Hierbas Medicina natural Salud

Propiedades medicinales del anís

beneficios del anís

La planta de anís que no es muy alta pero si muy aromática, se originó en el Medio Oriente. La cultivaron los antiguos egipcios. Las delicadas flores amarillas y blancas del anís posee aromáticos frutos de color gris (llamados semillas), de un gusto cálido y dulce.

Las semillas del anís se recolectan a fines del verano y hasta el otoño, después de la floración. Una vez secas, deben guardarse en un lugar oscuro y seco. Se les extrae el aceite esencial de anís, que se usa en muchas preparaciones farmacéuticas, medicinas herbales, alimentos y bebidas.

Componentes de las semillas de anís

Las semillas de anís contienen entre 1 y 6 por ciento de aceite esencial. Hasta el 90 por ciento del aceite es anetol, que da al anís su aroma distintivo. Otros de sus componentes son las cumarinas, entre ellas el bergapteno, los flavonoides y los esteroles.

Cuáles son los beneficios del anís

propiedades del anís
Desde hace mucho el anís se usa en remedios contra la indigestión, hinchazones, eructos, cólicos infantiles y flatulencia. El anís debe su eficacia ante todo a su acción antiespasmódica, la que se cree  mitiga los dolores menstruales. Incrementa la secreción de fluidos en el intestino, estimulando la digestión.

Cómo cultivar el anís

Siembra las semillas nuevas a principio de primavera. El anís es una planta resistente que gusta del sol o una sombra tenue, y suelo permeable, arenoso, algo alcalino y enriquecido con composta.

No dejes de leer:
Cómo escoger y tomar el café para beneficios de salud.

Beneficios del anís para el cuerpo

El anís tiene propiedades expectorantes; es útil, pues, contra la bronquitis. Se ha estudiado en animales su acción expectorante y su constituyente activo, el anetol; los resultados aparecen en las Monografías Europeas de los Usos Medicinales de las Plantas. En ellas se mencionan también estudios de las propiedades antibacterianas, antifungales e insecticidas de su aceite esencial.

Para eliminar los piojos

De manera externa, el aceite diluido puede aplicarse para eliminar los piojos del cuero cabelludo y como ungüento para tratar la sarna. Se cree que las semillas de anís son moderadamente estrogénicas y desde tiempo atrás se han usado en la medicina tradicional para facilitar el parto, estimular la producción de leche en las madres y regular la menstruación.

Aumento del libido

También se la atribuye que intensifica la libido en hombres y mujeres. En un estudio publicado en le Journal of Ethnopharmacology, en 1980, se demostró que a algunos de los compuestos a base de anetol se debían mucho de los efectos miméticos de las hormonas.

Anís para tratar problemas digestivos y de tos

La infusión preparada con anís es muy beneficiosa para eliminar la tos de manera natural. Ya que ayuda a tratar problemas relacionados con las vías respiratoria ya que ayuda a desinflamarlas y sirve como desintoxicante.

No dejes de leer:
Banana: fruta extraordinaria para consumir diariamente

Para cólicos intestinales

Debes cocer el anís en 250 ml de leche; deja a fuego lento durante 10 minutos antes de colar. Bébelo dos o tres veces al día después de las comidas. Esta preparación no conviene a quienes padecen intolerancia a la lactosa, en especial infantes.

Si persisten los síntomas, consulte a un especialista.

Precauciones

  • No tomes al mismo tiempo suplementos de hierro y anís.
  • Si estás embarazada o lactando, no consumas cantidades mayores de lo que consumiría en una comida normal.
  • No tomes baños de sol mientras consume anís, pues esto te podría causar sensibilidad a la luz solar.
  • Las dosis altas de aceite esencial de anís pueden causar náuseas y vómito.
  • Evita usar cremas y lociones que contengan semillas de anís, en caso de que tenga piel inflamada o padezca alguna reacción alérgica.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida