Consejos Salud

Porqué deberías tomar un vaso de leche con miel antes de dormir

Además de ser una bebida deliciosa, beber leche con miel antes de acostarte puede ayudarte a dormir mejor y además mantener tu cuerpo en óptimas condiciones. Sigue leyendo para descubrir todas sus ventajas.

mujer-bebiendo-un-vaso-de-leche-con-miel

La miel aporta grandes beneficios para la salud al igual que la leche, ayudando a cuidar nuestra piel y mejorando su aspecto, y en conjunto es cuando tienen mayores beneficios. Es indispensable que la miel sea orgánica y pura, con ello nos aseguramos resultados fantásticos para nuestro bienestar.

Propiedades de la miel

propiedades-de-la-miel

Gracias a las propiedades antibacterianas, antioxidantes y antifúngicas que posee la miel, podemos usarla para tratar desde problemas respiratorios, a problemas de estrés y ansiedad, siendo un poderoso calmante natural.

Propiedades de la leche

Por otra parte, la leche posee muchas vitaminas como la vitamina A, B Y D, indispensables para el organismo, a su vez, también posee minerales y está llena de proteínas, calcio y ácido láctico. Ahora imagina como en conjunto pueden funcionar y todos los aportes que le pueden dar a tu organismo. Debes asegurarte de conseguir un tipo de leche orgánico, sin antibióticos ni hormonas.

Beneficios de tomar un vaso de leche con miel

tomar-un-vaso-de-leche-con-miel

Haremos un pequeño repaso para conocer los beneficios de ambos ingredientes en conjunto:

Protección de la piel

Debido a las propiedades que ayudan a purificar el organismo y que están presentes en ambos ingredientes, se pueden potenciar cuando se combinan en una bebida que ha sido elaborada desde épocas antiguas, cuando las abuelas atendían a los nietos para ayudarles a conciliar mejor el sueño.

No dejes de leer:
10 consejos para empezar y terminar el día con alegría

En especial, un vaso de leche con miel puede darle un brillo espectacular a la piel, y como un dato extra, también se puede usar de manera externa para hacer un baño de leche y miel.

Mejora la digestión

La miel ha es uno de los más efectivos prebióticos que podemos encontrar, y es sabido que los probióticos son bacterias que favorecen nuestra flora intestinal, promoviendo la buena digestión de las comidas, por ello también se recomienda un vaso de leche con miel después de una ingesta abundante, para mejorar la digestión.

Para tener huesos más fuertes

beneficios-de-la-leche

Tenemos por un lado la fuente calcio que es la leche, y por el otro la miel, que sirve como un transporte de esos nutrientes para que el cuerpo pueda absorber mejor el calcio, por lo tanto, es una combinación fantástica para que nuestros huesos se vuelvan más fuertes y sanos. Podemos considerar que es una manera de aliviar la inflamación en articulaciones y problemas óseos como la osteoporosis.

Aumenta la resistencia física

Esta simple bebida puede resultar impresionante para mejorar nuestro rendimiento físico. Tomar por la mañana un vaso de miel con leche nos brinda las proteínas y carbohidratos que necesitamos para impulsar nuestro cuerpo, además de servirnos para impulsar el metabolismo.

No dejes de leer:
10 signos que presentan los celiacos

Evitar el Insomnio

Uno de los más prácticos remedios para aliviar el insomnio y mejorar el descanso es mediante el consumo de esta bebida, sin embargo, hay otras razones por las cuales resulta tan efectiva la combinación de miel y leche. El azúcar presente en la miel estimula el triptófano mediante el aumento controlado de la insulina, por lo tanto, es un estimulante de la serotonina, lo que ayuda en gran medida a sentirnos más relajados y conseguir un mejor descanso.

Poderosas propiedades antienvejecimiento

Al combinar la leche con la miel aprovechamos aún más sus propiedades antioxidantes, con los cuales podemos hacer frente a los radicales libres, los cuales pueden ser perjudiciales para el organismo y para el aspecto de nuestra piel. Cuando el cuerpo está más libre de los radicales libres se puede conservar una piel limpia y con elasticidad, evitando la formación de arrugas profundas, manchas de la edad y otras irregularidades en la piel.