Psicología Salud emocional

Los asombrosos efectos de los inciensos sobre el cerebro

Si tienes la costumbre de quemar incienso en casa, debes estar familiarizado con los estímulos directos sobre tu cerebro. De hecho, durante varios siglos, las religiones han afirmado que la quema de inciensos es buena para el alma.

quemando inciensos para estimular el cerebro

Y todo parece indicar que era lo correcto, ya que ahora un equipo de biólogos de la Universidad Johns Hopkins y la Universidad Hebrea de Jerusalén afirman que tiene efectos beneficiosos en el cerebro y explican que sus propiedades psicoactivas podrían ser la razón por la cual muchas personas continúan con esta práctica al rededor del mundo.

El incienso tiene efectos ansiolíticos y antidepresivos

Estos investigadores han descubierto cómo la resina de incienso, un componente de la sagrada Boswellia, también conocido como el árbol del incienso, funciona en el cerebro aliviando la ansiedad y la depresión. Entonces, podemos tener a mano una poderosa herramienta para aliviar los síntomas de ansiedad y la depresión.

En esencia, el poder de curación de esta planta estaría en el acetato de incienso, un compuesto extraído de la resina del incienso. De hecho, estos investigadores expusieron a algunos ratones a esta sustancia y vieron que tenía efectos antidepresivos y efectos ansiolíticos.

Luego de analizar su acción, se descubrió que el acetato de incienso actúa sobre ciertas áreas del cerebro asociadas con las emociones, y también actúa en los mismos circuitos sobre los qué actúan los medicamentos para la depresión y la ansiedad.

No dejes de leer:
7 frases simples que desarman a la gente grosera

De hecho, se descubrió que el incienso activa una proteína llamada TRPV3, que está presente en los cerebros de todos los mamíferos, incluidos los humanos, y juega un papel importante en la percepción de la temperatura a través de la piel y la regulación emocional.

inciensos

El acetato de incienso también tiene propiedades antiinflamatorias

Un estudio en el Centro Universitario Ariel de Samaria descubrió que este componente de incienso inhibe la inflamación y previene los déficits cognitivos después de la isquemia. Por lo tanto, además de su efecto antidepresivo y la acción ansiolítica, esta sustancia también tiene un efecto protector contra el daño neurológico.

Pero antes de quemar incienso como terapia, necesitas saber que algunos estudios indican que los otros componentes del humo del incienso pueden causar mutaciones en el material genético, por lo que se recomienda que en el ambiente en el que se quema incienso haya una buena ventilación.

Comparte esto: