugares nuevos con sólo una pequeña cantidad de información. El mundo real no nos da todas las respuestas. El mejor maestro está dentro de nosotros.

3. La verdadera sabiduría en la vida viene de hacer algo y de no hacerlo.

Recuerdo que cuando empecé a hacer la meditación, me encontré con varios problemas. Por ejemplo, en un primer momento me era difícil calmarme, pero si nos atenemos a ello, cada vez es más fácil. Traté de sólo unos pocos minutos, y luego todos los días, y así he añadido más tiempo en mi meditación.

Cuando luchamos, podemos aprender sobre nosotros mismos y lo que tenemos que hacer para ser más fuertes.

No dejes de leer:
Cómo vivir más de 100 años.

4. Cuando usted comienza a hacer la meditación que reconoce la mente egotista.

Todo en el mundo del ego es el resultado de la comparación. Yo mismo en comparación con otros vendedores y me siento culpable porque yo no estaba haciendo tanto dinero como ellos.

Cuando empecé a hacer meditación, comenzó a construir la separación de esta mente egoísta, que está constantemente haciendo estas comparaciones. Muchos de nosotros tratamos de algo y se rechazó, por lo que nos damos por vencidos. Lo que es peor, nos culpamos por un tiempo largo y nos deprimimos. Cuando empecé a hacer meditación, comencé a identificar a mi ego y fuí capaz de construir la separación del mismo.

Eso es lo que sucede cuando meditamos: Nos separan de la parte de nosotros que habita en las comparaciones, y empezamos a aprender a vivir una vida que no está impulsada por nuestro ego.

5. Debemos ser tanto compasiva y resistente.

El monje no se reuniría conmigo para entrenar a menos que lo llamara un mínimo de tres veces. Odiaba esta parte. Yo solía llamar y llamar y nunca respondía. Pero esta es la vida. ¿Cuántas veces usted tiene que llamar o enviar a alguien para hacer algo en el mundo real? Por lo general varias veces.

La mayoría de nosotros nos culpamos a nosotros mismos cuando tratamos de una vez hacer algo y fracasamos. En ese momento, yo odiaba esa parte de la formación, pero ahora creo que fue la lección más importante de la vida.

6. La paciencia es una virtud.

El monje siempre me ha hecho esperar.

Por ejemplo, cuando llegaba a su casa para entrenar, me hacía esperar un mínimo de media hora, a veces más tiempo. Salíamos a cenar el viernes por la noche y él aparecerá en el restaurante con una hora de retraso.

Él me decía de un encuentro en un restaurante particular, a las 7:00. Yo llegaba y descubría que él no estaba. Así que por lo general estaría sentado en el restaurante con mi teléfono, actuando como si estuviera enviando mensajes de texto a alguien, mientras me preocupaba por lo que todo el mundo en el restaurante estaba pensando en mí.

No dejes de leer:
Qué es meditar

Tenga en cuenta, no es como lo podía llamar, yo no creo que el hombre nunca volvió a su teléfono celular en. Luego se iba a presentar a eso de las 8:15 y actuar como si nada.

Su primera pregunta siempre era: “¿Cómo está tu madre y su padre?” (Por supuesto, en mi cabeza estoy pensando, “¿Qué quiere decir, ‘¿Cómo está mi madre y mi padre?” Esperé aquí durante una hora y quince minutos. “)

La paciencia es el don de la paz interior.

7. Separar de su ego.

Al dejar de lado las necesidades de su ego, es más fácil de aceptar, e incluso beneficiarse de todo lo que venga de ti.

8. En el taoísmo, dicen, “Si no hay yo, no hay enemigo”.

Es el enemigo interno que hace que todos nuestros miedos, preocupaciones e inseguridades. Si se llega a un acuerdo con este enemigo interno, tendrás un impacto en cada área de tu vida. Es la identificación con el “yo / ego” que causa todos los problemas de la vida.

9. La felicidad viene de dentro, y también viene de fuera.

Yo aprendí esto de la observación del médico budista que conocí. Se utiliza para hacer la meditación en su oficina antes de que pudiera interactuar con sus pacientes. Fue una de las personas más felices y más compasivas que he conocido.

Al crear en el interior de la felicidad, él fue capaz de aumentar ese estado emocional por el contagio a otras personas.

Debemos cultivar la felicidad desde el interior, y el trabajo para difundirlo a todos los que interactuan con nosotros. El monje solía decir: “Todo el mundo tiene un propósito o una misión en la vida.”

Tenemos que encontrar la felicidad dentro, y también encontrar nuestro propósito en el exterior.

Por: Robert Piper Compartido en: Wakeup-world. Traducido por Vida Lúcida.