5 consejos para que las plantas de interior no se pongan feas

A la mayoría de las personas les encantan las plantas de interior, y por una buena razón: ya sean pequeñas o grandes, las plantas dan vida a las áreas habitables mientras purifican el aire. Por lo tanto, un espacio interior adornado con plantas no solo se ve bonito; también proporciona un ambiente más saludable.

Aprendiendo a cuidar las plantas de interior

Aunque cuidar las plantas de interior puede parecer fácil, muchas cosas pueden hacer que las plantas de interior se pongan feas.

Consejos para evitar que las plantas de interior se pongan feas y descuidadas

Con la finalidad de ayudarte a evitar los errores más comunes que las personas cometen con las plantas de interior, aquí hay cinco consejos útiles que las mantendrán en óptimas condiciones.

1. Ten en cuenta el entorno natural de las plantas

Tener en cuenta la cantidad de luz natural que cada planta necesita para crecer puede ayudarte a elegir el lugar adecuado para ella. Como ejemplo, la mayoría de las plantas tropicales prefieren la luz indirecta a moderada y la humedad alta. Estas plantas prosperan cuando se colocan cerca de ventanas orientadas al este o en habitaciones que reciben luz completa. Además, rociarlas con agua entre riegos o usar un humidificador de plantas creará un microclima más húmedo que la mayoría de las plantas tropicales disfrutan. Por el contrario, otras plantas pueden preferir la luz solar directa y brillante, el aire seco y períodos de sequedad entre riegos.

Cuando se trata de plantas de interior, también es fundamental mantener el medio ambiente lo más estable posible. Un entorno estable no solo significa eliminar las fluctuaciones de temperatura, sino también mantener las plantas alejadas de radiadores, unidades de aire acondicionado y otros equipos que pueden crear corrientes de aire frío o caliente.

2. Elige macetas con drenaje adecuado

Aunque las plantas necesitan agua para sobrevivir y crecer, demasiada agua puede provocar la pudrición de las raíces. Incluso si tienes un horario de riego, es importante determinar los niveles de humedad del suelo antes de regar las plantas.

Puedes verificar con los dedos si la tierra se siente húmeda al menos 2 pulgadas debajo de la superficie. Si la tierra está húmeda, debes revisar nuevamente después de unos días y regar solo cuando la tierra se sienta seca al tacto.

Además de revisar el suelo, también debes elegir macetas con drenaje adecuado. Debido a que los orificios de drenaje evitan que las raíces de las plantas se asienten en el agua estancada, optar por macetas con sistemas de drenaje adecuados es fundamental para que las raíces y las plantas estén sanas.

3. Esteriliza la tierra para macetas y los contenedores antes de plantar o trasplantar plantas

Mujer cuidando y podando las plantas de interior

Muchas plantas deben trasplantarse cada uno o dos años, dependiendo de la rapidez con que crezcan. Al plantar o trasplantar plantas, un suelo debidamente esterilizado es clave para cultivar plantas saludables.

Una buena tierra para macetas, que proporciona un equilibrio adecuado de capacidades de nutrición, aireación y retención de humedad, puede ayudar a una planta a prosperar en lugar de simplemente sobrevivir. El mejor momento para trasplantar las plantas de interior es antes del inicio de la temporada de crecimiento.

El material de la maceta es otra consideración importante

A diferencia de otros materiales para macetas, como madera, plástico o terracota, la fibra de vidrio proporciona una superficie lisa y no porosa que no alberga bacterias ni hongos. Como resultado, las macetas de fibra de vidrio pueden prevenir el crecimiento de bacterias y hongos. Además, estas macetas son más fáciles de limpiar y esterilizar para eliminar los microorganismos que causan enfermedades. Esto significa que puedes usar los mismos recipientes de fibra de vidrio para diferentes plantas y durante muchos años.

4. Use fertilizantes con cuidado y controle las plagas

La regla general es elegir un fertilizante específico para plantas de interior y leer atentamente las instrucciones. Esto es importante porque usar demasiado fertilizante puede “quemar” las raíces y evitar que las plantas absorban todos los nutrientes que necesitan. Además, los fertilizantes tienden a acumularse en la tierra para macetas.

Después de usar fertilizantes durante las temporadas de crecimiento y floración, debes permitir que sus plantas descansen durante unos meses. Las plantas en macetas a menudo consumen los nutrientes que ya están presentes en el suelo durante este tiempo. También es importante revisar las plantas en busca de señales de plagas. Si encuentras algún insecto, trátalo según sea necesario.

Poda las plantas de interior con regularidad y mantenlas limpias

El recorte es una parte básica del mantenimiento de las plantas. El mejor momento para podar las plantas de interior es al final o al comienzo de sus temporadas de crecimiento. Otro factor importante en el cultivo de plantas saludables es mantener limpio su follaje. El polvo que se acumula en las hojas bloquea la luz, lo que a su vez afecta la fotosíntesis e incluso puede albergar insectos. Para limpiar las plantas de interior, limpia sus hojas regularmente con una toalla húmeda o llévalas afuera para lavarlas con una manguera.