Salud

Malos hábitos que dañan los dientes

malos habitos que dañan los dientes

Todos saben que el mal aseo dental, la ausencia del uso del hilo dental son las principales causas del daño a nuestros dientes. Pero existen algunos otros malos hábitos que también son perjudiciales para los dientes.

Malos hábitos que dañan los dientes

Usar los dientes como herramientas
Los dientes son para comer, pero muchas veces nos olvidamos y los terminamos usando como herramientas para cortar empaques, abrir bolsas, destapar botellas etc. El mal uso de los dientes en estos casos crea desgaste en las diferentes piezas dentales y en el esmalte, esto puede provocar despostillamientos, rompimientos y hasta fractura. Bajo ninguna circunstancia utilices los dientes como herramientas o destapadores.

Comerse o morderse las uñas
Otro de los más comunes malos hábitos que dañan los dientes es usarlo como “cortauñas”. Aunque se podría colocar esta acción en el primer punto de este listado (“Usar los dientes como herramientas”), creemos que merece una mención aparte, ya que es altamente dañino y no sólo para los dientes. Morderse las uñas desgasta los dientes y el esmalte, pero además los restos de uñas pueden causar daños estomacales, además de no lograr nunca un buen corte de uña, corriendo el riesgo de desprender piel o cortar de más una uña.

Comer hielo
Para muchos es casi un placer morder y comer hielo, pero lamentamos decirle que este singular placer puede hasta romper un diente y es otro de los malos hábitos que dañan los dientes. Esforzar de esta manera la dentadura puede perjudicar los dientes y las encías, también pone el riesgo a rompimientos y despostillamientos, además de afectar la sensibilidad de las encías.

No dejes de leer:
Alimentación para estimular el crecimiento del cabello

Morder lápices y bolígrafos
Este es quizá el mal hábito más común que tenemos con los dientes, y probablemente es el que todos hacemos por más tiempo y desde más temprana edad. Morder los lápices y bolígrafos puede con el tiempo desgastar los dientes y el esmalte de los dientes, despostillarlos o moverlos. Este hábito suele llegar por ansias o estrés.

Cepillarse los dientes con mucha fuerza
Muchos cometen un serie de errores al momento de cepillarse y uno de ellos es hacerlo con excesiva fuerza. Cepillarse los dientes con mucha fuerza irritan y retracción en las encías provocando algunas veces sangrado; además puede perjudicar los dientes y su esmalte. Tampoco se recomienda el cepillado con movimientos horizontales, ya que hacerlo en esta dirección constantemente puede desgastar el esmalte de los dientes. Lo correcto y recomendado por la mayoría de los odontólogos es cepillarse de manera circular.

Seguramente, como sabrás existen otros malos hábitos que dañan los dientes, pero de seguro teniendo estos presente, podrás tener un mayor cuidado.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida