Belleza Medicina alternativa Salud

La causa del acné que quizás nunca te digan los médicos

Estudios sugieren que la causa del acné no es exclusivamente lo que habitualmente te dicen los dermatólogos: la genética, las bacterias, las hormonas, sino factores específicos del medio ambiente, particularmente la alimentación.

Acné

La causa del acné que quizás nunca te digan los médicos

Se aproxima la fecha para que tu hijo adolescente empiece a prepararse para su graduación: la cena, el vestido o traje, la fiesta… y el brote de acné de última hora. Este villano siempre cae en los acontecimientos más importantes de los adolescentes. Si eres el padre de un adolescente angustiado por el acné, es un escenario muy familiar querer esconder la fragilidad emocional de tu adolescente debajo de la cama hasta el final del semestre.

Pero no solo los adolescentes son las únicas personas afligidas. Uno de cada cinco personas tan sólo en EU también sufre de acné. El acné afecta a casi 85 por ciento de la población tan sólo en Norteamérica en algún momento de sus vidas y es el desorden de la piel más común. Expertos reportan que muchas personas subestiman la auto-confianza y el estigma social que conlleva el tener acné.

No es difícil de entender entonces, por qué muchas personas invierten mucho tiempo y dinero intentando encontrar una solución a su problema de acné. Después de probar una gran variedad de productos ineficaces que se venden sin recetas médicas, muchos finalmente acuden al médico para un tratamiento. La mayoría de los médicos acuden rápidamente a recetar. Pero los medicamentos para el acné tienen efectos secundarios potencialmente dañinos, e intentan tratar los síntomas del acné mientras que ignoran completamente la causa subyacente.

El tratamiento farmacéutico para el acné es un gran negocio

El acné es el problema de la piel más común, y la mayoría de las personas buscan el consejo de un dermatólogo. Esta condición es asombrosamente incomprendida y desconsiderada por los profesionistas médicos. Una de las pocas cosas en las que las autoridades están de acuerdo es que, la mayoría de las personas tienen un tipo de acné llamado acné vulgaris, una condición inflamatoria bacterial que suele aparecer comúnmente en la cara, cuello, hombros, espalda y pecho y en ocasiones conduce a lesiones dolorosas.

Pero aquí no termina el caso.

Cuando tratamiento tras tratamiento no funciona y el acné sigue reapareciendo, es probable que tu médico lo diagnostique con un problema de acné “crónico”. Lo que realmente quiere decir es que el tratamiento es el equivocado. La causa subyacente de tu problema de acné no se ha abordado.

Así que en lugar de abordar la causa, tu médico probablemente se adhiera a las directrices de las oficinas de gobierno, directrices para el cuidado del acné vulgaris, presentadas por el departamento de salud y servicios humanos de cualquier país. Estas establecen el protocolo de tratamiento para el acné convencional, involucrando antibióticos tópicos y sistémicos, esteroides y agentes hormonales (incluyendo anticonceptivos orales), y Accutane —uno de los medicamentos más peligrosos que se hayan desarrollado.

Las recomendaciones anteriores han sido completamente aprobadas por la Academia Americana de Dermatología como el mapa de tratamiento actual para el acné — son extremadamente influyentes, ya que marcan la pauta de tratamiento a nivel clínico, corporativo y gubernamental. Es sorprendente que el punto séptimo y final en su lista de terapias es llamado “Restricciones Alimenticias (No Recomendadas)”. Su programa claramente no se enfoca en la causa del acné, sino en simplemente en cómo manejarlo.

Manejarlo o controlarlo quiere decir visitas regulares al dermatólogo, y ganancias continúas para la industria médica y farmacéutica.

Las consecuencias de estas directrices son las esperadas – promoción agresiva de medicamentos, respaldados por el aumento de gasto de las empresas, normas federales sesgadas, practica medica equivocada, y decepción continua a los consumidores.

Descripción de los tratamientos convencionales para el acné

  • Tratamientos tópicos (lociones, cremas y geles) – son probablemente lo primero que prescriben los médicos.
  • Antibióticos orales (tetraciclina, doxiciclina, minociclina y eritromicina), generalmente recetados para el acné moderado o severo.
  • Accutane (isotretinoína) y sus equivalentes genéticos—reservados para los casos de acné severos.

Los tratamientos tópicos declaran reducir la producción de aceite, aumentar la rotación de las células de la piel, y matar las bacterias, que en combinación supuestamente reducen la inflamación. Ejemplos de ellos son la tretinoína(Avita, Retin-A, Renova) y adaptaleno (Differin) que son todos derivados de la vitamina A.

La Retina-A tópica, es probablemente benéfica y probablemente previene e incluso revierten varios tipos de cáncer de piel. Sin embargo, se recomienda firmemente evitar el Accutane y sus genéricos, ya que, además de los efectos adversos teratógenos y psicológicos, los usuarios de Accutane (isotretinoina) han reportado los siguientes efectos negativos:

  • Aumentar los niveles de triglicéridos y colesterol en su cuerpo
  • Dolores de cabeza e hinchazón en el cerebro
  • Daño a la piel y membrana mucosa cierre prematura de la epífisis
  • Desarrollo de enfermedad inflamatoria intestinal
  • Pancreatitis
  • Aumenta los niveles de enzimas y daño hepático
  • Alteraciones del sistema nervioso
  • Hiperostosis (crecimiento excesivo de los huesos) y desmineralización ósea
  • Daña los ojos, cataratas
  • Ataque cardiaco y derrame cerebral
  • Disfunción eréctil
  • Convulsiones
  • Neutropenia, agranulocitosis y rabdomiolisis ( trastornos en la sangre)
  • Discapacidad auditiva
  • Vasculitis alérgica

Antibióticos para el acné: causan más daño que beneficio

Muchos dermatólogos recetan antibióticos a largo plazo para tratar el acné. A pesar de que los antibióticos orales son ampliamente promovidos, trata de evitar estos medicamentos, ya que inevitablemente causaran más problemas que soluciones.

Cada vez que tomas un antibiótico, matas tu bacteria benéfica junto con la problemática. Esto puede iniciar infecciones por levaduras y además cepas de bacterias resistentes.

No dejes de leer:
Riquísimo Mousse de moras sin lácteos

La resistencia a los antibióticos es un problema serio y creciente de hoy en día. Esto incluye antibióticos recetados para el acné, como: eritromicina, el cual se está convirtiendo en algo ineficaz a medida que más cepas de bacteria se han adaptado a ellas. Cada vez más médicos se están retirando del uso de antibióticos para tratar el acné o por lo menos están limitando la duración de su uso. Además de la resistencia a los antibióticos, los antibióticos no están exentos de riesgos.

La verdad es que el acné es uno de los problemas más fáciles de tratar naturalmente

Al igual que otras enfermedades crónicas proliferando en la sociedad occidental (como la diabetes, las enfermedades del corazón y la obesidad), el acné es principalmente una enfermedad del mundo occidental.

Más pruebas continúan surgiendo de que la causa del acné no es una bacteria o la genética, sino factores del medio ambiente – particularmente la alimentación. El acné no es un problema en las sociedades no occidentales, donde los carbohidratos y azucares refinados son consumidos en menor cantidad. Existe evidencia sólida de que las dietas altas en azucares y carbohidratos refinados son la causa primordial del acné.

Ahora sabemos que una alimentación baja en granos o sin granos es muy probable que limpie tu piel para siempre. Los antibióticos no son necesarios debido a que la corrección de tu alimentación crea un ambiente interno que no permite el crecimiento excesivo de bacterias.

La causa del Acné que quizás nunca te digan los médicos.

La alimentación sin granos puede limpiar el acné para siempre

No todos los carbohidratos son iguales. Los carbohidratos se pueden clasificar en los siguientes tipos:

  1. Los carbohidratos simples son los azúcares, como los que se encuentran en los dulces, sodas, y productos horneados. Tu mejor opción es limitarlos estrictamente de Tu dieta—pensando en eliminarlos por completo. Ten especial cuidado en evitar el jarabe de maíz de alta fructosa, que es un componente importante en las sodas y alimentos procesados.
  2. Los carbohidratos complejos se encuentran en alimentos naturales enteros, como los frijoles, nueces, granos enteros y verduras. Si bien los frijoles, las nueces y los granos contienen mayor valor nutritivo que los carbohidratos simples, tendrás que limitarlos si tienes problemas de acné.

Tu cuerpo “prefiere” los carbohidratos complejos que se encuentran en los vegetales en lugar de carbohidratos complejos encontrados en los granos, ya que tu cuerpo maneja la digestión de ambos de manera diferente. Los carbohidratos de vegetales tardan en convertirse en azúcares simples, con un impacto mínimo de insulina, mientras que la digestión de carbohidratos de granos aumenta la insulina y el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1).

Los niveles más elevados de IGF-1 pueden conducir a un aumento de hormonas masculinas, lo que hace que tus poros segreguen más sebo, una sustancia grasa que atrapa las bacterias que promueven el acné. IGF-1 también hace que células de la piel (conocida como los queratinocitos) se multipliquen, un proceso asociado con el acné.

Esta es la razón por la que la mayoría de los granos deben ser evitados si tienes problemas de acné

La investigación dice esto.

En un estudio del 2007 publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, a hombres jóvenes (entre 15 y 25) con problemas de acné se les dio una dieta de bajo índice glicémico durante 12 semanas, y mostraron mejoras significativas en el acné y en la sensibilidad a la insulina.

Hallazgos similares se presentaron en este estudio realizado en el 2002.

Mediante la simple eliminación de granos, azúcares (fructosa, sobre todo), cereales, patatas, maíz, arroz, pasta, alimentos procesados etc., mejora drásticamente el acné en la mayoría de las personas. La fruta contiene una buena cantidad de fructosa, por lo que se debe consumir en cantidades muy limitadas si estás predispuesto al acné. Y los jugos de frutas deben ser estrictamente evitados ya que el azúcar está muy concentrada en ellos. Los jugos de vegetales son excelentes, sobre todo los jugos verdes.

Así que, ¿qué cantidad de carbohidratos son demasiados? tu tipo nutricional te puede dar la respuesta.

Conocer tu tipo nutricional te ayudará a determinar la cantidad ideal de carbohidratos que debes comer en cada comida. Al aprender a analizar tus reacciones a los alimentos que comes, puedes comenzar a afinar cada comida de acuerdo con las proporciones de proteínas, grasas y carbohidratos que son perfectos para ti.

Si incorporas estos cambios alimenticios, no solo el acné disminuirá, sino que también tu piel se verá más radiante y juvenil.

Después de la alimentación, el otro factor importante es el estrés

Parte de un plan holístico para prevenir el brote de acné es el manejo del estrés. Sabemos que el estrés es un factor importante en las infecciones de cualquier tipo. Así que, ¿por qué a los médicos no les interesa darle esta buena noticia? Bueno, ellos no pueden “venderte” una alimentación saludable. El único que va a cosechar los beneficios de ello eres tú.
El estrés puede empeorar potencialmente casi cualquier condición, incluyendo el acné. Es importante aprender a manejar tu estrés, antes de que sea abrumador. Es aún más importante enseñar a tus hijos a cómo hacerlo cuando son jóvenes, antes de que el estrés se acumule sin cesar y empiece a apoderarse de su salud.

Estudios recientes corroboran la hipótesis de que el estrés puede agravar el acné

Un estudio con estudiantes universitarios encontraron una conexión entre el acné y el estrés por los exámenes finales. Los investigadores encontraron que los sujetos que tenían más estrés en época de exámenes también desarrollaron los peores brotes de acné, sugiriendo que la tensión emocional de fuentes externas es un factor importante.

No dejes de leer:
Batido de Mango con múltiples beneficios

Si bien se ha argumentado que el estrés asociado con el acné es un efecto del acné en vez de una causa, los investigadores creen que esta nueva evidencia muestra lo contrario – que es el estrés que está exacerbando el acné y vise versa.

Además, el estrés y la fatiga pueden llevar a un agotamiento suprarrenal, donde las glándulas suprarrenales se agotan. Esto también puede empeorar su acné y perpetuar mayores niveles de estrés.

Muchos productos para el cuidado de la piel solo contribuyen al problema

Lo que aplicas en tu piel es tan importante como lo que comes. De hecho, lo que aplicas tópicamente es fácilmente absorbido a través de tu piel, que es en realidad una membrana semi permeable por la cual las substancias pasan directamente a tu cuerpo.

Muchos de los productos para el cuidado de la piel y cosméticos de hoy en día no son nada más que una mezcla toxica de químicos dañinos, que causan más problemas en la piel que beneficios. Y cuando se trata del acné, estos químicos pueden seriamente inflamar el brote de acné o interferir en su tratamiento.

¿Por qué muchos limpiadores faciales, lociones y pociones contienen estos ingredientes potencialmente peligrosos?

Porque son baratos, fácilmente disponibles y fáciles de diluir.

Cuando se trata de la industria para el cuidado de la piel, todo se vale. El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en inglés) estima que el 99 por ciento de los productos para el cuidado de la piel contienen más de un ingrediente que nunca ha sido evaluado para tu seguridad. Es una industria auto-regulada,  una industria que opera sobre el “sistema de honor” pero tienen una multitud de jugadores deshonrados.

Así que tienes que ser meticuloso y tener conocimiento de cómo leer las etiquetas para saber lo que se está aplicando.

Puedes tomar el control de la salud de tu piel

Recuerda, tu complexión es un reflejo de tu salud en general. No olvides incorporar estos factores esenciales en tu plan de eliminación de acné:

  • Azúcares y Granos: Este es probablemente el paso más importante que puedes tomar para mejorar tu salud de la piel. Si puedes eliminar todos los azúcares y los granos por un par de semanas existe una alta probabilidad de que notes una mejoría rápida en tu cutis.
  • Agua: Bebe abundante agua fresca y pura todos los días. Hidratarse facilita el crecimiento celular y la regeneración, la eliminación de los desechos, y quita las células muertas de la piel. La hidratación también mejorará tu tono de piel. Todos los días, bebe agua suficiente para que su orina sea de color amarillo pálido. Si tu orina es de color amarillo brillante, es probable que tengas que beber más agua.
  • Ejercicio: Un plan de ejercicio de alta intensidad le ayudara a tu cuerpo a eliminar toxinas, incluyendo las toxinas de los poros de la piel. Además, el ejercicio es de vital importancia para todos los demás aspectos de tu salud. Si puedes tener acceso a una sauna de luz infrarroja, esto puede ser útil, porque entre más sudes más toxinas indeseadas y contaminantes desecharás a través de tus poros.
  • Sueño: ¿Sabías que una noche de sueño reparador puede disminuir el estrés y ayudarte a limpiar tu piel? El tiempo para que tu cuerpo sane y se reconstruya es por la noche mientras duermes, y esto incluye la piel. El sueño es también necesario para la buena energía y humor.
  • Adecuado equilibrio de las bacterias: Esto es especialmente importante si has estado tomando antibióticos, porque los medicamentos matan indiscriminadamente las bacterias beneficiosas en el intestino, sin la cual no se puede tener un sistema inmune fuerte. Puedes restablecer tu equilibrio bacteriano mediante la ingesta de un suplemento probiótico de alta calidad, y mediante la incorporación de alimentos naturalmente fermentados en tu alimentación.
  • Vitamina D: Este es un nutriente importante crucial para mantener una respuesta inmune sana, la mayoría de las personas tienen deficiencia de la vitamina D. Sin la vitamina D adecuada, tu cuerpo no puede controlar la infección de la piel o en otros lugares. La exposición de grandes áreas de tu piel a una cantidad adecuada de luz solar es la mejor manera de optimizar tus niveles de vitamina D, o la utilización de una cama de bronceado segura. Debes exponer tu piel hasta que empieces a tener un color rosa, lo que indica que has generado la cantidad óptima de vitamina D para el día.

Si cambias tu dieta y estilo de vida de la manera que se recomienda, podrás tener una mejora significativa en la salud y en la apariencia de tu piel. Además, las mismas estrategias conducirán a mejoras en tu salud en general, así como un alivio económico debido a la eliminación de medicamentos caros contra el acné que no ofrecen ninguna solución real ni duradera a los problemas de la piel.

Recuerda que los cambios de estilo de vida no son una “solución rápida”, pero a largo plazo, cosecharás premios duraderos.

Investigación y redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock