Psicología Relaciones de pareja

La posición en que duermes con tu pareja dice mucho de la relación

Pareja en la cama

Debido a que tu mente subconsciente controla la forma en que duermes con tu pareja, el lenguaje corporal a la hora de dormir, puede ser una manera que puede ayudar para evaluar lo que está pasando en tu relación – incluso si no puedes no articulas esas cosas mientras estás despierto, dice Patti Wood, un experto en lenguaje corporal con más de 30 años de experiencia y autor de “Señales de éxito, una guía para leer el lenguaje corporal”.

Por supuesto, siempre hay excepciones – si eres y siempre has sido un pateador a la hora de dormir, no puedes culpar a tu pareja de dormir lejos de ti. Pero cuando la posición para dormir de tu pareja cambia de repente, utiliza estas pistas para descifrar lo que significa:

De “cucharita”

pareja durmiendo cuchara
En esta posición, tu pareja te envuelve de tal manera que se siente al mismo tiempo íntimo y seguro. Debido a que se trata de una serie de contactos que involucran genitales, es una posición muy vulnerable a la intimidad, pero dice:” Yo confío en ti”.

Cuando tú eres la “cuchara grande”

Pareja durmiendo cucharita
Esto dice que eres protectora con tu pareja y tal vez incluso un poco posesiva.

De “cuchara” separada

Pareja durmiendo en la cama

Nuevas parejas tienden a tener el contacto más físico en la cama, pero cuando la novedad de compartir la cama desaparece, es común volver a las posiciones que te hacen sentir más cómodo y producir una mejor calidad del sueño, dice Paul Rosenblatt, autor de “Dos en la cama: el sistema social de compartir la cama en pareja”. A veces, eso significa “cucharear” a unas pulgadas de distancia. Es como la cuchara grande diciendo: “Te tengo detrás, puedes contar conmigo”, pero no es tan íntimo como “cucharear” más cerca.

Tu compañero acuna tu cabeza en su pecho

Pareja durmiendo pecho

Posiciones como dormir boca arriba indica la confianza y seguridad en sí mismo. Cuando tu pareja duerme de espaldas, con tu cabeza en sus brazos, dice: “Yo tengo el poder y lo estoy usando para protegerte”. Cuando, a su vez, te encuentras con tu pareja en posición fetal, muestras dependencia de él. Si duermes con tu cabeza en su pecho y el resto de tu cuerpo tendido, envías el mensaje de que quieres tomar decisiones por ti misma.

No dejes de leer:
¿Funcionan las relaciones a distancia?

De frente los dos

Durmiendo en pareja en la cama

Las posiciones de cara a cara, es un intento inconsciente de estar mirando a tu pareja toda la noche. Si tu pareja de repente empieza a mirarte, hay una buena probabilidad de que se sienta distante y quiere conectar, o tiene hambre de más intimidad – especialmente si presiona tu pelvis contra la suya.

Duermen de estómago

gallery_nrm_1419895396-la3833-007

Debido a que dormir sobre el estómago protege la parte frontal del cuerpo, esta es una de las posiciones que podría ser un signo de ansiedad, vulnerabilidad y falta de confianza para la intimidad. A menos que haya problemas de espalda o cuello, la gente tiende a estar en esta posición en cama, ya que no quieren o tienen miedo de enfrentarse a sus emociones Si tu pareja de repente empieza a dormir boca abajo, puede adular a quererse sentir más protegido.

Duermen en los lados opuestos de la cama

pareja durmiendo separada

Esto dice que eres independiente o tienes un deseo de ser más independiente. Sin embargo, posiciones en la cama como ésta también podría ser una señal de alerta de que algo no está bien, quizás significa estrés en el trabajo o un secreto indecible.

Dicho esto, muchas personas comienzan acurrucándose para calentar o mostrar afecto, entonces gravitan hacia los lados opuestos de la cama por un motivo al azar – que podría ser debido a que su pareja tiene las uñas afiladas, patadas durante el sueño, o se mueve demasiado, o porque se excitan cuando duermen piel con piel.

También digno de mención es que: Algunas parejas de hecho se llevan mejor cuando dejan de intentar acurrucarse toda la noche – probablemente debido a que puede permitirles dormir más profundamente y sin interrupción, lo que mejora sus interacciones al día siguiente.

No dejes de leer:
Repercusión del estrés sobre la piel

Si no te gusta tener contacto mientras duermes, programa 15 minutos en la mañana o en la noche para acurrucarse y a su vez fortalecer su relación.

Duermen de espaldas pero tocándose el trasero

Pareja durmiendo de espaldas

Esta posición sugiere que son una pareja que confía que aprecia su propio espacio: estar a espaldas entre sí alude a la capacidad y el deseo de ser independiente, mientras que un pequeño contacto muestra todavía que quieren mantenerse en contacto íntimo.

Por si sirve de algo, mucha gente prefiere dormir así para evitar los respiros de cara a cara. Así que, esta es una categoría de las posiciones en la cama que podrían significar que estás enfermo y cansado de los ronquidos de tu pareja (no su propio compañero).

No se tocan nada pero las piernas y pies

Pareja tocándose los pies en la cama

Los pies son la parte más honesta del cuerpo, bajo el control menos consciente. Si tu pareja juega contigo con los pies en la cama, significa que él anhela una conexión emocional o íntima.

Duermen con los pies y brazos entrelazados

face-each-other
Posiciones en la cama de esta manera, es decir, cuando duermes con los brazos y las piernas enredadas, es probablemente una señal de que no consiguen lo suficiente el uno del otro – incluso mientras duermen. Significa que sus vidas están entrelazadas, que funcionan como un par. Probablemente son de los que completan sus frases y cuidan el uno del otro.

Duermen a diferentes distancias de la cabecera de la cama

gallery_nrm_1419894305-157743133_copy_2

Las personas que duermen más cerca de la cabecera tienden a sentirse más dominantes y con confianza, mientras que aquellos que ponen sus cabezas más lejos podrían ser más serviles y tienen menor autoestima. Las parejas que duermen con sus cabezas en el mismo nivel están en la misma página. Las cabezas que se tocan son aún mejores: Es una señal de que son muy afines y saben lo que está pasando en la cabeza del otro.

Una investigación y redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock