Psicología Salud emocional Superación

7 heridas emocionales de la infancia que perduran cuando somos adultos

Las heridas emocionales que sufrimos en la niñez pueden ser arrastradas a lo largo de la vida, incluso en las etapas de la vida adulta, por ello es tan necesario aprender como desintoxicarnos de todas estas emociones negativas, para comenzar a sanar desde adentro.

heridas emocionales de la infancia

La infancia es la más valiosa etapa de nuestras vida, esto debido a que es en ella que aprendemos con más velocidad, vocabulario, lenguaje, significados, pero también emociones básicas, a partir de las cuales formaremos nuestra personalidad, canalizaremos nuestra manera de relacionarnos, y enfrentaremos los desafíos que se nos presenten en la vida adulta.

Cómo afectan las heridas emocionales de la niñez

Los traumas, llamados heridas emocionales en la niñez pasarán a formar parte de la médula de nuestras emociones cuando seamos adultos, podríamos compararlo con lo que sucede cuando maltratamos una planta apenas esta germina, las secuelas de ese maltrato permanecerán en la planta es sus hojas y raíces durante toda la vida de la planta.

Entender como aprenden los niños

Como padres debemos tomar conciencia de esta realidad y controlar y revisar constantemente nuestras acciones para con los niños y en la vida familiar, y recordar que ellos aprenden más de observar como tú “haces” las cosas que de “escuchar” lo que tú dices de esa misma cosa.

Los hijos no vienen con un manual, es en un “hacer diario” que vamos desarrollando nuestro estilo parental, desarrollando habilidades para superar cada uno de los obstáculos que vamos encontrando en el camino, nunca habrá un padre perfecto pero si serás el mejor padre que puedas ser, poniendo en ejecución tus habilidades de observación, mejoramiento y cambio. Entonces vale aquí recordar cuales son las principales heridas emocionales y traumas, que se pueden ocasionar en la vida emocional de los pequeños de la casa, para usar a modo de prevención, a la hora de actuar.

Al mismo tiempo se incluyen algunos consejos útiles a tomar en cuenta cuando debemos tomar ciertas decisiones.

1. Miedo al abandono, una cárcel en el corazón

Esta herida emocional del pasado, tiene su origen cuando la madre, o el cuidador de un niño, no puede, o no quiere, responder como figura protectora frente a los miedos que el pequeño experimenta, son pequeños dejados a cargo de terceros o dejados solos por largos periodos, o simplemente hijos de madres o padres que, por motivos personales, no quieren responder adecuadamente a las exigencias de compañía y atención que los niños requieren. Las personas que han vivido experiencias de abandono en su infancia suelen ser inseguras y desarrollan una dependencia emocional, basada en un profundo miedo a que les vuelvan a abandonar.

No dejes de leer:
8 razones de infidelidad en las mujeres

2. Violencia Intrafamiliar, un caos interior

Culturalmente, se nos ha enseñado que golpear a los niños en una conducta aceptable, sin embargo, existen muchas investigaciones que nos hablan de lo contrario, golpear enseñará a los niños a resolver sus conflictos con violencia, a no manejar adecuadamente sus estallidos de ira, a resolver sus conflictos familiares por la vía de la “Ley del más fuerte”, estas secuelas y heridas emocionales de la infancia, serán llevadas a la edad adulta y afectaran, generando esposas y esposos maltratadores.

3. Rechazo, un espejo desolado

heridas emocionales

Existen padres que rechazan sus hijos por variados motivos; llegó en un momento inadecuado, es producto de un descuido, es exactamente igual a su papá, etc., El rechazo constante hacia nuestro hijo va a generar un proceso de auto rechazo. esta herida emocional del pasado en la etapa de adulto repercutirá con la sensación de que jamás, haga lo que haga podrán ser “suficientes” en la vida, en el trabajo, en los estudios e incluso en el amor, estos individuos preferirán permanecer solos y aislados.

4. La injusticia, un alma impotente.

Desde muy temprana edad, los niños tienen la capacidad de evaluar si una situación en la que están involucrados es justa o injusta, o si por el contrario se recibe un trato igualitario, y para los que tienen varios niños este es un asunto de suma importancia. Al vivir en un ambiente que ha sido totalmente injusto, esto termina por deteriorar el “yo”, transmitiéndoles la idea de que no son merecedores de la atención de los demás.

Un adulto que ha sufrido esta herida emocional, entonces puede convertirse en una persona insegura o, al contrario, en alguien cínico que tiene una visión pesimista de la vida. Esta persona tendrá problemas para confiar en los demás y establecer relaciones, pues inconscientemente piensa que todos le tratarán mal.

No dejes de leer:
La importancia de perdonar para mejorar la salud

5. La traición, promesas no cumplidas, un mundo aterrador

Mañana te voy a llevar para inscribirte para que aprendas a bailar, si te portas bien te compraré ese carro que viste el otro día… A veces los padres somos unos grandes prometedores, prometemos y no cumplimos las promesas, pero esto genera un trauma en los más pequeños, una herida emocional, va enseñando que el mundo y las personas cercanas no son fiables, y cuando adulto el tendrá una personalidad insegura, miedosa y celópata.

6. La humillación, un espíritu dolido

Hoy más que nunca se ve este fenómeno, cada día son más los niños que crecen en ambientes humillantes, el bullying es uno de ellos, los niños que constantemente son sometidos a situaciones humillantes, burlas, y descalificación, ya sea en la escuela o en el hogar, crecen con una gran tendencia a la depresión y una autoestima baja. Seguramente todos recordaremos alguna situación humillante en la infancia, falta solo recordar para entender que grave puede ser este trauma emocional de la niñez y como termina siendo una carga que llevamos en la vida adulta.

7. Temor a lo desconocido, una barca sin puerto

Muchos padres alentamos a nuestros niños a perder el temor a la oscuridad o a los lugares desconocidos, o subestimamos sus miedos diciendo que no sean cobardes, miedo al agua, etc. Los niños requieren un poco de paciencia, y la inmersión violenta en ambientes desconocidos solo generará individuos inseguros, con temor al cambio, y resistentes a la diferencia.

Solo queda decir… Y como dice Gardel en su famoso tango… Vivir, con el alma aferrada, a un dulce recuerdo, que lloro otra vez… las memorias de la infancia marcarán el resto de nuestras vidas, atentos queridos padres.

La infancia es un privilegio de la vejez. No sé por qué la recuerdo actualmente con más claridad que nunca. – Mario Benedetti –

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imagen de Brooke Golightly