Ansiedad Social Familia Psicología

Timidez y fobia social en los niños y cómo ayudarlos

Todos los niños pasan por un período en el que se sienten incómodos con personas que no conocen bien y con desconocidos. Pero la fobia social es algo más profundo y debe trabajarse desde temprana edad. 

La ansiedad del extraño, como suele llamarse, suele aparecer por primera vez entre el primero y el segundo año, pero puede desaparecer alrededor de los dos años y medio de edad. Algunos niños continúan mostrando signos de timidez después de esta edad, pero cuando comienzan la escuela y pasan más tiempo con otros niños, generalmente todo está resuelto.

¿Timidez o fobia social?

En algunos casos, el aumento en las interacciones sociales no ayuda al niño a sentirse más cómodo. La timidez se intensifica y se convierte en más que un problema mayor, causando al niño un grado considerable de ansiedad e interfiriendo con la capacidad de vivir en contextos sociales.

Cuando esto suceda, debemos considerar la posibilidad de que sea una fobia social. Aunque la timidez es a menudo un precursor de la fobia social, estas son dos situaciones que presentan diferencias importantes.

Los niños tímidos suelen tener amigos, mientras que los niños con fobia social a menudo no tienen ninguno, o solo uno o dos.

Los niños tímidos pueden ser reacios a participar en ciertas situaciones sociales, pero rara vez las evitan, mientras que los niños con fobia social las evitan constantemente.

Los niños tímidos a menudo se sienten incómodos, al menos al principio, en algunos contextos sociales, pero no experimentan el alto nivel de activación fisiológica, como los ataques de pánico y la angustia típica de la fobia social o ansiedad social.

Finalmente, los niños tímidos generalmente llevan vidas relativamente normales, mientras que aquellos con fobia social no lo hacen. No pueden hacer muchas cosas que hacen los niños de la misma edad.

También puedes leer:  4 malos hábitos que roban tu energía a diario y te impiden rendir

Fobia social generalizada

niña pensativa en el salón de la escuela

La fobia social puede presentarse en dos formas, siendo la primera forma del tipo generalizado.

Los niños con fobia social generalizada son extremadamente ansiosos en la mayoría de las situaciones sociales.

Tienen una gran dificultad para interactuar con niños de la misma edad, pero también pueden tener problemas con niños y adultos mayores o menores.

Estos niños tienen dificultades para iniciar y mantener conversaciones con otros niños, tienden a retirarse del contacto (a menudo prefieren estar cerca de los adultos conocidos), se sienten muy incómodos con los grupos de compañeros, pueden negarse a participar en juegos grupales y pueden estar ansioso por hablar con figuras de autoridad como los maestros.

La fobia social no desaparece por sí sola. De hecho, no solo continúa, sino que generalmente empeora con el crecimiento, particularmente en el momento de la adolescencia y la adultez temprana.

Los adolescentes con fobia social no solo están limitados en las amistades; sino que también se sienten extremadamente incómodos en las interacciones con alguien de otro género. No tienen citas con nadie, no participan en bailes escolares y no salen a caminar, se sienten aislados y fuera de lugar, y esto, en algunos casos, puede llevar a la depresión.

Cuando llega el momento de la universidad, a menudo tienen miedo de dejar la escuela, a veces prefieren una universidad local y continúan viviendo en casa.

Como adultos jóvenes, a menudo tienen un potencial de carrera limitado porque son tímidos y ansiosos por sus superiores.

Cómo se puede ayudar a un niño con fobia social

maestra dialogando con un niño que tiene fobia social

Si tienes un hijo con fobia social no necesariamente tiene que enfrentar un futuro tan limitado. Hay muchas cosas que podemos hacer ahora para ayudarlo a superar este problema.

También puedes leer:  La depresión oculta puede detectarse con estos 10 signos

También es posible prevenir la fobia social o bloquearla inmediatamente en su primera manifestación, para evitar que se intensifique y se convierta en crónica.

Entre las cosas que los padres pueden hacer para prevenir la aparición de la fobia social, o para mitigar esta fobia después de que se haya manifestado, se encuentran las siguientes:

  • Asegúrate de que el niño mantenga relación con otros niños de su edad.
  • Presta atención a cualquier episodio de intimidación o burlas, por ejemplo el bullying.
  • Es importante que el niño se sienta seguro de si mismo, trabajar en su seguridad lo hará sentirse más capaz.
  • Ayudarlos a superar sus propios miedos.
  • Evitar cambios abruptos en el contexto social de los niños.
  • No se debe permitir que los niños escapen de situaciones en las que tienen que hacer algo delante de otros.
  • Mejora las habilidades sociales de los niños.
  • Enséñale técnicas de relajación y como ponerse positivo ante determinadas situaciones (con tu ejemplo).

Estas son algunas de las prácticas y lecciones que puedes darle a tus hijos o al niño con fobia social, de tal manera que pueda trabajar y enfrentar desde temprana edad estos miedos y convertirlos en una prueba superada.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
5/5 (1 Review)