Psicología Reflexiones

5 signos de que das demasiado de ti mismo y cómo cambiarlo

Las personas que se aman a si mismas se ven como personas muy cariñosas, generosas y amables. Sin embargo, puede ser difícil amarte si dar demasiado de ti mismo te ocupa mucho con todos los demás, en amor, generosidad y atención, especialmente en el mundo de hoy. La era moderna nos saluda con un sentido de que todo se debe hacer “ahora” y nos sentimos como si estuviéremos haciendo mal si no atendemos a ese sentido.

dar demasiado de si mismo

Como cuando volamos por primera vez en un avión, sobre todo si se es madre con hijos muy pequeños, y lees la parte en la tarjeta de seguridad acerca de poner tu propia máscara antes de atender a tus hijos. La madre suele pensar “eso es tan egoísta”, pero una vez haciendo conciencia del motivo detrás de eso, no tiene más que dar la razón: tienes que ponerte tu máscara primero antes de ayudar a tus hijos para que no te desmayes mientras los ayudas. De esa manera, en el avión no tendrás a un adulto inconsciente, niños histéricos, el personal del avión necesitando ser desviado a esa zona para ayudar a esa persona, etc. En realidad, es mucho menos egoísta prestar atención a las máscaras de tus hijos después de que te pones la tuya.

Señales de dar demasiado de sí mismo y cómo cambiarlo

Nos encontramos mucho con este enigma, queremos dar, pero no podemos dar incansablemente sino nos quedaríamos sin tiempo, energía, dinero, para ayudar a los demás. Las siguientes son señales de que estás siendo demasiado generoso hasta un punto que ya está afectando tu propia vida. Revisa, reflexiona y ve dónde puedes hacer el cambio para retomar tu vida de una manera diferente, y en donde esa capacidad que tienes de dar, sea algo que hagas de la manera correcta y no sea algo que te deje drenado cortando tu derecho a estar feliz primeramente contigo.

No dejes de leer:
Las preocupaciones constantes pueden acabar con tu salud mental rápidamente

1. Tu felicidad está en peligro

Mientras que hay ciertamente una cierta cantidad de placer en ayudar a otros, también, dar demasiado termina a menudo con las consecuencias involuntarias de la ansiedad o depresión. Si estás viendo esto en tu vida, detén lo que estás haciendo y consulta con un terapeuta.

2. Tienes demasiado drama en tu vida

¿Sientes que puede haber demasiado drama en tu vida? Probablemente sea porque eres tan generoso. Incluso para aquellos que establecen un umbral para el nivel de drama que están dispuestos a tratar, puede ser fácil ser superado por las personas que estás tratando ayudar. Cuando se está involucrando con las vidas e historias de las personas, la cantidad de drama en tu vida aumenta. Y viceversa. Así que puede ser hora de reducir tu generosidad así hay menos drama en tu vida.

3. Demasiadas personas te buscan

Aunque es bueno que te pidan consejo, tienes que tener un punto de corte. Hazlo con sólo una serie de llamadas de asesoramiento (”¡bien, he tenido mi décima llamada de hoy, estoy apagando este teléfono!”), o con un momento en particular (“apagué mi teléfono a las ocho, ¿no parece ridículo? pero desde que empecé a hacerlo me he dado cuenta de que duermo mucho mejor.”) Sea lo que sea, decídelo y mantenlo. Tienes que cuidar de ti, también.

4. Rara vez dices “no”

Una vez más, esto no te permite ganar ningún premio o te da ningún honor por ser desinteresado. Ser verdaderamente desinteresado significa tomar tiempo para cuidar de sí mismo, para que puedas ser de gran servicio para alguien más. No puedes cuidar a nadie si estás agotado, dramatizado y estás a punto de tener un colapso nervioso. Tienes que cuidar de ti mismo primero, y eso significa decir “no” más, un “no” mucho más.

No dejes de leer:
La gratitud: Una sorprendente manera de mejorar la salud

dar demasiado de uno mismo

Esto puedes empezar a hacer: pregunta si puedes llamar a la persona de vuelta, o si estás en persona, diles que tienes que revisar tu agenda y luego hablarles. Luego toma unos minutos para tomar algunas respiraciones muy profundas y piensa en tu corazón la idea que te pidieron hacer. Si ese pensamiento te hace sonreír, trata de hacerlo. Si te hace sentir amargura o molestia o en el drama en absoluto, simplemente di que no puedes esta vez, “pero gracias por incluirme”. Y luego deja que se vaya.

5. No tienes nada de tiempo para ti

Dar demasiado de sí mismo y no tener tiempo tampoco para nosotros, no te gana una insignia de honor altruista. Si pasas quince horas al día ayudando a alimentar y vestir a los desamparados todavía no tendrás suficiente tiempo al final de todo para un descanso y recuperación justos, que son esenciales para tu supervivencia. Quemar la vela en ambos extremos suena como si estuvieras haciendo una generosidad de espíritu, pero en realidad, solo estás arrastrando al tuyo (espíritu) hacia abajo. Tu trabajo y tu vida sufrirán de ello. Considera la posibilidad de eliminar algunas cosas de tu agenda si está muy saturada y atiende a los que son realmente super importantes para ti.

Si estás teniendo alguna o todas estas características, puede ser una buena idea, como se plantea en # 1, ver a un consejero de salud mental o terapeuta para ayudarte con tus problemas de exceso de generosidad.

Comparte esto: