Psicología Salud emocional

Cómo liberar tus emociones y en vez de sufrirlas disfrutarlas

La capacidad de controlar sus propias emociones es un rasgo predominante en el carácter de las personas fuertes. Pero no se convierten en tales en un día, es el resultado de años de trabajo y perseverancia. Sin embargo, no es necesario entrenar para controlar estrictamente y frenar tus emociones. Para ser feliz, basta con aprender a liberar tus emociones y permitirte disfrutar de ellas. ¿Cómo hacerlo? Echemos un vistazo a este tema.

Aprender a liberar las emociones para poder disfrutar la vida

¿Por qué necesitas liberar tus emociones?

La gente tiene el hábito de controlar todo. Pero, es importante entender que, sin liberar las emociones será imposible subordinarlas. Como regla, la gente sufre en los dos extremos.

  • El primer extremo: Este control excesivamente estricto sobre sus emociones los lleva al agotamiento, la devastación, y a veces, conduce a una explosión.
  • El segundo extremo: Cuando una persona libera completamente el control sobre las emociones. En estos casos dejan que sus emociones administren sus propias vidas, palabras, acciones y pensamientos.

Ambos casos no tienen ninguna utilidad. Por lo tanto, es importante liberar tus emociones, pero no permitirles convertirse en la fuerza que controle tu vida.

¿Por dónde empezar?

Liberando la mente

Lo primero que debes hacer es darte cuenta de que las emociones no se dividen en emociones negativas y positivas. La emoción es lo que sucede dentro de nosotros. Es una reacción subliminal, incontrolable. Sí, las emociones se pueden aprender a sintetizar, pero esto llevará años de práctica.

La capacidad de experimentar cualquier emoción nos es dada desde el principio, no es ninguna cualidad adquirida. Por lo tanto, al dividir nuestras emociones, simplemente nos estamos dividiendo a nosotros mismos y a nuestra estructura interna. Con base en esto, podemos decir que alguna parte de nosotros es buena y otra parte es mala. Pero, de hecho, esto no es así: una persona en sí misma no está sujeta a tales estimaciones.

No dejes de leer:
Abuelos que cuidan a sus nietos dejan marcas en el alma

Si reconocemos algunos tipos de emociones como malas, no podemos movernos en la dirección de la libertad emocional. Los suprimiremos subconscientemente, los bloquearemos, y esto a veces es aún más dañino y peligroso que su liberación. Las emociones complejas reprimidas, como la ira, el miedo, el desaliento, pueden acumularse a lo largo de los años. Y entonces, en un momento de debilidad, romper y controlar ese flujo será muy difícil. Además, las emociones acumuladas pueden, por su poderosa energía, destruirnos desde dentro.

Consejos prácticos

Ahora vamos a ir de la teoría a la práctica. Después de todo, es importante saber lo que se puede hacer para obtener libertad emocional y disfrutar de los sentimientos. Consideremos algunos consejos útiles, y lo más importante, prácticos y efectivos.

liberar las emociones

Emociones vivas

No las suprima, no las deje para más tarde. No tengas miedo de lo que la gente pueda pensar, porque todos estamos iguales, y todos tenemos nuestras propias emociones. Estén abiertos a la alegría, no tengan miedo de la tristeza y la ira.

Como regla, la ira conduce a graves consecuencias y genera violencia sólo cuando pasa a una forma patológica, crónica. Por lo tanto, no tienes nada que temer, vivir tus emociones también es natural, como respirar aire, caminar y pensar.

Practica la relajación

Puede que te preguntes si esto es necesario en absoluto, y cómo la relajación está relacionada con la libertad emocional. Todo es muy sencillo. Las emociones, independientemente de su color, siempre provocan tensión. Incluso las emociones vivas, disfrutándolas, no estamos completamente liberados de esta tensión. Más tarde, es la tensión la que bloquea la liberación de nuevas emociones. Por lo tanto, para vivir en libertad emocional hay que aprender a liberarnos no sólo de los sentimientos experimentados, sino también de la tensión que conllevan.

No dejes de leer:
Hábitos que conectan más a una pareja

Practicar la meditación dinámica

Esta técnica universal se ha expandido a tal extremo que es preferida por muchos. No es necesario asistir a las sesiones de grupo para practicar la meditación dinámica, puedes hacerlo en casa, a diario. Por supuesto, las primeras sesiones se pasan mejor con el instructor para asegurarse de que todo va bien y eficazmente.

La meditación dinámica no sólo ayuda a liberar emociones y disfrutarlas. Gracias a estas prácticas, puedes aprender a manejar tus emociones, transformarlas, deshacerte del estrés y mejorar tu calidad de vida. Muchos practican la meditación dinámica, como una preparación para la sesión principal.

Practicar la meditación social

Este es otro método interesante, y, lo más importante, eficaz. Tales prácticas sólo son posibles en grupos, como se desprende del título. Este tipo de meditación consta de varias etapas, y después de la primera práctica se puede sentir libertad emocional y notar otros efectos positivos.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest