Psicología Superación personal

Juntarse con personas así podría inducir a ser como ellos según estudios

Existe una escuela de pensamiento popular que sugiere que nos convertimos en un promedio de las cinco personas con las que pasamos más tiempo. Por supuesto, aquí hay un poco de lógica de ¿quién primero? la gallina o el huevo. Por lo general, nos atraen las personas que comparten nuestros propios valores, pasiones y elecciones de estilo de vida. Elegimos pasar tiempo con personas a las que amamos y respetamos, y al hacerlo esperamos conocer sus cualidades positivas, sin embargo, no siempre reafirmamos eso bueno que la otra persona tiene de nosotros, juntarse con personas con rasgos negativos muy marcados puede incluso, convertirnos en eso también.

juntarse con personas perezosas

Juntarse con personas así podría contagiarte

Un estudio en Francia descubrió que ciertos rasgos de personalidad indeseables -específicamente la pereza, la impaciencia y la excesiva aversión al riesgo- pueden, de hecho, ser contagiosos.

Estos tres rasgos pueden parecer un surtido arbitrario, pero en realidad tienen mucho que ver el uno con el otro. Específicamente, son todos motivadores fuertes cuando se trata de tomar decisiones. De hecho, son tres de las razones más comunes por las que las personas no hacen lo mejor para sí mismas y para los demás.

La pereza nos impide dedicarnos al trabajo duro. La impaciencia nos impide tomar decisiones sabias. La aversión excesiva al riesgo puede impedirnos establecer y alcanzar objetivos ambiciosos.

Como resultado, elegir pasar tiempo con personas que acepten estas cualidades puede evitar que alcancemos nuestro máximo potencial.

Por el contrario, juntarse con personas que trabajan duro, retrasar la gratificación y arriesgarse con un sentido equilibrado de sabiduría y coraje, puede ayudarnos a desarrollar estas cualidades por derecho propio. Las mayores recompensas en la vida a menudo implican riesgo, paciencia y, por supuesto, mucho trabajo duro. Desarrollar una buena actitud hacia estos ideales puede ser crucial para el éxito.

También puedes leer:  Métodos efectivos para superar la ansiedad

Ser perezoso, impaciente y miedoso a los riesgos es difícil de cambiar

Hasta ahora, estos tres rasgos de personalidad han sido considerados rasgos “arraigados”, lo que significa que son difíciles de cambiar, explicó Jean Daunizeau, un líder de equipo del grupo de motivación, cerebro y comportamiento en el Instituto Brain and Spine (ICM) en París y autor principal del estudio. Hasta ahora, la comunidad científica ha pensado que estos tres rasgos son al menos parcialmente genéticos.

Investigadores creían anteriormente que estas actitudes deberían ser inmunes a las influencias ambientales, como la influencia social, especialmente en la edad adulta. Sin embargo, los resultados de esta investigación sugieren que este puede no ser el caso. Según Daunizeau, es muy posible que las personas alineen subconscientemente sus actitudes con respecto a estos rasgos para alinearse con quienes los rodean.

juntarse con personas con miedo a los riesgos

El estudio se realizó teniendo cincuenta y seis participantes sanos, y cada uno completó una serie de tareas. En cada tarea, se les pidió elegir entre dos alternativas, por ejemplo, un pago menor ahora o uno más grande más tarde, o un pequeño pago seguro frente a uno grande más riesgoso. Luego, se les pidió que adivinaran cuál sería la decisión de otra persona en una tarea similar. Después de hacer su propia elección, se les dijo a los participantes cómo había respondido la “otra persona”. Sin embargo, la otra persona era realmente ficticia: sus decisiones se basaban en un modelo computarizado que los investigadores habían desarrollado. Este modelo fue diseñado para reflejar la forma en que las personas aprenden y son influenciadas por las elecciones de los demás. Finalmente, se les pidió a los participantes que repitieran la tarea original.

También puedes leer:  10 señales de que mentimos por problemas de autoestima

Después de que los participantes habían absorbido las actitudes del modelo de computadora, sus propias elecciones comenzaron a reflejar lo que habían visto. Si observaban que los participantes del modelo de computadora eran perezosos, impacientes o aversos al riesgo, comenzaron a actuar de la misma manera. La dinámica opuesta también se mantuvo cierta. En esencia, los participantes del estudio comenzaron a imitar los comportamientos que pensaban que habían observado en otras personas.

Cómo funcionan los comportamientos socialmente contagiosos

Hay dos explicaciones posibles, las cuales probablemente contribuyan a este efecto.

Antes que nada, es en nuestra naturaleza como seres humanos querer encajar con nuestros pares. Nuestra necesidad de conformidad social y aceptación se basa en la necesidad evolutiva, y es difícil de quitarlo incluso desde nuestra toma de decisiones más intencional y personal. Es muy posible que podamos alterar inconscientemente estos importantes rasgos personales para reflejar las actitudes de nuestro entorno social.

Otra explicación es que imitamos el comportamiento de los demás porque confiamos en su capacidad para tomar decisiones acertadas. Si todos los que nos rodean hacen una elección determinada, sospechamos que tienen una buena razón para hacerlo. Cuando nuestra decisión difiere del grupo, podemos preguntarnos si tienen información, educación o experiencia que nosotros no poseemos.

“Sostengo que una personalidad fuertemente marcada puede influir en los descendientes por generaciones”, escribió Beatrix Potter. ¿Qué tipo de huella de comportamiento le estás dejando a tus pares? ¿Qué impacto tienen en tus decisiones? ¿Estás eligiendo los amigos adecuados?

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
0/5 (0 Reviews)