Alimentación sana Salud Vitaminas y Minerales

5 signos de que eres deficiente en Vitaminas

deficiencia de vitaminas caída de pelo

Cuando tu cuerpo está tratando de decirte algo por ejemplo, que eres deficiente en vitaminas, se puede ir a algunas longitudes extrañas. “Con la dieta actual de alimentos procesados, es fácil llegar a estar deficiente en vitaminas, ya sea por no comer lo suficiente de los alimentos adecuados o no absorber de manera adecuada debido a problemas digestivos”, dice la Dra. Susan Blum, fundadora del Centro Blum para la Salud y autora del libro El Plan de Recuperación del sistema inmunológico. “No puedes contraer una enfermedad, pero puedes terminar con problemas de funcionamiento, ya que las vitaminas son cofactores para todas las reacciones bioquímicas en el cuerpo. Las necesitamos para poder funcionar correctamente.” Este funcionamiento, deteriorado a veces puede manifestarse de maneras misteriosas.

Signos de que eres deficiente en vitaminas

Aquí hay cinco señales de advertencia inusuales que te dicen que eres deficiente en vitamina. Las buenas noticias: La mayoría se pueden corregir con dieta, una razón más para hacer de la nutrición una prioridad. Pero si las curas de alimentos no funcionan, asegúrate de verificarlo con tu médico.

1. Boqueras. Grietas en las comisuras de la boca

Deficiencia: hierro, zinc, y vitaminas del grupo B como la niacina (B3), riboflavina (B2), y B12. “Es común que si eres vegetariano no recibes suficiente hierro, zinc y vitamina B12”, dice Blum. Lo mismo ocurre si estás escatimando en proteínas esenciales constructoras de inmunidad debido a dietas.

La solución: Comer más salmón, atún, huevo, ostras, almejas, tomates secos, acelgas, pasta de sésamo, maní y legumbres como las lentejas. La absorción de hierro se ve reforzada por la vitamina C, que también ayuda a combatir la infección, por lo que estos alimentos se combinan con verduras como el brócoli, pimiento rojo, col y coliflor.

No dejes de leer:
Dieta para depurar la sangre naturalmente

2. Erupción cutánea roja en la cara (ya veces en otros lugares) y pérdida del cabello

Deficiencia: Zinc. Cuando la caída del cabello está directamente relacionada por la falta de zinc, suele haber otras manifestaciones que suceden en forma simultánea a la pérdida del pelo y que pueden servir de pista para confirmar que se trata de un problema alimenticio.
Por ejemplo, podemos mencionar que la falta de Zinc en el organismo produce caída de cabello, dificulta la cicatrización de las heridas, aparecen hematomas al menor golpe, la piel se presenta reseca y con erupciones frecuentes.
También está la deficiencia de la Biotina (B7), conocida como la vitamina del pelo. Mientras que tu cuerpo almacena las vitaminas liposolubles (A, D, E, K), no almacena más vitaminas B que son solubles en agua. Personas que trabajan los músculos, toma nota: Comer huevos crudos te hace vulnerable, debido a una proteína en los huevos crudos llamada avidina que inhibe la capacidad del cuerpo para absorber la biotina.

La solución: Comer alimentos que contengan zinc como la levadura de cerveza, las semillas de calabaza, los frutos secos, los cereales integrales, y lácteos sin pasteurizar. También cocina los huevos cocidos (cocinarlos desactiva la avidina), salmón, aguacate, champiñones, coliflor, soja, frutos secos, frambuesas, y plátanos.
Ver también: Las 7 fuentes principales de proteína basadas en vegetales.

deficiente en vitaminas

3. Bolitas rojas o blancas tipo acné

Bolitas rojas o blancas tipo como acné, generalmente en las mejillas, los brazos, los muslos y las nalgas

No dejes de leer:
Jugos para desintoxicar los intestinos

Deficiencia: Ácidos grasos esenciales y vitaminas A y D.

La solución: Escatima en grasas saturadas y grasas trans, – lo que debes estar haciendo de todos modos- y aumenta las grasas saludables. Centrarte en la adición de más salmón, frutos secos como nueces y almendras, y semillas como linaza molida, el cáñamo, y la chía. Para la vitamina A, un buen racimo de hojas verdes y verduras coloridas como las zanahorias, las patatas dulces, y pimientos rojos. “Esto proporciona el beta caroteno, un precursor de la vitamina A, que tu cuerpo va a utilizar para producir vitamina A,” dijo Blum.

4. Hormigueo, cosquilleo y adormecimiento en las manos, los pies o en otros lugares

Deficiencia: vitaminas del complejo B, como ácido fólico (B9), B6 y B12. “Es un problema directamente relacionado con los nervios periféricos y dónde terminan en la piel”, dice Blum, señalando que estos síntomas pueden ser combinados con la ansiedad, la depresión, anemia, fatiga, y los desequilibrios hormonales.

Solución: Come espinacas, espárragos, remolachas, frijoles (pinto, negro, judías, habas), huevos, pulpo, mejillones, almejas, ostras.

5. Calambres musculares

Calambres musculares en forma de dolores punzantes en los pies, pantorrillas, los arcos de los pies, y las partes posteriores de las piernas.

Deficiencia: magnesio, calcio, y potasio. “Si está sucediendo con frecuencia, es una pista de que te falta estos”, dice Blum. Y si estás entrenando duro, puedes perder más minerales y vitaminas del grupo B (solubles en agua) a través de sudoración excesiva.

La solución: comer más plátanos, almendras, avellanas, calabaza, cerezas, manzanas, pomelo, brócoli, bok choy, y verduras de hojas verdes como la col rizada, espinacas, y diente de león.

Investigación y redacción: Vida Lúcida