Viñedo orgánico, 11 pasos para cultivarlo en el patio

Cada vez más personas recurren a la jardinería en el patio trasero con miras a cultivar sus propios cultivos y volverse más autosuficientes. Un área que ha visto un gran crecimiento es el viñedo orgánico. Tener un viñedo a pequeña escala es un poco diferente a cultivar unos pocos racimos de uvas de mesa, aunque las prácticas son similares.

cultivar un viñedo en el patio

El proceso es inicialmente laborioso, ya que tendrás que elegir un lugar, preparar el suelo y colocar las estructuras que apoyarán el viñedo, pero si se cuida mucho durante estos pasos, el resultado final valdrá la pena.

Dicho esto, cultivar un viñedo en tu patio no es tan desalentador como puede parecer. Cualquier trabajo de amor requiere una cierta cantidad de investigación y trabajo. Si bien hay muchos libros en el mercado que pueden ayudarte con este esfuerzo, sería mejor que dediques tu tiempo a hablar con otros productores locales, y aprender qué obstáculos han enfrentado y qué trucos han aprendido. Un viaje hacia los agricultores locales también puede ser invaluable, ya que tendrás información sobre los tipos de uvas que crecen mejor en tu área. También tendrás información sobre cómo tratar las plagas y enfermedades locales.

Cultivando un viñedo orgánico

Si tu plan es hacer de tu viñedo algo realmente ‘bien hecho’ en aras de comercializar tu producto en el mercado local orgánico, consulta con la legislación de tu propia localidad para averiguar qué constituye lo orgánico en tu región. Un viñedo se someterá a un proceso de prueba y aprobación antes de que se pueda otorgar una certificación orgánica.

En términos generales, deberás evitar el uso de productos sintéticos, como fertilizantes, suplementos para el suelo, pesticidas, herbicidas y antibióticos. El suelo donde crece tu viñedo tendrá que estar libre de estos productos prohibidos durante 3 años o más, ya que estos productos químicos pueden dejar residuos de larga duración en el suelo.

No se pueden utilizar semillas modificadas genéticamente y tendrás que mantener registros detallados de tus métodos de producción y ventas. Si estás cultivando otros cultivos no orgánicos, estos deben estar separados de tus cultivos orgánicos. Para obtener la certificación orgánica, se lo someterá a pruebas y recertificaciones periódicas para asegurarse de que aún sigue las prácticas orgánicas. Esta puede ser una práctica costosa y que consume mucho tiempo para el jardinero de patio trasero.

Cultivando un viñedo sostenible

Similar a las certificaciones de cultivo orgánico, pero menos rígida, es la opción de crecer de manera sostenible. Esto puede ser más adecuado para la mayoría de los viñedos de traspatio ya que no hay una definición legal o un proceso de certificación involucrado. Los métodos orgánicos aún se pueden utilizar, pero un viñedo sostenible también incorpora prácticas de conservación de agua y energía, además de permitir que el propietario haga elecciones sobre lo que funciona mejor en su viñedo.

11 pasos para comenzar tu propio viñedo de patio trasero

1. Elegir una ubicación

Hay muchas cosas que tienen que ver con la elección del lugar correcto para tu viñedo. El factor más importante es que toda la viña pueda recibir al menos 8 horas de luz solar cada día. Busca obstáculos tales como árboles, setos y edificios que puedan impedir este requisito. Sin las 8 horas de sol, las plantas no prosperarán y las uvas serán menos y de calidad inferior. Si bien las vides en tu viñedo orgánico de traspatio pueden crecer bien en un terreno montañoso, hará que la cosecha, la poda y el mantenimiento sean más difíciles. Intenta elegir un terreno plano para facilitar el cuidado de sus plantas.

2. Revisar el suelo

Las uvas no son demasiado particulares sobre el suelo en el que crecen, pero para aprovechar al máximo su viñedo orgánico, querrás ver el tipo de suelo y su pH. Las vides prefieren un suelo neutro. Eso es un suelo con un pH de alrededor de 7. Puedes cavar un hoyo en el área donde tienes la intención de plantar y luego raspar los lados del hoyo.

Colócalo en una cremallera de plástico, bolsa tipo sándwich. Un kit de prueba de suelo doméstico puede informarte rápidamente cuál es su nivel de pH o puedes comunicarte a la oficina de extensión agrícola para obtener recomendaciones sobre un laboratorio local de análisis de suelo. Una vez que tengas los resultados, pregunta por recomendaciones sobre cualquier tratamiento de suelo que puedas necesitar para alinear el pH del suelo con lo que necesita.

También querrás evitar suelos muy cargados de piedra o de tipo arcilloso, ya que las uvas no tienen un buen desempeño en estos suelos. Si el área ha sido capaz de producir una vegetación saludable en el pasado, es probable que tus vides estén bien.

3. El tamaño de la viña

El tamaño de cualquier viñedo de traspatio orgánico es subjetivo, pero recuerda que se necesitan bastantes uvas para hacer una sola botella de vino. Tomará aproximadamente 120 cepas para producir suficiente vino para llenar un barril de 60 galones. Para alcanzar este volumen, necesitarás un área de aproximadamente 15 x 15 metros que cumpla con las condiciones de sol y suelo descritas anteriormente.

4. Elige la variedad de uva

Para elaborar vino, deberás elegir una o dos variedades de uvas que desees cultivar. El factor más importante para considerar aquí es el clima donde crecerán tus uvas. En lugares donde la temporada de crecimiento es más fresca con temperaturas promedio de 10 – 15 grados centígrados, las uvas Riesling salen bien. A la inversa, en climas más cálidos, donde las temperaturas promedio son 30 – 35 grados C, las Cabernets y Zinfandels son mejor. En climas moderados donde las temperaturas oscilan entre 15 – 30 grados centígrados, es probable que la Merlot, Cabernet o Chardonnay prosperen.

5. Instala el sistema de enrejado de tu elección

Un enrejado es un soporte estructural para la vid. El tipo de enrejado que elijas dependerá de la ubicación, el tipo de suelo, los hábitos de crecimiento y el número de enredaderas y el espacio entre las plantas. El objetivo del enrejado es proporcionar a todas las vides acceso al sol durante las 8 horas que necesitan y un buen flujo de aire entre las vides.

Un enrejado estilo valla es el más popular entre los cultivadores de uva de traspatio. Permite que las vides se envuelvan fácilmente alrededor de los postes y rieles. La cerca debe proporcionar un amplio espacio entre los rieles y los postes para que a medida que la vid se enrolla alrededor de ellos, todavía tenga acceso a la luz solar y al agua. La poda y la cosecha se logran fácilmente con este diseño porque puedes trabajar desde ambos lados del enrejado.

Te puede interesar:
10 recetas de fertilizantes naturales para tus plantas

6. Abastecimiento de agua

Las vides necesitarán ser regadas regularmente. El agua de la manguera de tu jardín es suficiente en la mayoría de los casos, pero si lo que buscas es realmente orgánico, es posible que desees que se analice el agua. Un sistema de riego por goteo es la forma más eficiente y efectiva de asegurarse de que tu viñedo orgánico de patio trasero reciba la cantidad correcta de agua en el momento adecuado. Un sistema de riego por goteo entregará agua a las raíces donde más se necesita y dejará las vides y la fruta secas, evitando así los problemas de moho, hongos y podredumbre.

7. Planta tus viñas

El agujero para plantar tus nuevas vides es bastante universal en todos los tipos de uvas a aproximadamente 8 pulgadas de profundidad. El espacio entre las plantas es un poco más complejo. Teniendo en cuenta que las plantas necesitan espacio para crecer para que puedan recibir un buen flujo de aire y luz solar en todo momento, el único factor determinante es el tipo de suelo.

En una región seca y árida, las plantas pueden estar separadas por 1.20 a 1.80 metros en sus filas. Si el suelo es fértil y el clima es cálido con abundante agua, habrá un crecimiento más vigoroso y necesitará de 1.80 a 2.40 metros entre plantas en la misma fila. El espaciado de las filas tiene que ver con la maniobrabilidad y la preservación de esas 8 horas de sol. Si tu enrejado mide 1.80 metros de altura, por ejemplo, necesitarás un mínimo de 1.50 metros entre filas para evitar que una fila proyecte una sombra sobre la siguiente. Esta distancia también te permite tener libre movimiento entre las filas para fines de cosecha y mantenimiento.

8. Entrenamiento de las vides

Una vez que las vides están plantadas, el siguiente paso es entrenarlas para que crezcan en el enrejado. La vid necesita un tronco fuerte y recto y un sistema radicular sano. A medida que crece hacia el cielo, se pueden usar estacas de madera para sostener a la joven vid. Cortar brotes más débiles permitirá a la planta poner más energía para hacer que el tronco crezca recto y fuerte.

No ates el tronco principal a nada, ya que la cuerda o las ataduras de plástico pueden incrustarse en él a medida que crece. A medida que la vid llega a las líneas de la cerca, se pueden atar suavemente nuevos brotes a los rieles o cables para alentarlos a girar en espiral alrededor de los soportes. Una vez que se aferran, se pueden quitar las cuerdas o las ataduras de plástico.

9. Poda tus viñas

El primer año es el más importante para el viñedo de jardín orgánico cuando se trata de la poda. Esto es cuando se crea la conformación permanente. Las plantas nuevas generalmente vienen con 2 a 3 brotes activos. Algunos cultivadores prefieren dejar que la vid crezca naturalmente durante el primer año para que tengan más de una selección el año siguiente al momento de recoger las vides para mantener o podar.

Un posible inconveniente es que la planta puede volverse tupida durante el primer año y no obtener el aire y la luz solar adecuados. Usa la discreción al podar durante la primera temporada de crecimiento.

Durante el invierno, las enredaderas perderán todas sus hojas y quedarán inactivas. A partir de entonces, las vides se denominan cañas. Uno de estos será elegido para establecer el tronco principal. Aproximadamente un mes antes de que llegue la primavera, recorta la planta para que tenga solo 1 o 2 bastones fuertes. Asegura tu bastón de tronco al puesto de entrenamiento y recorta los brotes débiles o no deseados. Esta temporada, deberá dejar que se desarrollen de 4 a 6 brotes sanos.

Durante el período de inactividad del próximo año, recortarás estos bastones a solo 2 y los entrenarás horizontalmente a lo largo del alambre o riel de fructificación. Estas dos cañas deben producir de 8 a 10 brotes nuevos que deben entrenarse para los otros 3 cables o rieles. Potencialmente, estos podrían dar frutos en la siguiente temporada. Después de esto, solo tendrás que controlarlos para detectar daños o enfermedades y podar en consecuencia. Una buena poda debe hacerse aproximadamente una vez cada tres años después de eso.

10. Control de plagas y enfermedades

Las plagas y enfermedades variarán de una parte del país a otra. Durante los primeros años, antes de que comience la fructificación, esto no es demasiado problema. Ambos problemas se pueden resolver practicando un buen manejo del dosel. Todos los tallos, hojas y racimos de uvas que crecen a partir de las 2 cañas principales forman el dosel.

A lo largo del verano, querrás adelgazar y posicionar estos componentes para que toda la cubierta tenga un buen flujo de aire y reciba la cantidad adecuada de luz. Esto puede prevenir muchas enfermedades fúngicas que pueden afianzarse cuando las enredaderas están superpobladas.

Verifica con los productores locales y tu oficina de extensión las medidas orgánicas que puedes usar para combatir las poblaciones locales de insectos. Recuerda que no todos los insectos son malos. Deberás evaluar su presencia y determinar si su número es excesivo o está causando daños. Cuando se trata de aves, la malla sobre las vides puede proteger tu fruta.

11. Cosechando las uvas

Como nuevo productor de viñedos de traspatio orgánico, pasarán algunos años hasta que realices tu primera cosecha, pero esas primeras uvas dulces serán la recompensa por tus años de trabajo. Los bodegueros deben planear la recolección de racimos de uvas que estén completamente maduras y libres de enfermedades en las primeras horas de la mañana durante el mes de agosto.

Tendrás que mantener el recipiente donde pongas las uvas cosechadas libres de hojas, ramitas y otros restos que podrían dañar la fruta. Para poder obtener la cosecha al mismo tiempo, es posible que desees invitar a algunos amigos y familiares para que te ayuden. Almacena la cosecha en un lugar fresco y sombreado hasta que estés listo para hacer tu vino, si lo deseas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar