Artrosis Salud Tratamientos

Causas de la rigidez de las manos y tratamientos naturales

La artrosis fue definida por la OMS en 1995 como un proceso degenerativo articular que es consecuencia de trastornos mecánicos y biológicos que desestabilizan el equilibrio entre la síntesis y la degradación del cartílago articular, produciendo cambios reactivos en las estructuras óseas periarticulares adyacentes e inflamación crónica de las membranas sinoviales.

Síntomas de rigidez en las manos

La artrosis afecta a todas las estructuras de la articulación, sin efectos sistémicos, y se caracteriza clínicamente por la presencia de dolor y limitación de la función articular, crepitación (chasquidos) y posible derrame.

Se estima que la artrosis sintomática de manos o rigidez en las manos afecta al  5% de la población general adulta. Cerca del 50% de los adultos mayores de 65 años tiene signos radiológicos de artrosis, afectando de manera predominante al sexo femenino, con una relación 2:1 o incluso superior.

Tipos deartrosis en las manos.

La rigidez en las manos (artrosis) afecta de forma característica a los dedos, y dependiendo de la zona que afecte será el tipo de artrosis.

  • Artrosis más común: cuando se ven afectadas las articulaciones interfalángicas distales o puntas de los dedos.
  • Artrosis nodal: afección de las articulaciones interfalángicas proximales (parte inicial de los dedos), dando lugar a la aparición de nódulos dolorosos, de Heberden en el primer caso y de Bouchard en el segundo, afectan con más frecuencia a los dedos índice, meñique y medio.
  • Rizartrosis: afecta a la articulación trapeciometacarpiana (palma de la mano).  Suele ser bilateral, pero con mayor gravedad en una de las 2 manos y puede estar asociada o no a la artrosis de articulaciones interfalángicas.
  • Artrosis erosiva: afecta a las articulaciones interfalángicas distales, con menor frecuencia a las proximales y raramente a las metacarpofalángicas, normalmente bilateral y simétrica, cursa con episodios inflamatorios y deformidad articular. Suele ser causa de importante limitación funcional.

Causas

El cartílago, la membrana sinovial y el hueso subcondral, están implicados en la causa de la rigidez de las manos presentan 3 manifestaciones fundamentales: sinovitis producto de una  sobrecarga mecánica articular (cargas mecánicas de alta frecuencia e intensidad), destrucción progresiva y fisuración del cartílago  y alteraciones en el hueso subcondral como defectos de mineralización, crecimiento del tejido óseo. Se han descrito diferentes factores de riesgo que pueden estar implicados en la aparición y progresión en la artrosis:

  • Sexo: es más prevalente en el sexo femenino, con un riesgo relativo de 2:6.
  • Edad: son más propensas las personas mayores de 50 años.
  • Enfermedades sistémicas (sistema endocrino, metabólicas, etc.)
  • Factores hormonales: El déficit estrogénico en la mujer está relacionado con su desarrollo.
  • Debilidad muscular.
  • Densidad mineral ósea.
  • Anomalías articulares previas como: traumatismos y fracturas, malformaciones o displasia, defectos de alineación, inestabilidad y laxitud articular, meniscopatías y artropatías neuropáticas.
  • Sobrecarga articular (actividad física y laboral): diversas actividades laborales se relacionan con artrosis.

Síntomas de la rigidez en las manos

            Los síntomas de rigidez de las manos  se caracterizan por:

Dolor: síntoma principal, se inicia con la función articular y disminuyen con el reposo. El dolor es variable depende del umbral del dolor de la persona.

Rigidez articular: localizada, matutina y desaparece después de la movilización en pocos minutos (no mayor a 30 min).

Deformidad articular: son más evidentes en manos, pies y rodillas. Es el motivo de consulta en caso de ausencia de dolor.

Crepitaciones: son frecuentes y fáciles, producidos por el roce de los cartílagos deteriorados.

Limitación de la movilidad: si evolucionan condicionan una incapacidad importante.

 Quistes subcutáneos: de predominio en interfalanges distales.

Tratamiento

            Existe tratamiento farmacológico y tratamiento alternativo para la rigidez de las manos. En este caso se hará referencia a terapias alternativas:

  • Cambio en el estilo de vida: a pesar de que no es una terapéutica es importante hacer ciertos cambios o seguir ciertas conductas como  dejar de fumar, pues está demostrado que este hábito se correlaciona con mayor dolor, limitación funcional y progresión.
  • Hidroterapia: Puede ser de utilidad cuando la zona a tratar no resulta accesible a otras formas de calor sistémico o superficial.
  • Ayudas ortopédicas: Existen férulas para mantener en reposo la articulación dolorida, como en la base del pulgar (muñequera).
  • Termoterapia: El calor y el frío aplicados de diferente forma (diatermia, ultrasonidos, infrarrojos, baños de parafina, almohadillas eléctricas, etc.) pueden ser útiles para aliviar el dolor ocasionado por la artrosis.
  • Electroterapia: La electroestimulación nerviosa transcutánea o TENS, es un tipo de electroestimuladores portátiles que pueden usarse de modo domiciliario y que permiten a los pacientes controlar las situaciones de dolor agudo de forma muy eficaz.
  • Acupuntura, meditación, yoga, reflexología o Reiki: han demostrado un efecto adyuvante en el dolor de la artrosis, pero aplicados junto a alguna otra alternativa.
  • La fitoterapia o el uso de hierbas medicinales: tanto ingerido como aplicado a la articulación con artrosis que duele, se basa en el posible potencial analgésico que poseen ciertas plantas naturales como el sauce o el jengibre.
  • Magnetoterapia: tratamiento mediante campos magnéticos. Cuando los campos magnéticos son producidos mediante corriente eléctrica se denomina magnetoterapia propiamente dicha y si son obtenidos mediante imanes, naturales o artificiales se llama imanoterapia. Tiene una serie de acciones como: relajación muscular que ayuda a mejorar la movilidad articular, efecto analgésico, regeneración del cartílago
  • Guantes de compresión.

Referencias.

  • Contreras, M.A. (2008). Diagnóstico diferencial dela artropatía de las articulaciones interfalángicas distales de las manos. Seminarios de la fundación española dereumatología, 9(1), 43-58.
  • Lopez, F. (2003). Artrosis. Revista Clínica Electrónica en Atención Primaria.
  • Mas, X., Perez, A., Gallo, F., Giner, V., Nieto, E.,y Vargas, F. (2014). Actualización en artrosis. Atención primaria, 46(1), 1-78.
  • Morales, D. (2012). Magnetoterapia como medio de tratamiento en pacientes campesinos conartrosis que acuden a rehabilitación a la unidad básica de rehabilitaciónsantiago de pillaro en el periodo febrero – julio del 2011. (Tesis depregrado). Universidad técnica de Ambatp, Ecuador.
  • Noa, M., Mas, R., Mendoza, S., y Valle, M. (2011).Fisiopatología, tratamiento y modelos experimentales de artritisreumatoide. Revista Cubana de Farmacia45(2),297-308. 
  • Taranilla, M. (2016). Tratamiento no farmacológico de la artrosis. (Tesis de pregrado).Universidad de Valladolid, México.
  • Usóna, J., Fernández, C., Villaverdea, V., Condés, E., Godoc, J., Martínez, M., yMiguélez, R. (2014). Artrosis interfalángica sintomática y asintomática: unestudio ecográfico. Reumatología clínica,10(5), 278-282.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
0/5 (0 Reviews)