Depresión Psicología

Cómo lidiar con el dolor : Hermoso consejo de un anciano

Cualquiera que haya perdido a un ser querido conoce la profunda angustia que sigue. Puede ser catastrófico. ¿Cómo lidiar con el dolor? Este es el consejo de un anciano.

consejos de un viejo para lidiar con el dolor

En momentos como ese, las personas tienden a hablar demasiado o muy poco. Sin embargo, no se trata necesariamente de cuánto se dice sino de lo que se dice. Algunos de estos pueden sonar familiares:

  • Siento mucho tu pérdida.
  • Te mantendré en mis pensamientos y oraciones.
  • Hay una razón para todo.
  • No te preocupes, sé fuerte.

Cómo lidiar con el dolor : hermoso consejo de un anciano

Por supuesto, algunas de esas frases comunes son más apropiadas y sensibles que otras. Pero, plantea la pregunta: ¿qué le dices a alguien que está de luto por la pérdida de un ser querido?

No muchas personas viven en un estado constante de pensamiento de que perderán un compañero, mejor amigo o hijo y cuando sucede, la pérdida puede ser un shock y deja al individuo inseguro de cómo procesar lo que sucedió para poder avanzar y sanar.

El siguiente consejo de un anciano para lidiar con el dolor es tan hermoso, no dejes de leerlo:

“Mi amiga murió. No sé qué hacer.”

Una mujer en una comunidad de foros en línea estaba experimentando exactamente eso. Su mejor amiga había muerto y estaba devastada, sin saber a dónde ir. Lo que hizo la mujer a continuación puede sorprender a algunas personas. Pero ¿Por qué pedir ayuda a Internet? ¿No sabes cuántas respuestas conflictivas obtendrás? Solo te hará sentir más triste y confundido.

Si alguno de esos pensamientos pasó por tu mente, no estás solo. Muchas personas compartieron ejemplos de la vida real de sus propias vidas, que pueden ayudar o hacer más daño. Sin embargo, una respuesta de un hombre mayor cortó todo el desorden y realmente le habló al corazón de la mujer. Lo hemos publicado a continuación con la esperanza de que sea reconfortante y esperemos que te ayude a despedirte de tu ser querido si es tu caso.

consejos de un anciano para lidiar con el dolor

“Está bien, aquí va. Estoy viejo. Lo que eso significa es que he sobrevivido (hasta ahora) y muchas personas que he conocido y amado no lo hicieron. Perdí amigos, mejores amigos, conocidos, compañeros de trabajo, abuelos, madre, familiares, maestros, mentores, estudiantes, vecinos y un montón de otras personas. No tengo hijos, y no me puedo imaginar el dolor que debe ser perder un hijo. Pero aquí está mi aporte.

También puedes leer:  Cómo aprender a amar sin ficciones

Ojalá pudiera decir que te acostumbras a la gente que está muriendo. Nunca lo hice. Y no quiero. Me hace un agujero cada vez que alguien que amo muere, sin importar las circunstancias. Pero no quiero que ‘no importe’. No quiero que sea algo que simplemente pase. Mis cicatrices son un testimonio del amor y la relación que tuve para y con esa persona. Y si la cicatriz es profunda, también lo fue el amor. Que así sea.

Las cicatrices son un testimonio de la vida. Las cicatrices son un testamento de que puedo amar profundamente y vivir profundamente y ser herido, y que puedo sanar y continuar viviendo y amando. Y el tejido cicatricial es más fuerte de lo que la carne original alguna vez fue. Las cicatrices son un testimonio de la vida. Las cicatrices son desagradables para las personas que no pueden ver.

En cuanto al dolor, encontrarás que viene en oleadas. Cuando el barco naufraga por primera vez, te estás ahogando, con restos a tu alrededor. Todo lo que flota a tu alrededor te recuerda la belleza y la magnificencia de la nave que era y ya no existe. Y todo lo que puedes hacer es flotar. Encuentra algún pedazo de los restos y quédate un rato. Tal vez es algo físico. Tal vez sea un recuerdo feliz o una fotografía. Tal vez es una persona que también está flotando. Por un tiempo, todo lo que puedes hacer es flotar. Quedarte vivo.

Al principio, las olas tienen 10 metros de altura y se estrellan sobre ti sin piedad. Llegan con 10 segundos de diferencia y ni siquiera te dan tiempo para recuperar el aliento. Todo lo que puedes hacer es aguantar y flotar. Después de un tiempo, tal vez semanas, tal vez meses, verás que las olas aún tienen 10 metros de altura, pero se separan aún más. Cuando llegan, todavía se estrellan sobre ti y te arrasan. Pero mientras tanto, puedes respirar, puedes funcionar.

También puedes leer:  7 hábitos que te convierten en una persona rica

Nunca se sabe lo que va a desencadenar el dolor. Puede ser una canción, una imagen, una intersección en la calle, el olor de una taza de café. Puede ser casi cualquier cosa, y la ola se viene abajo. Pero entre las olas, hay vida.

En algún lugar de la línea, y es diferente para todos, se encuentra que las olas tienen solo 6 metros de altura. O 5 metros de altura. Y mientras todavía vienen, se alejan cada vez más. Puedes verlas venir. Un aniversario, un cumpleaños o Navidad. Puedes verlo venir, en su mayor parte, y prepararte.

Y cuando te inunda, sabes que, de alguna manera, saldrás nuevamente del otro lado. Mojado, chisporroteando, aun colgando de un pequeño pedazo de los restos, pero saldrás.

Tómalo de un viejo. Las olas nunca dejan de llegar, y de alguna manera no quieres que lo hagan. Pero aprendes a sobrevivir. Y otras olas vendrán. Y tú también las sobrevivirás. Si tienes suerte, todos esos naufragios y cicatrices que puedas sobrevivir, te harán más fuerte.”

lidiar con el dolor

Cómo ayudar a una persona afligida

¡Qué mensaje tan poderoso para cualquiera que experimente una pérdida! Fue un poco largo, pero esperamos que haya al menos una sabiduría que puedas recoger y, con suerte, compartir con los demás. Además, aquí hay una lista pequeña pero útil de cosas que puedes hacer con alguien para ayudarlo a lidiar con el dolor si está pasando por una etapa de pérdidas.

  • Comprende las etapas de la aflicción.
  • Sabe qué decir (por ejemplo, lamento tu pérdida, ¿tienes ganas de hablar?).
  • Ofréceles ayuda práctica (por ejemplo, hacer diligencias, cocinar, etc.).
  • Proporciona asistencia continua (por ejemplo, no solo ayuda una vez; la curación requiere tiempo y puede requerir más).
  • Está atento a los síntomas de la depresión.
0/5 (0 Reviews)