Los mejores antisépticos naturales para tratar heridas

Las medicinas naturales han existido desde los albores del hombre, pero sus roles han sido marginados por la modernización. Sin embargo, en tiempos de inestabilidad y catástrofe, los frutos de la medicina moderna podrían no estar fácilmente disponibles, lo que nos obliga a confiar en los dones que la Madre Naturaleza nos ha dado.

antisépticos naturales

Por lo tanto, podemos aprender mucho de los amantes de los árboles que usan plantas y hierbas que son antisépticos naturales para tratar muchas lesiones y enfermedades comunes. En particular, varias opciones naturales están disponibles para el tratamiento de heridas y cortes.

Nuestra piel es el órgano más grande que tiene el cuerpo y está expuesta a los contaminantes y a los microorganismos (bacterias, hongos, virus) que se encuentran en todas partes. Es aquí donde los antisépticos entran en juego, los antisépticos naturales hallados en la naturaleza contribuyen además a generar un cuidado para la piel más allá de ayudar en el proceso de la cicatrización y desinfección de las heridas.

Antisépticos naturales hallados en la naturaleza

Se le denomina antiséptico a aquellos productos contenedores de propiedades que permiten eliminar los microbios y agentes nocivos, susceptibles de afectar cualquier herida reciente, permitiendo así evitar que la herida se infecte o se inflame. Los siguientes están catalogados como excelentes antisépticos que tienes a tu disposición en la naturaleza.

Miel

De todos los antisépticos naturales, la medicina más probada y comprobada, es la miel. El líquido dulce producido por las abejas se ha utilizado a lo largo de la historia para tratar heridas. La miel exhibe actividad antiséptica en un amplio espectro de bacterias.

Su efectividad puede atribuirse a muchos factores, entre ellos su acidez y alta osmolaridad, y la presencia de peróxido de hidrógeno. Si estás almacenando miel, asegúrate de mantenerla en un ambiente fresco, ya que el calor puede descomponer el peróxido de hidrógeno.

La miel también se puede usar en una herida para ayudarla a sanar más rápido. Todos sabemos que la miel es pegajosa, y esta propiedad puede ayudar a formar una barrera protectora alrededor de una herida mientras se mantiene un ambiente húmedo.

El aspecto antiinflamatorio de la miel ha sido bien documentado y puede ser útil para reducir el dolor alrededor de las heridas. Con todos sus beneficios, parece que la miel y las heridas se hicieron la una para las otras.

Si aplicas miel a una herida, asegúrate de envolver el área con un paño o una envoltura médica para evitar que la suciedad y las partículas se enganchen. Tenga en cuenta que la miel tiene un alto contenido de azúcar, por lo que las hormigas, los perros y los osos hambrientos se sentirán atraídos por la herida.

Aloe Vera como antiséptico natural

La tasa de curación de la herida depende de muchas variables, y muchas medicinas naturales se han utilizado para acelerar este proceso. El aloe vera se usa para muchos propósitos dermatológicos, y su impulso para acelerar la curación de la piel es popular.

Cuando se cortan, las hojas espinosas de la planta de aloe excretan un gel que se puede aplicar directamente sobre las heridas. El gel exhibe un efecto antiinflamatorio calmante.

La planta de aloe vera crece fácilmente en muchos climas diferentes, no requiere mucha agua y es resistente a las plagas; por lo tanto, cultivar uno en tu casa no sería una mala idea.

Con el aumento de formas de bacterias resistentes a los antibióticos, las opciones alternativas para tratar las infecciones se han vuelto cada vez más importantes. A medida que el campo de la medicina alternativa continúa creciendo y se están realizando más investigaciones para comprender completamente la amplia gama de opciones, nuestras reservas de medicamentos pueden ampliarse para incluir tantas plantas y árboles que crecen justo afuera de nuestras ventanas.

Te puede interesar:
Tos seca y como tratarla naturalmente

Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té ha ido ganando popularidad como antiséptico. El aceite se extrae de las hojas de un árbol del té, originario de Australia, y se puede aplicar tópicamente en un corte para prevenir infecciones microbianas.

El aceite está compuesto de 98 compuestos diferentes, pero el ingrediente activo aún se desconoce. La aplicación de aceite alrededor de cortes y heridas antes de cubrirlos puede prevenir infecciones dañinas no deseadas. Una advertencia: este aceite es tóxico para los humanos cuando se toma por vía oral, así que ten cuidado de no ingerirlo.

Ajo

El primer paso para tratar una herida o corte es detener el sangrado, generalmente aplicando presión sobre la lesión con un paño limpio. Una vez que el sangrado se ha detenido, la siguiente y más importante parte del tratamiento es limpiar y desinfectar el área.

Uno de los antisépticos naturales más utilizados es el ajo, y su uso se ha documentado en muchas culturas. Existe evidencia de que el ajo fresco tiene propiedades antibacterianas y antivirales.

La efectividad del ajo disminuye con la edad, por lo que el ajo fresco debe usarse en las heridas en lugar de los bulbos más viejos que han estado alrededor.

El químico activo en el ajo es la alicina, que se forma cuando el ajo fresco se pica o se tritura. La alicina, que le da al ajo ese aroma distinto, es muy inestable y, por lo tanto, es esencial aplicar el bulbo inmediatamente a la herida después de cortarla.

Tomillo

El poder antiséptico del tomillo se conoce desde la antigüedad. En el Egipto de los faraones, se quemaba el tomillo para purificar del aire.

Hoy en día se emplea para tratar o prevenir infecciones de órganos internos como bronquios, intestino, etc. En este sentido, se puede tomar infusiones de tomillo dos veces al día y si se desea que sus poderes curativos se incrementen, sólo se requiere agregar un poco de miel o zumo de limón.

De manera externa se usa para sanar heridas y cortadas. Para ello, es necesario hervir dos cucharadas de tomillo en una taza de agua durante 5 minutos. Después de ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar. Colocar, mediante una bolita de algodón, en las zonas afectadas.

Propóleo de abeja

Es una sustancia vinculada a las abejas al igual que la miel. El propóleo es la resina que usan éstas para tapar los orificios de las colmenas y evitar así la entrada de intrusos.

Debido a que está compuesta de vitaminas, minerales y una gran cantidad de bioflavonoides se considera un potente antibiótico y antiséptico natural y ya, desde tiempo remotos, se ha empleado para curar heridas cutáneas y para calmar úlceras de estómago.

En la actualidad, se usa tanto de forma externa como interna. Se puede aplicar directamente sobre las encías para evitar o combatir la gingivitis y mediante un bastoncito de algodón las úlceras bucales.

Otros excelentes antisépicos naturales que puedes usar

Lavanda. Además de bonita y perfumada, la lavanda funciona como un buen remedio astringente y antibiótico. Solo debe prepararse en forma de cataplasma o infusión, y aplicarse sobre la piel.

Zanahoria. Este tubérculo también resulta efectivo para desinfectar heridas y tratar postulencias. Solo debes preparar una pasta en base a zanahoria hervida y rallada y aplicarla sobre la zona afectada durante unos minutos.

Cebollas. Sin dudas habrás escuchado hablar sobre la fama de las cebollas como bactericidas, por ello no podía faltar en nuestra lista de antisépticos naturales. Para tratar las heridas, la cebolla puede aplicarse de diversas formas: tostándola, hervida o mediante la aplicación de las finas telas que se encuentran entre sus capas.

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar