Mujer Salud

¿Qué tanto sabes de la copa menstrual?

Puede que muchas mujeres no sepan siquiera de la existencia de la copa menstrual, y la otra parte tal vez ha escuchado un poco pero no tiene idea en realidad de cómo funciona o cómo se usa.

qué es la copa menstrual y como se usa

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente que se inserta en la vagina durante el periodo menstrual para depositar el flujo. Se usa muy parecido a un tampón, pero con la diferencia que la copa no absorbe el flujo sino que queda contenida en el interior de la misma hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido.

Esto no es un invento nuevo. En realidad las copas menstruales comenzaron a usarse durante el siglo XIX y en 1930 comenzaron a producirse de forma industrial. La razón por la que muy pocas mujeres conocen de su existencia, se debe a que desde esos tiempos, y aun hoy día, hay muchos prejuicios cuando se trata de la manipulación de los genitales, lo cual parece contradictorio en este siglo, cuando el sexo se vende cada vez más.

Otra razón es el bombardeo publicitario de las compañías de toallas sanitarias y tampones, frente a la poca publicidad que tiene la copa menstrual.

¿De qué está hecha?

copas menstruales

Puede encontrarse de varios materiales, todo depende del fabricante. Sin embargo, la más común y la más vendida es la de silicón de grado médico, que es el mismo material que se usa para los implantes de mama.  También hay de látex, de igual forma todos de uso médico para impedir la acumulación de bacterias. La copa puede durar de unos 5 a 10 años, con el adecuado mantenimiento.

Las copas menstruales se consiguen en diferentes tamaños, formas y colores. Depende más que todo de la compañía que lo fabrique, pero hay algunas que incluso las venden por tallas. El modelo más común y sencillo trae un pequeño tallo para facilitar la extracción.

No dejes de leer:
Mujer: ¿Usas tampones y toallas sanitarias comerciales?

¿Cómo se usa la copa menstrual?

cómo uso la copa menstrual

La copa menstrual se dobla y se inserta en la parte baja de la vagina, aunque no tan profundo como los tampones. Una vez dentro esta, se abre y acumula el flujo menstrual, en lugar de absorberlo, y ocupa un diámetro parecido al del tampón extendido.

Si la copa se coloca bien, no duele ni causa ninguna molestia al usarla. Solo hay que dejar que el cuerpo se habitúe a tener dentro algo que no le pertenece, tal y como pasa con los tampones. Es muy cómoda y no implica ningún tipo de riesgos, ya que siempre se mantiene en su lugar hasta el momento de la extracción y no altera el pH de la vagina, razón por la cual no produce infecciones.

¿Cómo se retira?

La copa se retira preferiblemente durante la ducha para que no haya derrames desagradables, y luego se lava muy bien. Puedes durar hasta 12 horas con la copa menstrual puesta, aunque esto siempre depende de que tanto flujo tenga la persona.  Se puede dormir con la copa, nadar con la copa, hacer ejercicio, malabares, etc.

Si eres amante del reciclaje, de la vida al aire libre y de los productos “verdes”, entonces la copa es el producto ideal para ti. En la web hay muchísimos videos e información disponible sobre el uso, pros y contras de la copa menstrual, por lo cual sólo queda de ti comenzar este camino, y ver si esta es la opción que más se adapta a tus necesidades.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: Shutterstock