Nutrición

Hay azúcar escondida en estos productos del supermercado

Si estás intentando evitar el azúcar, esa es una buena idea, pero algunas veces esta sustancia puede estar presente en algunos productos que parecen inofensivos, tal es el caso de estos 5 productos que tienen azúcar escondida.

mujer realizando compras en el supermercado

En los tiempos en que nuestro dulce o postre favorito es literalmente la primera opción, reducir los productos azucarados es definitivamente un logro importante. Pero eso es solo una parte del desafío; el objetivo de no consumir azúcar no está completo hasta que también reduzcamos el consumo de “azúcares ocultos”.

Estos azúcares se llaman azúcares ocultos porque aparecen en los productos más inusuales como salsas, condimentos, aguas frescas e incluso los cereales. Ya sabes que el azúcar no es buena para tu salud y bienestar general. La mayoría de la fructosa (un tipo de azúcar simple que se encuentra en algunos de estos productos) se metaboliza en el hígado muy rápidamente y allí se convierte en grasa. La fructosa, cuando se toma en grandes cantidades, también puede causar resistencia a la leptina, la hormona que le dice al cuerpo que deje de comer.

5 productos de supermercado que pueden haber agregado azúcar

Se deben limitar las calorías del azúcar agregado a menos del 10% por día. De acuerdo con las pautas de la Asociación del Departamento de Alimentos de EE. UU. Para la lista de ingredientes y el etiquetado porcentual, el ingrediente que pesa más se enumera primero, y el ingrediente que menos pesa se menciona al final. Si encuentras etiquetas como fructosa o sacarosa entre las tres principales, tal vez sea mejor evitarlas. La fructosa y la sacarosa son solo nombres de azúcares simples, no una alternativa saludable.

También puedes leer:  Los nutrientes necesarios para tener tu cerebro activo.

1. Batidos de frutas

Los batidos de frutas son sin duda una de las adiciones más saludables que puedes hacer a tu dieta, pero la mejor opción siempre será la de preparar estos batidos en casa en vez de optar por los que están en la tienda o supermercados.

Estos batidos tienen mucha fructosa y también pulverizan la fibra. La fibra ayuda a disminuir la absorción y asegura que no haya un pico de azúcar. El contenido de fibra puede elevar tus niveles de azúcar. Si vas comprar batidos, asegúrate de que sean una buena mezcla de verduras y frutas, sin añadidos y mejor aún, que sean preparados en el momento.

2. Cereales para el desayuno

cereales que parecen saludables pero están llenos de azúcar

¿Has estado tomando cereales para el desayuno muy seguido? Una sugerencia seria que regreses y vuelvas a leer la etiqueta. Muchos cereales y especialmente los de colores brillantes y sabor dulce que están disponibles en los supermercados están cargados de azúcares añadidos. En ese caso es mejor optar por cereales integrales que no son dulces y ver su etiqueta; Combínalos con frutas de temporada si son demasiado desabridos para tu gusto.

3. Salsas y condimentos

Los condimentos que incluyen edulcorantes, ketchup, salsa marinara, salsa de barbacoa, mayonesa y salsa de soja, entre otros, a menudo están llenos de azúcares ocultos. Estos condimentos generalmente tienen una gran cantidad de azúcar y sodio para preservarlos por un período más largo.

También puedes leer:  Alimentos que te pueden hacer sentir más cansado

4. Bebidas como tés helados y jugos

Las bebidas azucaradas como refrescos, jugos y tés dulces también contienen fructosa. Estas bebidas no solo agregan a calorías sino que también intensifican tus ansias de comer justo después de tomarlas. Las frutas están llenas de azúcar natural y convertirlas en un jugo hace que su contenido de azúcar se concentre más. Una buena parte de la fibra también se pierde en el proceso.

5. Pan

Panes con azúcar oculta

No solo el pan blanco engorda, sino que algunas de las variantes de pan moreno también tienen rastros de azúcar refinada. Sin embargo, no es una práctica poco común agregar algunos azúcares añadidos durante el procesamiento.

Hay que inculcar el hábito de leer las etiquetas con cuidado, no hay necesidad de comer alimentos procesados, si lo haces de vez en cuando, asegúrate de haber leído bien las etiquetas. Debes revisar su contenido de fructosa y sacarosa. Come frutas frescas y de temporada. Incluye más granos integrales en tu dieta. Tomar estos cuidados te llevará solo unos minutos pero puede hacer la gran diferencia.

0/5 (0 Reviews)