Consejos Salud

Bolitas blancas en la garganta causas y remedios

Las bolitas blancas en la garganta suelen ser un síntoma de una infección viral o bacteriana. Si alguna vez tienes bolitas blancas en la garganta, es muy probable que también padezcas otros síntomas.

tonsilitis bolitas blancas en la garganta

Bolitas blancas en garganta sus síntomas

Algunos de los síntomas que acompañan a estas bolitas blancas en la garganta o manchas blancas pueden ser:

  • Glándulas inflamadas en el cuello
  • Dolor de garganta
  • Bolitas blancas en las amígdalas
  • Garganta seca

Si notas unas manchas blancas en tu garganta o en las amígdalas entonces lo mejor que puedes hacer es ir a que te las revisen, ya que si no se tratan, pueden conducir a condiciones más serias. Sin embargo, también existen muchos remedios naturales que puedes utilizar para ayudar a aliviar las molestias asociadas con las infecciones de garganta.

Causas de estas bolitas blancas en la garganta

Hay una serie de razones por las cuales las manchas blancas podrían aparecer en tu garganta o amígdalas. Estas son las razones más comunes:

1. Faringitis estreptocócica

Una de las razones de la aparición de estas manchas o bolitas blancas en la garganta es una infección bacteriana llamada faringitis estreptocócica. Es causada por la bacteria Streptococcus pyogenes.

A pesar de que la faringitis estreptocócica afecta principalmente a niños y adolescentes, esta también puede afectar a los adultos. Aunque el dolor de garganta sea un síntoma de una infección por estreptococos, este sólo representa alrededor del 30% de las infecciones de garganta en los niños y el 10% en adultos.

Aparte del dolor de garganta, algunos de los otros síntomas de la faringitis estreptocócica son:

  • Dolor al tragar
  • Fiebre
  • Amígdalas y ganglios linfáticos hinchados

Si tienes algún síntoma de resfriado como vías respiratorias bloqueadas, mocos o estornudos entonces es probable que no tenga faringitis estreptocócica.

Hay muchos remedios naturales que pueden ayudar a tratar los casos leves de la faringitis estreptocócica moderada. Sin embargo, si padeces de un caso más grave, siempre se debe buscar consejo médico. Si no se trata, la faringitis estreptocócica puede conducir a infecciones graves en otras partes del cuerpo porque la bacteria puede propagarse a otros órganos. La complicación más grave de la faringitis estreptocócica es la fiebre reumática.

Incluso si tu médico te ha prescrito un curso de medicamentos para el tratamiento de la faringitis estreptocócica, podrás seguir utilizando recursos naturales aparte para apoyar el tratamiento (pero recuerda que antes debes consultar con tu médico acerca de ello).

faringitis bolitas blancas en la garganta

Remedios naturales para la faringitis estreptocócica

Uno de los remedios naturales para la faringitis estreptocócica es la pimienta de cayena. La pimienta de cayena contiene capsaicina, la cual se ha demostrado que contiene propiedades antibacterianas.

Por ejemplo, un estudio publicado en Frontiers in Microbiology encontró que la capsaicina es eficaz contra las bacterias Streptococcus pyogenes y puede ayudar a prevenir la propagación de la infección a tejidos profundos. También es eficaz en el alivio y la reducción de inflamación dolorosa.

Tú mismo puedes hacer una pasta con pimienta de cayena mezclando 1 cucharadita de esta con media taza de aceite de coco o de otro aceite portador, o también podrías comprar un producto de crema en alguna farmacia.

Debido a que la capsaicina es fuerte y puede hacerle daño a tu garganta, y puesto a que es bien absorbida por la piel, lo que puedes hacer es aplicar la crema de capsaicina a la piel sobre el área de la garganta y en los ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

No dejes de leer:
Las verduras diuréticas que también actúan como laxante

Es bueno recordar que la faringitis estreptocócica es altamente contagiosa y debes asegurarte de lavarte las manos con frecuencia y cubrirte la boca si toses. También evita compartir utensilios como vasos, cuchillos y tenedores.

2. Amigdalitis

La amigdalitis también puede causar bolitas blancas en la garganta. La amigdalitis ocurre cuando las amígdalas, los 2 ganglios linfáticos situados en la parte posterior de la garganta, se infectan e inflaman. Puede ser causada por una infección bacteriana (como bacterias estreptocócicas) o una infección viral. El signo más visible de la amigdalitis son manchas o bolitas blancas en las amígdalas.

Otros síntomas asociados con la amigdalitis son: dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, rigidez en el cuello, y la inflamación de las amígdalas.Es importante diagnosticar la causa de la amigdalitis, porque si es causada por una infección bacteriana grave, se pueden necesitar antibióticos.
Si la amigdalitis es causada por un virus, utilizar remedios naturales a menudo puede ayudar a tratar y aliviar los síntomas.

Remedios naturales para la amigdalitis

Una de las formas naturales más eficaces para el tratamiento de la amigdalitis es hacer gárgaras con agua salada. Todo lo que tienes que hacer es mezclar 1/2 a 1 cucharadita de sal en un vaso de 8 onzas de agua. Haz gárgaras varias veces durante el día.

O bien, puedes hacer un delicioso té de equinácea junto con jengibre en agua caliente. Cuando se haya enfriado añade un poco de limón y miel de abeja y bébelo de 2-3 veces al día. Todos estos ingredientes pueden ayudar a aliviar la amigdalitis.

3. Tonsilolitos

Esta también es una condición relacionada con las amígdalas, que se conoce comúnmente como “piedras en las amígdalas” y se ven como manchas o bolitas blancas en la garganta pero en su parte posterior.

Las piedras de las amígdalas en realidad son formaciones blancas en la parte posterior de la garganta.

El tonsilolitos se forma cuando “restos” como las bacterias, moco, comida y las células muertas de la piel quedan atrapadas en y alrededor de las amígdalas. Con el tiempo se calcifican, haciendo que se vean como pequeños puntos blancos en tus amígdalas. Dependiendo de su tamaño, también pueden irritar la parte posterior de la garganta. Sin embargo, muchas personas con piedras de las amígdalas no pueden verlas.

Un síntoma común de las piedras de las amígdalas es el mal aliento crónico. Un estudio encontró que el 75% de las personas con halitosis (mal aliento crónico) también tuvo tonsilolitos.

tonsilitis bacterial bolitas blancas en la garganta

Remedios naturales para las piedras en las amigdalas

Una de las mejores maneras de prevenir la formación de piedras de las amígdalas es practicar una buena higiene bucal. Esto significa cepillarse los dientes dos veces al día, usar hilo dental con regularidad, y el cepillado de la lengua. Esto puede ayudar a eliminar las bacterias y los “restos” que pueden unirse para formar piedras.

Si tienes piedras de las amígdalas, hay una serie de formas naturales para deshacerte de ellas. A veces, hacer gárgaras con agua salada es suficiente para ayudar a desalojar las piedras.

No dejes de leer:
Sopa de cebolla y ajo para la gripe

4. Candidiasis oral

La candidiasis oral es generalmente el resultado de la infección de levadura que se produce cuando hay un desequilibrio de las bacterias “buenas” en el cuerpo y permite que las infecciones por hongos se desarrollen. Por ejemplo, una infección por hongos candida en la boca es un ejemplo de la candidiasis oral.

La candidiasis oral puede aparecer como manchas o bolitas blancas en la garganta, lengua, amígdalas, y el techo de la boca y puede dejar una sensación “algodonosa” en tu boca.

Remedios naturales para la candidiasis oral

Una de las razones más comunes de la candidiasis oral es la ingesta de antibióticos, que pueden perturbar el equilibrio de las bacterias en tu cuerpo.

Si estás tomando antibióticos, entonces es recomendable que también tomes probióticos para ayudar a restaurar la flora natural en tu sistema digestivo. Esto puede ayudar a prevenir brotes de candidiasis oral.

También puedes consumir alimentos fermentados para impulsar las buenas bacterias intestinales y mejorar la salud digestiva, cardiovascular e inmunológica.

5. La mononucleosis

La mononucleosis (a veces llamada simplemente mono) es una enfermedad infecciosa causada por un virus (virus de Epstein-Barr, o EBV) y aunque no es una enfermedad grave, esta puede afectar a las actividades diarias de una persona. Por lo general la mononucleosis hace que una persona se sienta cansada, con dolor en los músculos, dolores de cabeza y pérdida de apetito. La mononucleosis también puede causar bolitas blancas en la garganta.

La mononucleosis es una enfermedad muy contagiosa y tiende a afectar principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. Sin embargo, la mayoría de los adultos que ya tienen anticuerpos contra la mononucleosis impiden una segunda captura. Ésta generalmente se transmite por la saliva, y a veces se conoce como la enfermedad del “beso”.

mononucleosis bolitas blancas en la garganta

Uno de los síntomas de la mononucleosis es el dolor de garganta, a menudo con manchas blancas en las amígdalas (que se pueden parecer a las de la faringitis estreptocócica). Otros síntomas de la mononucleosis son fiebre, ganglios linfáticos inflamados, dolor de cabeza y fatiga.

Una de las complicaciones de la mononucleosis es el agrandamiento del bazo, por lo tanto se recomienda que las personas con mono eviten el levantamiento de objetos pesados y la participación en deportes de contacto para reducir el riesgo de una herida en el brazo.

Si tienes mononucleosis el mejor curso de tratamiento es descansar mucho y beber líquidos en abundancia.

6. La leucoplasia

La leucoplasia es una condición menos común que puede causar manchas blancas en la garganta y la boca. La leucoplasia leve no es clasificada como una enfermedad peligrosa y por lo general desaparece por sí sola. Sin embargo, en raras ocasiones, los casos más graves se han relacionado con cáncer oral. Es común en personas que fuman o mastican tabaco, aunque también puede ser causada por otras sustancias irritantes en la boca.

La leucoplasia a veces puede ser causada por la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). En esta enfermedad el ácido del estómago regresa hacia el esófago. Los síntomas más comunes de la ERGE son la acidez estomacal o indigestión ácida.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock