Nutrición remedios caseros

Cómo hacer que tus hijos coman más ajo para prevenir enfermedades.

Cuando alguno de tus pequeños comience a tener un resfriado o cualquier tipo de enfermedad respiratoria, ya sabes que no sólo es el momento de sacar algunos remedios naturales herbales, pero también es momento de aumentar la cantidad de ajo que están comiendo.

Este es una receta de jarabe de ajo casero, especial para el gusto de los niños (y grandes también).

El ajo es un alimento, pero también se considera una hierba. Cuenta con más de 70 ingredientes activos, y se usa con fines medicinales de muchas maneras diferentes. Una de esas formas es como un antibiótico a base de hierbas gracias a sus propiedades antibacterianas.

Al día de hoy, no hay ninguna posibilidad de cuestionar de que al ajo ayuda a luchar contra las infecciones, y es por eso que es bueno utilizarlo en cualquier momento con los niños y los adultos. Es muy fácil que las enfermedades respiratorias se conviertan en infecciones respiratorias, como la bronquitis o la neumonía, pero al aumentar nuestra ingesta de ajo, es menos probable que eso suceda.

Aumentar el consumo de ajo es muy simple en su mayor parte. Claro que puedes añadir más ajo a la comida, pero cuando se trata de niños, a ellos puede que no les guste la comida demasiado. Así es que, el jarabe de ajo se convierte en una gran alternativa.

No dejes de leer:
La guía para conseguir el balance ácido alcalino (Primera parte)

garlic-syrup-4

Jarabe de ajo casero

Todo lo que se necesitas es ajo y miel de abejas pura. Puedes agregar limón si quieres darle un plus extra, pero es opcional.

Lo primero que hay que hacer es pelar 5 dientes de ajo. La cantidad de miel por el momento no es importante , ya que tendrás que ajustarlo al gusto después.

Lo mejor es usar un procesador que muele muy bien absolutamente todo el ajo y que no queden grumitos enteros.

Ahora, todo lo que tienes que hacer es mezclar los ingredientes juntos. Mezclar, agitar el vaso un poco, y mezclar de nuevo. Puede seguir haciéndolo hasta que todo el ajo se mezcle con la miel.

El último paso es probar y ver si es lo suficientemente dulce. Si no es así, añadir más miel. Definitivamente quieres que sea más dulce que “ajoso” lo que en ese caso, puede estar picoso y quemar un poco.

La dosis puede ser de 1/2 cdta. cada 2-3 horas. Si eso no parece cortar la gripe, les doy hasta a 1 cdta. cada 2-3 horas. Además, esto debe hacerse en pequeñas cantidades cada día para que tu hijo esté recibiendo la mayor cantidad de propiedades anti – bacterianas como sea posible. El Ajo pierde su potencia con bastante rapidez y después de 24 horas no es tan eficaz.
Experimenta y prueba con tu propio jarabe de ajo y dinos los resultados.
Nota: para bebés de menos de un año, puedes usar otro tipo de educlcorante como el Jarabe de Arce o azúcar mascabado orgánica.

No dejes de leer:
La manera correcta de comer brócoli

Investigación y redacción: equipo de Vida Lúcida