12 formas de mejorar el futuro de un niño

Los padres siempre querrán lo mejor en la vida para sus hijos. Los nuevos padres pueden estar especialmente preocupados por tratar de fomentar el entorno perfecto para el desarrollo de sus hijos. Si la crianza es más esencial que la naturaleza, seguramente el cariño te ayudará a mejorar el futuro de tu hijo ¿verdad?

mejorar el futuro de un niño

Es un poco más complejo que eso. Para empezar, hay más en un buen futuro que sacar buenas calificaciones en la escuela. Los padres también deben tener en cuenta aspectos como las habilidades sociales, la capacidad deportiva y otros factores similares.

12 maneras de mejorar el futuro de un niño

Lo creas o no, la mayoría de los métodos que puedes utilizar para ayudar a tu hijo a tener un mañana más brillante comienzan contigo y provienen de ti.

Construye una conexión

Cuando tus hijos sepan que deseas que estén conectados y se sientan conectados contigo, estarán dispuestos a buscar tu ayuda cuando la necesiten.

Para establecer y construir una conexión tan positiva, debes:

  • Priorizar la comunicación y las conversaciones abiertas y directas
  • Ser generoso al repartir afirmaciones y aliento.
  • Mostrar interés genuino en los intereses de tu hijo.
  • Escuchar a tus hijos cuando hablan.
  • Estar abierto a sus perspectivas y percepciones.
  • Presentarte como razonable y cariñoso.
  • Recordarles que los amas tanto con palabras como con acciones.
  • No reaccionar inmediatamente ante la mala conducta y los errores.
  • futuro del niño

2. Enseñar habitos saludables

Aprender a establecer límites saludables, tanto emocionales como físicos, y cuidar de sí mismo son habilidades esenciales para la vida que los niños deben aprender para mejorar el futuro de ellos. Puede parecernos una obviedad para nosotros como adultos, pero en realidad, los niños necesitan que se les enseñe a:

  • Planificar y preparar comidas saludables.
  • Fomentar el pensamiento positivo tanto en si mismo como en los demás.
  • Crear y ejecutar una rutina de ejercicio regular.
  • Abordar sus pensamientos y sentimientos de una manera sana y amorosa.
  • Estar atento y agradecido por las pequeñas cosas de la vida.

3. Establece altas espectativas

Establecer expectativas increíblemente altas siempre es perjudicial para la salud y doloroso para cualquier niño, pero tampoco significa que debas aflojar. La investigación ha demostrado un vínculo positivo entre el rendimiento académico a largo plazo de un niño y las expectativas de los padres. Puedes hacerlo de la siguiente manera:

  • Compartiendo tus convicciones, pero estar dispuesto a comprometerte y ser flexible al respecto.
  • Discute abierta y honestamente con tus hijos tus expectativas.
  • Comparte tus procesos de pensamiento sobre el tema académico.
  • Mantén la mente abierta.
  • Negociar y llegar a acuerdos según sea necesario.
  • Recuerda que tus deseos y metas serán diferentes a los suyos, y eso está bien.
  • Ayúdalos y apóyelos donde puedas.

4. Deja que los niños hagan las tareas

Con lo mucho que debe hacer un niño para mantenerse a flote en lo académico, es tentador dejar que se salte hacer las tareas del hogar para que finalmente pueda tomar un descanso. Sin embargo, los profesionales han demostrado que este intento de cuidarlos está equivocado. Esto es lo que hacen los quehaceres domésticos para un niño que crece:

  • Les enseña responsabilidad.
  • Les anima a valorar el trabajo duro.
  • Aprenden a limpiar lo que ensucian.
  • Aprenden a colaborar bien con otros para facilitar las cargas de trabajo y completar tareas.
  • Finalmente, comprenden e internalizan la importancia de contribuir a una misión por el bien de todos.

5. Ofrece elogios respectivos

Es fácil pensar que simplemente elogiar a tus hijos es suficiente, pero eso no es suficiente. Las investigaciones han demostrado que el pensamiento positivo y la mentalidad de crecimiento deben fomentarse mediante elogios que aplauden a un niño por sus esfuerzos y trabajo duro, no por sus cualidades innatas. Esto se debe a que elogiar a un niño por sus cualidades inherentes (como ser inteligente o talentoso) fomenta:

  • Mentalidades fijas.
  • Miedo al fracaso.
  • La creencia de que su autoestima se basa en ser buenos en algo.
  • Evitación de cualquier tarea que no pueda garantizar el éxito en el primer intento.
  • Incapacidad para aprender habilidades para resolver problemas.

Es preferible que el niño se gane elogios que reconozcan sus luchas y celebre su intento independientemente del resultado final. Esto le enseña al niño a concentrarse y poner valor en intentar y aprender, en lugar de simplemente el resultado del éxito, esto mejora su futuro de gran manera en el sentido emocional.

6. Enseñar a los niños a fomentar relaciones

La humanidad nunca estuvo destinada a estar sola. Nuestra necesidad de conectarnos y vincularnos con los demás es un factor integrado en nuestro ADN. Como resultado, es fundamental que los padres enseñen a sus hijos cómo forjar relaciones sólidas y saludables para mejorar el futuro de ellos como personas sociables:

  • Las relaciones sólidas son cruciales para el crecimiento emocional y mental de uno.
  • Las relaciones saludables tienen un efecto positivo en el bienestar psicológico.
  • Los niños que no tienen relaciones cercanas y significativas tienen más probabilidades de meterse en problemas legales.
  • Existe un fuerte vínculo entre la falta de vínculos fuertes y el desarrollo de problemas psiquiátricos.
  • Los resultados de rendimiento académico suelen ser peores para los niños que no tienen relaciones sólidas.

Para evitar estos problemas, tómate el tiempo necesario para enseñarles a tus hijos habilidades de resolución de conflictos y manejo de emociones. Esfuérzate por brindarles todas las oportunidades disponibles para vincularse con sus compañeros fomentando la participación en actividades y comunidades que disfrutan.

7. Gestiona tus propias emociones

Nadie vive en el vacío, y menos tus hijos. Todos se ven afectados unos por otros de alguna manera, forma o forma, independientemente de la intención. ¡Y también está respaldado por la ciencia! Las investigaciones muestran que la capacidad de un niño para regular y expresar sus propias emociones se ve afectada por el estado emocional y de relación de sus padres y su capacidad para manejar sus propios sentimientos.

En otras palabras:

  • El bienestar emocional de tu hijo depende de tu bienestar.
  • Tu estrés también suele afectar a tus hijos.
  • Los problemas de tus relaciones o el estado inestable de tus emociones no pasan desapercibidos para tus hijos.

Como tal, es mejor aprender primero cómo manejar tu propia salud mental y emocional lo mejor que puedas. De lo contrario, es posible que dejes un impacto negativo más significativo en tus hijos de lo que crees.

8. Para mejorar el futuro de tu hijo, enseña las consecuencias, no el castigo

Es bastante fácil una técnica de crianza. Si un niño se porta mal, simplemente ve sobre la amenaza de castigo, y si continúa, cumple con tu palabra. De esa forma, aprenderán que las acciones tienen consecuencias, ¿verdad?

Este no es el caso. En realidad, las investigaciones demuestran que el castigo obstaculiza el futuro de un niño. Este es el por qué:

  • No equivale a consecuencias, especialmente en el mundo real.
  • A menudo creas un niño rebelde que se vuelve creativo para sortear prohibiciones y castigos.
  • Enseña a los niños que una forma aceptable de resolver problemas es mediante amenazas.
  • A menudo no le enseña al niño nada esencial o valioso.

Por el contrario, tomarte el tiempo para mostrar cómo funciona la causa y efecto ayuda a:

  • Enseñar a un niño cuáles son las consecuencias reales.
  • Les inculca un fuerte sentido de automotivación.
  • Les permite entender y crecer.
  • Modela formas efectivas de resolución de problemas.
  • Aumenta su confianza en sí mismos.

9. Deja que los niños sigan sus pasiones

En nuestros días, la sociedad ejerce una enorme presión para que tanto los niños como los adultos actúen. Esto a menudo no deja lugar para amores o pasiones, lo cual puede ser desalentador y asfixiante para tu hijo. Como puede imaginar, este escenario no es ideal para el bienestar mental de nadie, tanto niños como adultos.

Aquí hay algunas formas sencillas en las que puede alentar a sus hijos a perseguir las cosas que aman por el bien de su futuro:

  • Permíteles disfrutar de lo que están haciendo, sin darles críticas o comentarios no deseados.
  • Presta atención cuando compartan información sobre su último pasatiempo o interés.
  • Intenta participar en sus intereses o pasatiempos.
  • Fomenta sus esfuerzos con palabras, acciones y regalos.
  • Comprender que es posible que no puedan ganarse la vida con eso; algunas cosas, después de todo, son simplemente para el disfrute personal y la diversión.
  • Destaca las cosas que le gustan a tu hijo, no solo lo que necesita mejorar.

10. Enseñar la perseverancia es esencial para el futuro de un niño

La capacidad y la pasión por seguir esforzándose por alcanzar las metas a largo plazo no son innatas, se enseñan. También llamado «firmeza de carácter», fue descubierto por un psicólogo como esencial para cualquier persona que quiera alcanzar sus metas y tener éxito. Aquí hay un poco más de elaboración sobre el tema:

  • La capacidad de perseverar es necesaria si se quieren alcanzar las metas y los sueños a largo plazo.
  • Esto se puede cultivar en tus hijos animándolos a practicar y encontrar un propósito en sus pasiones.
  • Presenta a tus hijos cosas con las que pueden familiarizarse, pero que pueden aprender continuamente durante los próximos años.

11. Configura rutinas familiares

Hay algo reconfortante en una rutina gastada con tus seres queridos. Puede ser una pequeña molestia configurarlo, especialmente si todos tienen horarios diferentes, como suele ser el caso si tienes un trabajo de tiempo completo mientras tus hijos están ocupados con la escuela y los amigos. Sin embargo, los resultados valen la pena porque:

  • Un estudio muestra que resulta en una mejor salud socioemocional en niños en edad preescolar.
  • Reserva tiempo para que tú y los niños se unan entre sí.
  • Tienes la oportunidad de ponerte al día con la vida de tus hijos.
  • Tanto el niño como el padre pueden compartir y revisar cómo se desarrolló un evento y qué se podría haber hecho mejor.
  • Ayuda a fomentar las habilidades sociales entre los niños.

12. Proporciona amor incondicional

Es increíblemente esencial que tus hijos sepan que los amas incondicionalmente, sin lugar a dudas. Esto no solo les enseña cómo se siente el amor incondicional, sino que también crea una base sólida como una roca en la que pueden apoyarse durante los días difíciles. Aquí hay algunas formas de mostrarles tu amor y apoyo:

  • Comprende cuáles son tus lenguajes de amor para que puedas dar y recibir amor de una manera que se conecte genuinamente con ellos.
  • Tranquilízalos con regularidad, tanto con palabras como con hechos.
  • Siempre muéstrales amor, independientemente de cómo cambien las circunstancias y expectativas.
  • Hazles saber que estarás allí para ellos, sin importar lo que hagan.

Reflexiones finales

Cuando amas a un niño, ya estás ayudando a su futuro. Les estás dando el apoyo y la compasión que necesitan para seguir adelante. Como padre, desafías y motivas a tu hijo y, también, como padre, lo colmas de amor y afecto. Adoptar estos hábitos ayudará a asegurar el éxito futuro de su hijo.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.