Consejos Salud

Porqué debes activar nueces y semillas y cómo hacerlo

Los frutos secos y semillas están llenas de nutrientes, grasas saludables y fibra, y si no son ya una parte de tu dieta, debed considerar definitivamente agregarlos. Con ellos puedes hacer aperitivos fáciles, deliciosos y satisfactorios, y pueden dar una enorme carga de nutrientes esenciales a comidas y licuados que los carecen. Si ya las comes regularmente, o si quieres empezar a hacerlo para aprovechar sus enormes beneficios nutrimentales, no olvides activar nueces y semillas de la manera correcta. Si no sabes qué significa eso, sigue leyendo para conocer todo sobre este proceso.

activar nueces

Porqué debes activar nueces y semillas y cómo hacerlo

Si comes nueces tostadas, considera cambiar a crudas y secas. Por desgracia, durante el proceso de tostado, los aceites naturales en las nueces (almendras, nueces de castilla, pacanas, nueces de brasil, nueces de cedro, etc.), a menudo se vuelven rancios y esto puede dar lugar a diversos problemas de salud.

Muchas empresas utilizan aceites baratos para asar sus nueces y semillas, también. Para preservar la integridad de tus nueces, sin sacrificar el sabor tostado delicioso, debes comprarlas crudas y asarlas tú mismo, asegurándote de comerlas tan pronto como sea posible (pero esperar a que se enfríen antes de hacerlo). A eso se le llama activar nueces y semillas, y lo estarás haciendo de la manera correcta.

¿Por qué deben activarse las nueces y semillas?

Para sacar el máximo provecho de todo lo que los frutos secos tienen que ofrecer, primero debes remojarlas durante varias horas o durante la noche en un proceso conocido como activación.

Los frutos secos y semillas contienen algo llamado ácido fítico – la forma en que las plantas almacenan fósforo. Éste se une a minerales como el hierro, zinc, magnesio, calcio y manganeso en el tracto digestivo, lo que hace que no estén disponibles para nosotros.

No dejes de leer:
Remedios naturales para quitar el hipo

Si consumimos demasiados alimentos que contienen ácido fítico sobre una base regular, corremos el riesgo de desarrollar deficiencias de minerales y, potencialmente, la osteoporosis. Si comes unas cuantas nueces aquí y allá, esto probablemente no te afectará, pero si eres alguien que come puñados al día, entonces deberías considerar la activación de tus nueces.

Algunos animales tienen fitasa en sus cuerpos, la enzima que rompe el ácido fítico, pero por desgracia no la tienen los humanos. Afortunadamente, nosotros tenemos las herramientas a nuestra disposición para recrear esta enzima para así poder obtener de manera efectiva todos los nutrientes y minerales que estos frutos secos y semillas tienen que ofrecer.

El remojo, el germinado, y/o fermentación de los frutos secos y semillas, ayuda a neutralizar el ácido fítico.

Las nueces y semillas también contienen inhibidores de la enzima

Los inhibidores enzimáticos se producen de forma natural, previniendo que las nueces y semillas germinen prematuramente. En la naturaleza, las nueces y semillas pueden permanecer latentes durante mucho tiempo a la espera de las condiciones de germinación ideales – el calor y la humedad. Los inhibidores obstruyen y esencialmente desactivan el sitio activo de una enzima, por lo que las nueces no germinadas pueden ser difíciles de digerir.

El remojo y la activación de las nueces y semillas disminuye el ácido fítico y esencialmente apaga sus inhibidores de la enzima, haciendo a las enzimas disponibles para nosotros. Remojar las nueces le dice a las mismas que es el momento de germinar para que puedan apagarse estos elementos y comenzar el proceso de germinación.

No dejes de leer:
5 Maneras de tomar suficiente agua durante el día

activar nueces y semillas

Cómo activar nueces

  1. Si comes una gran cantidad de estos frutos secos, puedes ahorrar tiempo mediante la activación de tus nueces y semillas en grandes lotes, aunque se puede hacer esto a diario, si lo prefieres.
  2. Vierte 2 tazas de tus nueces favoritas o semillas en un recipiente grande (con excepción de las semillas de cáñamo y de chía, que están muy bien por su cuenta).
  3. Cubrir tus frutos secos con agua filtrada y 2 cucharaditas de sal marina. Asegúrate de que están completamente sumergidos con aproximadamente 2 pulgadas de agua por encima de ellas.
  4. La mayoría de las nueces y semillas se deben empapar entre 7-12 horas, a excepción de las nueces de la India, que tienen con entre 3 y 5 (y si se dejan más tiempo se harán viscosas) y las almendras, que pueden tardar 12-14.
  5. Después del remojo, colar el exceso de agua y enjuagar.
  6. Si tienes deshidratador. Coloca las nueces en los bastidores del deshidratador, si no, puedes utilizar bandejas para hornear en un horno y secar las nueces lentamente a 150 grados F o 65 grados C. El tiempo de secado variará entre las nueces.
  7. Cuando están completamente secas, las nueces y semillas, almacénalas en un recipiente hermético en el refrigerador. A menos que pienses en comerlas ese día, asegúrate de que estén completamente secas, de lo contrario, se echan a perder rápidamente.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock