Salud

Cómo tu cerebro se vuelve adicto a la cafeína

¿Cuantos de nosotros no abrimos nuestro día con una deliciosa taza de café? Tomar café es algo cultural y muchas veces lo transmitimos de generación en generación, lo cierto es que, el uso de la cafeína regularmente altera la composición química de tu cerebro, dando lugar a la fatiga, dolores de cabeza y náuseas si dejas de consumirlo.

Cómo tu cerebro se vuelve adicto a la cafeína

Síntomas de abstinencia a la cafeína

El primer día al dejar de consumir cafeína los síntomas de abstinencia comienzan. Inicialmente son leves, lo primero que  notas es que no puedes pensar bien y la falta de alerta. Tus músculos estarán fatigados, incluso cuando no has hecho nada extenuante, te sentirás más irritable que de costumbre.

Con el tiempo, un dolor de cabeza punzante aparecerá, por lo que es difícil concentrarse en algo. Con el pasar de las horas podrían aparecer, manifestaciones corporales, incluso podrías sentir dolores musculares, náuseas y otros síntomas parecidos a la gripe. No hablamos de drogas ilegales, Estamos hablando de la cafeína, una sustancia tan ampliamente consumida y en todos los entornos cotidianos (por ejemplo, en una reunión de la oficina o cada mañana con el desayuno) que a menudo olvidamos que es una droga, la más popular psicoactiva del mundo.

Al igual que muchas otras sustancias, la cafeína es adictiva, estudiosos del tema de las adicciones han establecido esto. En años recientes con la publicación de la quinta edición del Manual de Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), la abstinencia de cafeína fue finalmente incluida como trastorno mental por primera vez.

¿Por qué, exactamente, la cafeína es adictiva?

La razón se debe a la forma en que ella afecta y activa el cerebro humano, produciendo la sensación de alerta que los bebedores de cafeína están esperando. Después de beber (o comer) algo que contenga cafeína, esta es absorbida por el intestino delgado y se disuelven en el torrente sanguíneo. Debido a que su química es a la vez agua y soluble en grasa (lo que significa que se puede disolver en base de agua (como nuestra sangre), así como sustancias a base de grasa, (tales como nuestras membranas celulares), es capaz de penetrar la barrera sangre-cerebro y entrar en el cerebro.

No dejes de leer:
5 Remedios caseros simples para dientes amarillos

Proceso de la cafeína en el cuerpo

En su estructura, la cafeína se parece mucho a una molécula que está naturalmente presente en nuestro cerebro, llamada adenosina, de hecho, la cafeína se acomoda muy bien en los receptores de nuestras células cerebrales, como la adenosina, bloqueándolos por completo. Cuando las moléculas de cafeína están bloqueando estos receptores, generan con ello un sentido  de alerta y  una sensación de energía durante por lo menos dos horas. Además, algunos de los estimulantes naturales propios del cerebro (como la dopamina) trabajan más eficazmente cuando los receptores de adenosina se bloquean, al no encontrar abiertos sus receptores, la adenosina quedará flotando en el cerebro y enviaran una señal para que tus glándulas suprarrenales generen adrenalina (otro estimulante).

Por esta razón, la cafeína no es técnicamente un estimulante por sí misma, sino un facilitador de la estimulación de nuestro cerebro, es  una sustancia que permite a nuestros estimulantes naturales descontrolarse por completo. La ingestión de cafeína, es similar a “permitir que nuestro cerebro quede libre y sin controles”.

Cambios en el cerebro

cambios cerebro adicción a la cafeína

En las personas que se aprovechan de este proceso, es decir aquellos que acompañan los desayunos con café o toman bebidas gaseosas o bebidas energéticas a diario, las características químicas y físicas del cerebro en realidad cambian con el tiempo. El cambio más notable es que en las células cerebrales crecen más receptores de adenosina, que es el intento del cerebro para mantener el equilibrio en la cara de un ataque constante de cafeína. Esto explica por qué los bebedores regulares de café desarrollan una tolerancia a través del tiempo, porque ahora tendrán más receptores de adenosina, y van a necesitar más cafeína para bloquearlos y obtener el efecto deseado.

No dejes de leer:
Ejercicios para perder grasa de los senos

Esto también explica por qué de repente renunciar a la cafeína por completo puede desencadenar una serie de efectos de abstinencia. La química subyacente es compleja y no completamente entendida, pero el principio es que tu cerebro, utiliza para operar en un conjunto de condiciones que ahora dependen de la ingestión regular de cafeína. De repente, sin la droga, la química del cerebro alterado provoca todo tipo de problemas, entre ellos el temido dolor de cabeza por abstinencia de cafeína.

Es posible dejar la adicción a la cafeína

La buena noticia es que, en comparación con muchas otras adicciones, los efectos son relativamente a corto plazo, sólo tienes que conseguir permanecer sin consumir cafeína cerca de 15 días. Durante ese período, el cerebro disminuye de forma natural el número de receptores de adenosina en cada célula, en respuesta a la repentina falta de ingestión de cafeína. Si tú puedes permanecer ese tiempo sin una taza de café o una taza de té, los niveles de los receptores de adenosina del cerebro regresarán a sus niveles iniciales, y tu adicción se romperá.

Alimentos con altos niveles de cafeína

cacao

¿Estas consumiendo cafeína y no los sabes? Lee aquí la lista de alimentos que la contienen y una lista de opciones para sustituirlos.

  • Café
  • Cacao
  • Chocolate en todas sus presentaciones
  • Postres
  • Bebidas energéticas
  • Gaseosas
  • Medicamentos antigripales entre otros

Alimentos libres de cafeína para sustituir el café

  • Infusión de Achicoria
  • Infusión de Cebada
  • Infusión de Centeno
  • Higos
  • Maltas
  • Té de menta.

La vida es solo una y hay que disfrutarla, existimos amantes del café, sin embargo no debemos, para disfrutar, volvernos adictos, no consumas diariamente café y guárdalo para momentos realmente especiales.

Todo exceso, lo mismo que toda renunciación, trae su propio castigo. (Oscar Wilde)

Redacción: Equipo de Vida Lúcida