Psicología Salud emocional

5 habilidades claves que aumentarán tu inteligencia emocional

¿Quieres mejorar tus relaciones y logros profesionales y personales? Si aprendes a dominar las cinco habilidades clave de la inteligencia emocional podrás mejorar tus relaciones.

Mejora tu habilidad de inteligencia emocional

¿Por qué mejorar la inteligencia emocional puede sanarte?

Ser capaz de tener control sobre tus emociones te ayudará en diversas áreas de tu vida. Desde mejorar tus sentimientos en situaciones estresantes o emocionales y evita que se limite la intuición, hasta mejorar tus respuestas emocionales ante las situaciones que se presenten. Con la inteligencia emocional podrás tomar decisiones más equilibradas.

Nuestra memoria también está fuertemente ligada a la emoción. Al aprender a permanecer conectado a la parte emocional del cerebro, así como a lo racional, no sólo podrás ampliar la gama de opciones cuando se trata de responder a un nuevo evento, sino que también te ayudará a evitar que repitas continuamente errores anteriores.

Para mejorar la inteligencia emocional necesitas entender y manejar tus emociones mediante el desarrollo de habilidades clave para controlar y manejar el estrés abrumador, y la comunicación efectiva.

Cuáles son estas 5 claves de la inteligencia emocional

Puedes construir tu inteligencia emocional reduciendo el estrés, manteniéndote enfocado y manteniéndote conectado a ti y a los demás a través de cinco habilidades.

Las dos primeras habilidades son esenciales para controlar y manejar el estrés agotador y las tres últimas habilidades mejoran mucho la comunicación.

  • Reducir el estrés rápidamente con varios ajustes.
  • Reconocer tus emociones y evitar que te abruman.
  • Conectarse emocionalmente con otros utilizando la comunicación no verbal.
  • Utilizar el humor y el juego para mantenerse conectado en situaciones difíciles.
  • Resolver los conflictos de forma positiva y con confianza.

Cómo dominar las cinco habilidades clave de la inteligencia emocional

Las habilidades clave de la inteligencia emocional pueden ser aprendidas por cualquier persona, en cualquier momento. Sin embargo, hay una gran diferencia entre aprender sobre la inteligencia emocional y aplicar ese conocimiento en tu vida.

Es necesario aprender a superar el estrés cotidiano y en sus relaciones, permaneciendo emocionalmente consciente de que estás produciendo este cambio.

Esto significa que no puedes simplemente leer acerca de la inteligencia emocional con el fin de dominar (debes experimentar y practicar las habilidades en tu vida cotidiana).

Aquí hay cinco habilidades clave que necesitas adquirir si deseas construir tu inteligencia emocional.

1) Aprende a tratar situaciones mediante el manejo del estrés

Los altos niveles de estrés pueden abrumar tu mente y cuerpo, obstaculizando tu capacidad de “leer” con exactitud una situación, oír lo que alguien está diciendo, ser conscientes de tus propios sentimientos y necesidades y comunicarte claramente.

Ser capaz de calmarse rápidamente y aliviar el estrés te ayudará a mantenerte equilibrado, enfocado y en control, sin importar los desafíos que enfrentas o lo estresante que es una situación.

Desarrolla tus habilidades para disminuir el estrés trabajando a través de los siguientes tres pasos:

  1. Date cuenta cuando estás estresado (el primer paso para reducir el estrés es reconocer lo que sientes). ¿Cómo se siente tu cuerpo cuando estás estresado? ¿Están los músculos o el estómago apretados o doloridos? ¿Están tus manos apretadas? ¿Es tu respiración superficial? Ser consciente de la respuesta física al estrés ayudará a regular la tensión cuando se produce.
  2. Identificar tu respuesta al estrés (todo el mundo reacciona de manera diferente al estrés). Si tiendes a enojarte cuando estás bajo estrés, responderás mejor a las actividades de alivio del estrés que te tranquilicen. Si tiendes a estar deprimido o retirado, responderás mejor a las actividades de alivio del estrés que son estimulantes. Si tiendes a quedarte entumecido, necesitas actividades para aliviar el estrés que proporcionan confort y estimulación.
  3. La mejor manera de reducir el estrés de forma rápida es mediante la participación de uno o más de tus sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Cada persona responde de manera diferente a la entrada sensorial, por lo que necesitas encontrar cosas que son relajantes y / o energizantes para ti. Por ejemplo, si eres una persona visual, puedes aliviar el estrés rodeándote de imágenes edificantes. Si respondes más al sonido, puedes encontrar alivio en los sonidos de la naturaleza, una pieza de música favorita, o el sonido de una fuente de agua te ayudará a reducir rápidamente los niveles de estrés.
No dejes de leer:
Plantas que atraen energía positiva en los espacios

2) Reducir el estrés en tus relaciones con la conciencia emocional

Inteligencia emocional para mejorar tu comunicación

Ser capaz de conectarte a tus emociones (tener conciencia de tus emociones y cómo éstas influyen en tus pensamientos y acciones) es la clave para comprenderte a ti mismo y permanecer en calma y centrado en situaciones tensas con los demás.

Muchas personas están desconectadas de sus emociones, especialmente emociones fuertes como la ira, la tristeza, el miedo y la alegría. Esto puede ser el resultado de experiencias negativas de la niñez que le enseñaron a intentar apagar sus sentimientos. Pero, aunque podemos distorsionar, negar o adormecer nuestros sentimientos, no podemos eliminarlos. Todavía están allí, seamos conscientes de ellos o no.

Desafortunadamente, sin conciencia emocional, somos incapaces de comprender completamente nuestras propias motivaciones y necesidades, o de comunicarnos efectivamente con los demás. También estamos en un riesgo mucho mayor de ser abrumados en situaciones que parecen amenazantes.

¿Qué relación tienes con tus emociones?

¿Experimentas sentimientos que fluyen, encontrándote con una emoción tras otra con cada experiencia que vives?

¿Tus emociones van acompañadas por sensaciones físicas que experimentas en lugares como el estómago o en el pecho?

¿Experimentas sentimientos y emociones como la ira, la tristeza, el miedo, la alegría, y cada uno es evidente en tus expresiones faciales?

¿Experimentas sensaciones intensas que son lo suficientemente fuertes como para capturar la atención de los demás?

¿Tus emociones tienen un papel importante en tu toma de decisiones?

Si alguna de estas experiencias no te es familiar, probablemente tus emociones pueden estar bloqueadas. Para ser emocionalmente sano y emocionalmente inteligente, debes reconectarte a tus emociones básicas, aceptarlas y sentirte cómodo con ellas.

¿Cómo desarrollo de la conciencia emocional?

La conciencia emocional se puede aprender en cualquier momento de la vida. Si no has aprendido a manejar el estrés, es importante hacerlo primero. Cuando puedas manejar el estrés, te sentirás más cómodo reconectándote a las emociones fuertes o desagradables y cambiando la forma en que experimentas y respondes a esos sentimientos.

La meditación o el yoga pueden ser grandes aliados para reconectarnos con nuestra conciencia emocional.

3) Mejorar la comunicación no verbal

Ser un buen comunicador requiere algo más que habilidades verbales y la capacidad de manejar el estrés. A menudo, lo que dices es menos importante que cómo lo dices, o las otras señales no verbales que envías mediante los gestos cuando te comunicas; qué tan rápido o qué tan fuerte hablas, el contacto visual que empleas, etc.

Con el fin de mantener la atención de los demás y construir la conexión y la confianza, es necesario ser conscientes y tener control del lenguaje corporal. También necesitas ser capaz de leer con precisión y responder a las señales no verbales que otras personas te envían.

Estos mensajes no se detienen cuando alguien deja de hablar. Incluso cuando estás en silencio, sigues comunicándote no verbalmente. Piensa también en lo que estás transmitiendo, y si lo que dices coincide con lo que sientes.

Por ejemplo, si dices, “estoy bien”, mientras aprietas los dientes y miras hacia otro lado, tu cuerpo está claramente señalando lo contrario. Tus mensajes no verbales pueden producir un sentido de interés, confianza, emoción y deseo de conexión, o pueden generar miedo, confusión, desconfianza y desinterés.

No dejes de leer:
El Cerebro es un orgáno fácil de engañar.

Consejos para mejorar la comunicación no verbal

La comunicación no verbal exitosa depende de tu habilidad para manejar el estrés, reconocer tus propias emociones y entender las señales que estás enviando y recibiendo.

Debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Haz contacto visual – El contacto con la mirada puede comunicar interés, mantener el flujo de una conversación, y ayudar a medir la respuesta de la otra persona.
  • Prestar atención a las señales no verbales – Los signos no verbales que estás enviando y recibiendo, como la expresión facial, el tono de la voz, la postura y los gestos, el tacto, y el ritmo de la conversación.

4) Cómo usar el humor y el juego para hacer frente a los retos

Mejora tus habilidades para conseguir la inteligencia emocional

El humor, la risa y el juego son antídotos naturales de las dificultades en la vida; Alivian las cargas y te ayudan a mantener las cosas en perspectiva. Una buena risa abundante reduce el estrés, eleva el estado de ánimo y vuelve a equilibrar el sistema nervioso.

La comunicación agradable amplía tu inteligencia emocional y te ayuda a:

  1. Tomar las dificultades con calma – Te permite ver tus frustraciones y decepciones desde nuevas perspectivas, la risa y el juego pueden aliviar molestias y tiempos difíciles.
  2. Suavizar las diferencias – Utilizando el humor a menudo te ayudará a decir cosas que podrían ser de otro modo difíciles de expresar.
  3. Relajarte y darte estímulo al mismo tiempo – La comunicación lúdica alivia la fatiga y relaja tu cuerpo, lo que te permite recargarte y lograr más cosas.
  4. Ser más creativos – cuando te relajas, puedes librarte de las formas rígidas de algunos modos de pensar, lo que te permite ser creativo y ver las cosas de nuevas maneras.

Cómo desarrollar la comunicación lúdica:

Nunca es demasiado tarde para desarrollar tu lado humorístico y ameno:

  • Comienza por romper el molde, y emplea el humor cada vez que lo creas necesario, hasta que se vuelva parte de tu rutina diaria.
  • Encuentra actividades agradables que te relajen y te ayuden a alcanzar tu naturaleza lúdica.
  • Practica jugando con animales, bebés, niños pequeños y personas que aprecian las “bromas juguetonas”.

5) Cómo resolver conflictos positivamente

Los conflictos y desacuerdos son inevitables en nuestras relaciones. Dos personas no pueden tener las mismas necesidades, opiniones y expectativas en todo momento. Sin embargo, eso no tiene por qué ser algo malo.

Resolver conflictos de manera sana puede fortalecer la confianza entre las personas. Cuando el conflicto no se percibe como una amenaza o castigo, promueve la libertad, la creatividad y la seguridad en las relaciones.

La habilidad para manejar los conflictos de una manera positiva es apoyada por las cuatro habilidades anteriores. Una vez que sepas manejar el estrés, mantenerte emocionalmente presente y consciente, comunicarte de forma no verbal, y usar el humor y el juego, estarás mejor equipado para manejar situaciones emocionalmente cargadas y capturar y detener muchos problemas antes de que se hagan más grandes.

Consejos para resolver conflictos de una forma positiva

  •     Mantente enfocado en el presente – cuando no se está aferrando a viejas heridas y resentimientos, se puede reconocer la realidad de una situación actual y visualizarla como una nueva oportunidad para resolver viejos sentimientos acerca de los conflictos.
  •     Elige tus argumentos – Las explicaciones toman tiempo y energía, sobre todo si quieres resolverlo de una manera positiva. Considera lo que vale la pena discutir y qué no.
  •     Perdona – el comportamiento que hace daño a otras personas está en el pasado. Para resolver el conflicto, es necesario renunciar a la urgencia de castigar o buscar venganza.

 

Comparte esto: