6 tipos de bebidas que combaten el cáncer

Probablemente conozcas los efectos protectores que ciertos alimentos que combaten el cáncer, como por ejemplo cómo las verduras de hoja verde y las bayas pueden tener en su sistema inmunológico y en tu salud en general. Pero hay más buenas noticias: también se ha demostrado que algunas de las bebidas más consumidas en el mundo son bebidas para combatir el cáncer.

bebidas que combaten el cancer

Organizaciones como el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR) recomiendan incluir bebidas en tu dieta que proporcionen vitaminas y fitonutrientes que hayan demostrado efectos anticancerígenos.

¿Cuáles son algunos ejemplos? El café, el té verde, el vino tinto y los jugos 100% vegetales y de frutas se encuentran entre las mejores opciones.

6 bebidas que combaten el cáncer

¿Qué puedes beber para prevenir el cáncer? Según los últimos hallazgos de la investigación, las bebidas que deben incluirse en una dieta para combatir el cáncer incluyen:

1. Café

Si bien la cafeína es café, algunas personas no la toleran bien, el café rico en nutrientes también es una fuente concentrada de fitoquímicos antioxidantes. Estos incluyen teofilina y teobromina, ácido clorogénico (un fenol poderoso), ácido quínico, cafestol y kahweol.

Ciertos estudios han relacionado el consumo de café con un menor riesgo de cáncer de hígado, colorrectal, endometrial, oral / faríngeo y otros tipos de cáncer.

Y aunque algunos se preocupan por los efectos negativos de la cafeína / café en la salud digestiva, en general no hay evidencia que sugiera una asociación de la ingesta de café con los cánceres de estómago, páncreas o GI.

2. Tés verdes, blancos y negros

Los tés negro, verde, blanco y también oolong (a veces llamados “tés verdaderos”) son ricos en muchos nutrientes que combaten enfermedades, como catequinas, compuestos de polifenoles, galato de epigalocatequina (o EGCG), flavonoles y más. Los investigadores creen que esta es la razón por la cual el consumo de té a largo plazo está relacionado con menores riesgos de cáncer de vejiga, estómago y páncreas, entre otros tipos.

El té verde es una fuente excepcional de EGCG, mientras que otros tés también proporcionan epicatequina, epigalocatequina (EGC) y epicatequina-3-galato (ECG).

Un artículo publicado en Cancer Metastasis Reviews afirma que “los estudios epidemiológicos han informado que el consumo de té verde puede disminuir el riesgo de cáncer.

Se ha demostrado que la epigalocatequina-3-galato, un componente principal del té verde, inhibe la invasión tumoral y la angiogénesis, que son esenciales para el crecimiento tumoral y la metástasis.

El té verde matcha (hoja entera de té verde que es molido en piedra) es otra gran opción, ya que es rico en antioxidantes que le dan la capacidad de apoyar el sistema inmunológico.

Los estudios de laboratorio han relacionado ambos tipos de tés verdes con el desarrollo reducido de cáncer en las células del colon, hígado, mama, pulmón y próstata.

También se han identificado altas cantidades de polifenoles en el té negro y el té oolong. Los flavonoles que incluyen quercetina, kaempferol y miricetina son otros compuestos en los tés verdaderos que ayudan a combatir el cáncer.

Un artículo de 2018 publicado en AntiCancer Research afirma que el té Oolong, al igual que el té verde, puede inducir daño y escisión del ADN, desempeñar un papel inhibidor en el crecimiento, proliferación y tumorigénesis de las células de cáncer de mama, y ​​era un gran potencial como agente quimio preventivo contra el cáncer de mama “.

3. 100% de jugos de vegetales

Según muchos estudios, tomar una porción diaria de jugo de vegetales verdes u otro jugo / batido de verduras con pulpa y fibra es una manera fácil de aumentar tu ingesta de nutrientes y ayudar a prevenir enfermedades crónicas.

Las buenas opciones incluyen jugos recién prensados ​​hechos con verduras como espinacas o col rizada, zanahorias, remolachas, tomates, apio, hierbas y otras verduras.

Una gran cantidad de investigaciones muestra que incluir una variedad de verduras en tu dieta puede ayudar a reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer, sin mencionar otras enfermedades crónicas.

Por ejemplo, los jugos hechos con hojas verdes oscuras te proporcionan antioxidantes, como los carotenoides, que se relacionan con el crecimiento inhibido de una variedad de células cancerosas, como el cáncer de piel, pulmón, estómago y mama.

El jugo de tomate es otro jugo beneficioso, ya que es una gran fuente de beta caroteno / vitamina A, vitamina C, licopeno y otros carotenoides que tienen efectos anticancerígenos. El licopeno en el jugo de tomate se ha relacionado con la protección contra el cáncer de próstata.

El jugo de zanahoria es una excelente manera de obtener más vitamina C, vitamina K, betacaroteno y alfacaroteno, luteolina y fitoquímicos flavonoides que tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Si estás dispuesto a diversificarte de las verduras que se comen comúnmente, considera agregar suplementos de superalimentos a tus jugos / batidos de verduras como la espirulina, la cebada, el pasto de trigo o las algas en polvo. Cuando se incluye pulpa, los jugos pueden ser aún más beneficiosos gracias al contenido de fibra, especialmente para la salud colorrectal.

4. 100% de jugos de frutas (sin azúcar agregada, en pequeñas cantidades)

Los ejemplos de jugos saludables incluyen aquellos hechos con frutas anticancerígenas como cerezas, arándanos, granadas, naranjas, toronjas y acai. El consumo de jugos hechos de frutas de color oscuro como las bayas es una forma poderosa de obtener más resveratrol y antocianinas en tu dieta, que tienen fuertes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

El jugo de toronja es otro ejemplo que contiene muchos fitoquímicos que ayudan a defenderse contra el cáncer de acuerdo con estudios de investigación, como naringenina y otros flavonoides, limonina, betacaroteno, licopeno y vitamina C.

El jugo de granada proporciona polifenoles que han demostrado tener efectos antiproliferativos, proapoptóticos y antiinflamatorios, ofreciendo protección contra el cáncer de próstata, pulmón, seno y otros tipos de cáncer.

Los resultados de la investigación nos dicen que es importante que los jugos de fruta sean 100 % de fruta sin azúcar agregada y sin jarabe de maíz alto en fructosa, ya que el alto consumo de azúcar se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer y muchos otros problemas de salud.

5. Infusiones e infusiones de hierbas

El uso de remedios herbales, que vienen en muchas formas, se considera en mucho, el grupo de tratamientos alternativos más comúnmente utilizado entre pacientes con cáncer, según ciertas revisiones de la literatura.

Se ha demostrado que varias hierbas, ya sea en forma de té o extracto, ofrecen efectos terapéuticos sobre los marcadores de cáncer, además se consideran seguras, es poco probable que causen efectos secundarios o dependencia, y están ampliamente disponibles.

Los tés de hierbas, que incluyen jengibre, manzanilla, arbusto de miel, diente de león, menta, chai y una variedad de mezclas de hierbas medicinales tradicionales chinas, no contienen cafeína y tienen muchos beneficios, como el apoyo a la salud intestinal y reducir la inflamación.

Te puede interesar:
Tipos de cáncer de piel y cómo detectarlos

Las infusiones de hierbas son otra gran opción, que se hacen remojando las hierbas en agua hasta que el agua absorbe los aceites y compuestos terapéuticos de la hierba.

Una revisión de 2019 explica que los tés e infusiones de hierbas están hechos con hierbas que pueden ayudar a ofrecer protección contra el estrés oxidativo, ciertos tipos de cáncer y también problemas digestivos que pueden ser causados ​​por enfermedades crónicas y tratamientos contra el cáncer.

Según un artículo de 2018 publicado en el Journal of Traditional and Complementary Medicine, las infusiones / bebidas a base de hierbas son fuentes ricas en compuestos bioactivos naturales como carotenoides, ácidos fenólicos, flavonoides, cumarinas, alcaloides, terpenoides, entre otros efectos biológicos, como acciones antioxidantes, antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias.

Estos tés también se hacen con agua, que tiene sus propios beneficios de largo alcance. El agua es importante para la salud en general porque aumenta la micción y la desintoxicación de los posibles compuestos que causan cáncer que pueden terminar en la vejiga y en otros lugares.

6. Vino tinto (con moderación)

Las uvas rojas y el vino tinto están llenos de compuestos para combatir el cáncer llamados resveratrol. Los estudios sugieren que los químicos que se encuentran en el vino pueden contribuir a la destrucción de las células cancerosas y a la inhibición del crecimiento de las células cancerosas.

Según un estudio publicado en el European Journal of Cancer Prevention, existe evidencia de que el consumo de vino disminuye el riesgo de cáncer en varios sitios, incluido el cáncer del tracto digestivo superior, pulmón, colon, carcinoma de células basales y linfoma no Hodgkin. El vino tinto también parece reducir significativamente la transcripción de ciertos genes que aumentan el riesgo de cáncer.

Se ha demostrado que los efectos del vino tinto maduro sobre los fenotipos de células cancerosas son más fuertes que los vinos jóvenes. El vino tinto parece ser especialmente beneficioso para combatir la formación de colonias de cáncer de mama humano y células de carcinoma esofágico.

Sin embargo, ten en cuenta que la investigación muestra que estos efectos positivos en diferentes líneas de cáncer humano ocurren de una manera dependiente de la dosis, lo que parece que demasiado alcohol puede aumentar su riesgo de cáncer.

Dosificación

¿Qué cantidad de estas bebidas para combatir el cáncer necesita consumir para obtener sus beneficios?

En términos de consumo y frecuencia, esto depende del tipo de bebida. Aquí hay algunas pautas generales según la mayoría de los expertos en salud:

  1. Café: 1 a 2 tazas puede ser lo mejor, para mantener tus glándulas adrenales sin trabajar mucho por la cafeína.
  2. Té: varias tazas por día, o incluso más si el té es a base de hierbas y sin cafeína.
  3. Jugos de vegetales: entre 4 y 8 onzas diarias.
  4. Jugos de frutas: demasiado jugo puede ser una fuente adicional de azúcar y calorías, por lo que las cantidades pequeñas son mejores, entre 4 y 8 onzas diarias para adultos. Algunos expertos recomiendan diariamente entre 8 y 12 onzas de jugos de frutas y verduras para niños y adolescentes de entre 7 y 18 años.
  5. Vino: 1 a 2 bebidas por día como máximo (se recomiendan 2 o menos para hombres adultos y 1 o menos para mujeres).

Si ya tienes cáncer qué bebidas son buenas para beber

¿Qué es bueno para los pacientes con cáncer para beber? Los médicos recomiendan estas bebidas que mejoran la salud, que pueden ayudar con la hidratación y proporcionar nutrientes clave:

Agua. Algunos tratamientos contra el cáncer pueden hacer que el agua simple tenga un sabor desagradable; en este caso, beba más agua con sabor incluyendo agua mineral, agua mineral o agua con limón u otra fruta.

  • Jugos 100% de frutas o vegetales, que pueden ayudar a prevenir la deshidratación, además de proporcionar electrolitos y antioxidantes.
  • Agua de coco, una bebida hidratante con triglicéridos de cadena media, un tipo de ácido graso beneficioso que puede ayudar a mantener la salud intestinal.
  • La leche de coco (más rica en grasas) también contiene algunas propiedades antioxidantes que luchan contra las bacterias que apoyan el sistema inmunológico.
  • Los tés de hierbas como el té de jengibre o los tés de menta, que pueden ayudar con las náuseas y otros síntomas causados ​​por los tratamientos.
  • Kéfir y leche orgánica (si se tolera), que proporcionan muchas vitaminas y minerales importantes, además de probióticos si se fermentan.
  • Caldo de huesos, una fuente única de aminoácidos, colágeno, oligoelementos y electrolitos difíciles de obtener.

Si la falta de apetito es un problema, intente beber la mayoría de los líquidos al menos media hora antes o después de las comidas para evitar sentirte demasiado lleno.

Ten en cuenta que la cafeína, las bebidas azucaradas e incluso, a veces, los jugos de frutas pueden provocar indigestión, por lo que podría ser necesario limitarlos en caso de diarrea o náuseas.

Riesgos y efectos secundarios

Al igual que hay algunas bebidas y alimentos que pueden ayudar a combatir el desarrollo de enfermedades, la investigación nos dice que también hay alimentos potencialmente cancerígenos que se deben evitar.

¿Qué bebidas debes limitar o idealmente eliminar de tu dieta?

Bebidas azucaradas, incluyendo refrescos, bebidas energéticas y jugos, tés y bebidas de café con azúcar agregada. La investigación ha revelado un fuerte vínculo entre el consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes, y ahora la investigación en curso sugiere que estas bebidas también pueden aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer como el de mama, páncreas, vesícula biliar y cáncer de endometrio.

Se cree que esta conexión se debe a mecanismos como la resistencia a la insulina causada por el consumo de una carga glucémica alta, así como a los efectos de compuestos químicos, aditivos y pesticidas en las bebidas azucaradas que pueden tener efectos cancerígenos.

Alcohol en exceso. Mientras que el vino con moderación tiene efectos protectores contra ciertas enfermedades, demasiado parece hacer lo contrario. El alto consumo de alcohol aumenta el riesgo de ciertos tipos de desarrollo de cáncer de acuerdo con estudios de investigación, incluidos los cánceres de colon / recto, oral, de hígado, de mama y otros.

Notas finales

Existe evidencia de que, como parte de una dieta saludable, ciertas bebidas y alimentos pueden ayudar a detener la formación o el progreso del cáncer.

Las bebidas para combatir el cáncer son aquellas que proporcionan vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos importantes, además de hidratar el agua y, en algunos casos, los probióticos.

¿Cuáles son las mejores opciones? El café, los tés verdes / negros / blancos, los jugos 100 por ciento de frutas y verduras, los tés de hierbas y el vino tinto pueden apoyar tu sistema inmunológico y potencialmente reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar