Alimentación Hierbas Medicina natural Salud

Las propiedades medicinales del Diente de León y usos en la cocina y la salud.

Hierba diente de león

Aunque mucha gente ve al diente de león, como una hierba molesta, muchos herbolarios consideran que es una hierba valiosa como alimento y medicina. El diente de león es rico en vitamina A, B, C y E, así como en minerales tales como hierro, calcio, potasio y zinc. Cientos de especies de diente de león crecen en las regiones templadas de todo el mundo.

Todas las partes del diente de león común son comestibles. Las hojas jóvenes se han utilizado en ensaladas o se sirven caliente como un vegetal cocido – festoneado, al horno o añadido a platos de carne o sopas. También se pueden mezclar en una licuadora con jugo de tomate para hacer una bebida fría rica en vitaminas. Las hojas más viejas o las hojas que crecen en el sol son mucho más amargas. Este amargor se puede reducir con el crecimiento de la planta de forma ausente al sol o hirviendo las hojas en por lo menos 2 cambios de agua. Las raíces (de preferencia desenterrado en la primavera o el otoño) se han utilizado como un vegetal cocido (similar a la chirivía). Ellos tradicionalmente han sido pelados, cortados y cocidos en dos cambios de agua con una pizca de bicarbonato de sodio.

Las raíces del diente de león también se pueden utilizar en ensaladas crudas, o puede ser secado, asado lentamente hasta conseguir un color marrón oscuro, para hacer un sustituto del café. Los pétalos de flores producen un delicado vino aromatizado, de color amarillo pálido. También puede hacer una linda adhesión para panqueques. Los brotes sin abrir se pueden comer en ensaladas crudas, cocidas en panqueques y buñuelos o en escabeche. Las semillas masticables se comen como un aperitivo, en forma de harina o utilizada para cultivar las semillas germinadas.
Ver aquí receta de Cómo hacer una limonada de Diente de León.

No dejes de leer:
Por qué demasiada azúcar no favorece al corazón

El Diente de león es también una de las mayores fuentes de vitamina K1 . Su raíz y las hojas se recomiendan como un laxante suave que también estimulan la micción, la salivación y la secreción de jugos gástricos y biliares, mejora el apetito y, en general todo el sistema. Se ha utilizado para tratar el hígado, el tracto urinario y problemas digestivos, disminuir la presión arterial, reducir la inflamación, también tienen efectos anti-microbianos (contra la Candida albicans, en particular) y ayuda en la pérdida de peso. También contiene la inulina azúcar, que se dice que es un estimulante del sistema inmune. Históricamente, las flores de diente de león se usaban para tratar la ictericia y otras enfermedades del hígado, tal vez debido a su color amarillo. Recientemente, se ha demostrado que contienen grandes cantidades de lecitina, que se ha demostrado para prevenir la cirrosis en los chimpancés. El jugo lechoso, aplicada 3 veces al día durante 7-10 días, podría  contribuír en eliminar las verrugas.

Otros usos

Las hojas de diente de león pueden utilizarse como un sustituto de hojas de morera para alimentar gusanos de seda. Las flores producen un colorante amarillo, y las raíces dan un color magenta. Al recoger los dientes de león asegúrese siempre de que no recoge la planta de un área que podría haber sido rociadas con herbicidas. La savia lechosa puede causar erupciones en la piel sensible.

No dejes de leer:
La verdad detrás del Azúcar: el dulce ladrón de la vida. (Parte 6)

Poco a poco estamos volviendo a conectar con el conocimiento que una vez conocimos. Usemos las enseñanzas del pasado, así como nuestros instintos e intuiciones para guiar nuestro camino. Hay un propósito para todo. Vamos a llevar nuestra conciencia de regreso a esta comprensión.

Investigación y redacción: Vida Lúcida