Psicología Salud emocional

Cómo dejar de estar preocupado todo el tiempo

La preocupación se ha convertido en un pasatiempo general. Sea que haya que preocuparse de pagar el préstamo de la universidad, por tener estabilidad en el empleo en una economía inestable o asegurarse de que tu niño tiene todo lo que necesita, para la mente nunca habrá descanso o excusa para estar ocupada en algo que requiere preocupación. Dejar de estar preocupado todo el tiempo requiere voluntad pero sobre todo, estar consciente de ello.

estar preocupado

Preocupación es simple biología

De acuerdo con la Asociación de la Angustia y Depresión de América, los trastornos de ansiedad son el diagnóstico mental más común tan sólo en los EU. Cuestan al país $ 42 mil millones al año, y van mano a mano con la depresión. Las personas con un trastorno de ansiedad también tienen de tres a cinco veces más probabilidades de ir al médico y seis veces más probabilidades de ser hospitalizados por una enfermedad psiquiátrica.

Especialmente para los que estamos interesados en el bienestar, puede ser algo cansado que se nos diga la importancia de “dejar ir” y “relajarse”. Aunque este consejo es en última instancia, correcto, también hay buenas razones que nos podríamos sentir inclinados a resistir. ¿La simple razón? Biología: todos nuestros cerebros están diseñados para preocuparse.

Básicamente, los mismos circuitos cerebrales que contribuyen a nuestra inteligencia humana en nuestros lóbulos frontales (permiten la toma de decisiones, resolución de problemas y la planificación) también producen preocupación. Para tu cerebro, la única diferencia entre la preocupación y la planificación es la cantidad de implicación emocional y el procesamiento auto-orientado en una parte específica del cerebro. Por supuesto, todos sabemos el significado de estar preocupado; la preocupación en sí misma es negativa, y se encarga de aflorar las emociones en esa parte de la balanza.

Pero la prioridad número uno de tu cerebro es mantenerte con vida, y ha evolucionado para hacer eso muy bien. A veces, la preocupación es la respuesta del cuerpo al peligro, un mecanismo evolutivo para mantenerlo vivo.

No dejes de leer:
Los diferentes tipos de autoestima y cómo reconocer la tuya.

Cómo dejar de estar preocupado todo el tiempo

Pero puedes tomar medidas concretas para salir de la trampa de la preocupación. Tienes que aprender a calmar y guiar a tu cerebro pensante y calmar su circuito de miedo. He aquí algunas maneras de comenzar:

1. Cultivar una mayor conciencia acerca de tus emociones

El primer paso para disminuir la preocupación es reconocer cuando lo estás haciendo. Tomar conciencia de tu estado emocional, mientras se produce alista tu corteza frontal pensante y suprime la lucha o la huida de respuesta de la amígdala. En ciertos estudios elaborados, cuando los participantes simplemente etiquetaron una emoción, sus cerebros se calmaron.

2. Toma una respiración profunda (lo ideal es muchas de ellas)

Respirar lenta y profundamente por la nariz en tu diafragma con lentas exhalaciones, apaga tu sistema nervioso y reduce la respuesta de estrés de tu cuerpo. Este consejo no es, sin duda, el más original, pero eso no significa que no sea efectivo. Piénsalo de esta manera: si tu respiración y el ritmo cardíaco de forma natural se aceleran cuando estás bajo estrés, se puede optar por invertir su respuesta – respirando lentamente. Esto enviará a tu cuerpo el mensaje “estoy relajado”, y estará más relajado como resultado. Es como magia, con la ciencia.

3. No mires hacia atrás o hacia adelante

Cuando encuentres tu mente a la deriva hacia el pasado o el futuro, vuelve al momento presente, aquí y ahora – una práctica conocida como atención plena. En este momento, estás bien. Tus pensamientos están creando tu sentido del peligro. Traer a tu conciencia de vuelta al presente, calma la amígdala llena de miedo en el cerebro y activa los circuitos neuronales del pensamiento. Los estudios demuestran que con la repetición, la práctica de la atención puede llevar a la reducción de la ansiedad y la preocupación duradera a largo plazo.

4. Presta atención sólo a lo que puedes controlar

Tu cerebro ansía el control y se siente más feliz y más tranquilo cuando se siente más en control – incluso si es sólo una ilusión. Sentirse en control puede reducir la ansiedad, el estar preocupado, e incluso dolor. Por lo tanto, evita imaginar los peores escenarios posibles, y en lugar de prestar más atención a lo que está en tu control, modula la actividad del cerebro para reducir la ansiedad.

No dejes de leer:
Por qué nos cuesta decir adiós.

5. Toma una decisión, incluso si realmente no lo quieres

Simplemente tomar una decisión sobre lo que sea que te tenga preocupado, invoca tu cerebro pensante, aumenta los niveles de dopamina, y desplaza el foco de percepción de tu cerebro en las cosas que más importan. Tomar una decisión – cualquier decisión – también eleva tu percepción de control dándote confianza e impulso del estado de ánimo que te ayuda a tomar una acción positiva.

6. Ve con los suficiente

La preocupación es a menudo provocada por la imposición de las expectativas poco realistas o perfeccionistas sobre sí mismo u otros. No aspires a ser el padre perfecto; simplemente sé uno bueno. Tu hijo no tiene que entrar en una universidad prestigiosa. Sólo tiene que ir a la universidad. No tienes que ser una modelo delgada. Lo que deseas es estar sano.

El problema con la preocupación surge cuando los circuitos cerebrales de la ansiedad se activan con demasiada frecuencia y se atascan en la posición de “encendido” continuamente que desencadena una respuesta de miedo en el cuerpo. Esto activa la respuesta de estrés – e inicia una espiral descendente… y te hace todo un lío miserable. No quieres a tu cerebro estar en esta posición tan “entusiasta”, así es que la próxima vez que empieces a estar preocupado, toma en cuenta cada uno de estos puntos y engaña a tu cerebro. Cambia tu actitud, cambia tu vida.

Redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock