Probióticos hechos en casa: Cómo hacer Ketchup lacto-fermentada.

Los condimentos comerciales suelen ser algunos de los peores alimentos que come la gente, ya que tienden a estar repletos de aceites vegetales dañinos: el aceite de canola, aceite de soja, aceite de semilla de algodón, aceite de maíz, y más. Por no hablar del todo del azúcar, emulsionantes, colorantes y conservantes que son añadidos en los probióticos comerciales.

Receta para hacer probióticos caseros

Hacer tu propio probiótico es una gran idea para saber exactamente lo que está pasando con ellos. Y no es tan difícil teniendo en cuenta que los condimentos suelen ser usados ​​con moderación y habitualmente en el hogar. Puedes hacer un lote de vez en cuando y te durará años.

Fermentando tus condimentos

Así que ¿por qué no llevarlo un paso más allá y fermentar tus condimentos?

Todas estas recetas fermentadas se hacen con un poco de suero (la parte acuosa de la leche que se ha separado de la cuajada de la leche) para ayudar a fermentar los alimentos. El suero se hace por goteo con yogur, kéfir o leche agria través de una gasa. Si no tienes esto o piensas que es demasiado trabajo,  se puede utilizar el jugo de chucrut hecho en casa, para fermentar. Puedes consultar cómo hacer Chucrut y obtener su jugo.

Ketchup Lacto-fermentado

Preparación de un probiótico casero border=

Ingredientes:

  • 12 oz de pasta de tomate (si es orgánico mejor) (sin sal);
  • 1/4 – 1/8 de taza de agua;
  • 1/8 taza de suero de leche (o agua);
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana;
  • 1/4 cucharadita de mostaza en polvo ( podrías utilizar mostaza dijon, si no tienes en polvo);
  • 1/4 cucharadita de canela;
  • 1/8 cucharadita de clavo;
  • 1/8 cucharadita de pimienta de Jamaica (allspice);
  • 1/8 cucharadita de pimentón;
  • 1/2 cucharadita de sal (sal de grano o marina);
  • 1/4-1/3 de taza de miel (Incluso se puede añadir un poco de melaza).
Te puede interesar:
Deliciosos Muffins con harina de coco, zanahoria, calabaza y especias

Instrucciones:

En un tazón mediano, mezcla todos los ingredientes. Vierte la salsa en un recipiente de almacenamiento. Tapa y deja reposar a temperatura ambiente durante dos días. Luego se debe almacenar en la nevera.

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.