¿Por qué es tan difícil evitar el perfeccionismo? Aprende a superarlo

El perfeccionismo describe primero el esfuerzo de las personas interesadas por un ideal de perfección o meta muy ambiciosa en muchas áreas de la vida. El comportamiento perfeccionista es justificable si hay tolerancia para los propios errores y los de los demás. Sin embargo, el objetivo de ser perfecto también muestra un fuerte temor a hacer algo mal y puede causar problemas de autoestima.

El perfeccionismo y por qué se vuelve difícil de manejar

¿Qué es lo que podrías descubrir que te hará sentirte abrumado? ¿Cuáles son los posibles obstáculos para tu compromiso que podrías encontrar en el camino? ¿Qué es lo que ahoga la voz de tu silenciosa desesperación y soledad debido al miedo que tienes al cambio?

A continuación, hay algunas situaciones que pueden hacer que renuncies a esforzarte, o que tal vez, nunca empieces. La mayoría de ellas son exclusivas del perfeccionista. Otras tratan más sobre los desafíos del cambio en sí mismos.

Tu compromiso debe ser perfecto… si no es así, te avergüenzas a ti mismo.

Te enorgulleces de hacer el trabajo. Si has establecido algo como una meta o una tarea que deseas completar, necesita asegurarte de tu éxito. Pero cuando ese objetivo no es fácil de alcanzar, te sientes incómodo.

Muchas personas perfeccionistas tienden a sentirse solos y sufren tremendamente ya que se vuelven extremadamente impacientes con el tiempo que lleva el cambio real. Después de solo unas pocas semanas, esperan poder alterar los patrones de ocultación que han tardado años en desarrollar y, de repente, ser vulnerables y abiertos.

¿Cómo se expresa el perfeccionismo?

Las personas perfeccionistas relacionan su autoestima de una manera exagerada con el rendimiento. Sienten que su reconocimiento y aceptación por parte de otros depende de que hagan su mejor esfuerzo. El enfoque del perfeccionista es menos en los éxitos logrados y más en los errores.

Esto crea una sensación de sufrimiento si no es capaz de cumplir constantemente con sus estándares extraordinariamente altos. Esto puede provocar varios síntomas, como el miedo a las situaciones de examen o el comportamiento de aplazamiento. Esto es típico para los afectados, ya que en repetidas ocasiones encuentran razones para declarar que sus resultados no son lo suficientemente buenos.

Los perfeccionistas a menudo necesitan un tiempo comparativamente largo para lograr resultados en su trabajo diario. A menudo pueden ser difíciles de delegar porque quieren hacer mucho por sí mismos para satisfacer las altas demandas. La sensación resultante de no poder terminar nunca pone a prueba a los perfeccionistas. A largo plazo, corren el riesgo de agotamiento o depresión por el estrés que surge. Incluso los trastornos alimentarios son posibles en respuesta al estrés crónico.

¿Cómo pasar del perfeccionismo al desarrollo sin presiones?

¿Qué puedes hacer contra el perfeccionismo? ¿Cómo puedes tratar el perfeccionismo? La terapia se basa en el tipo y la gravedad del trastorno obsesivo compulsivo y se adapta individualmente a la persona en cuestión. Típico para el tratamiento es la terapia psicoterapéutica conductual, la terapia farmacológica está asociada con menos frecuencia. Los procedimientos de relajación también pueden ayudar a lidiar con el comportamiento perfeccionista.

De igual manera, es importante realizar un estudio sobre nuestros comportamientos y nuestro enfoque, es importante analizar cuáles son esos pequeños detalles del perfeccionista que entorpecen con el avance debido a la gran expectativa.

Trabas comunes de las personas perfeccionistas y soluciones

Estas son algunas de las principales trabas que se presentan a las personas que son perfeccionistas, en ellas podemos encontrar también la forma de conseguir resultado positivos revirtiendo su enfoque.

1. Empiezas con un objetivo que es demasiado difícil

La práctica hace al maestro. Sin embargo, tienes que elegir una meta que sea para ti y descartar aquellas cosas complicadas que requieren alterar tu pensamiento o comportamiento. Si, por ejemplo, el objetivo que has elegido primero es abrirte más a tus amigos, o al menos a otra persona más. Pero no puedes pensar en nadie en quien confíes de esa manera. Aceptar esta respuesta es mucho mejor que odiar el hecho de que no sientes la confianza que quisieras en alguien más o desperdiciar energía tratando de encontrar a alguien durante semanas.

Elige un objetivo que sea realmente factible, y que no te sea un desafío imposible desde el principio. (Y de nuevo, no está en tu naturaleza elegir la simplicidad). No maquillarte para ir al mercado. Tomar una siesta. Ir al cine en lugar de ser productivo. No importa por dónde empieces, lo que importa es que empieces. Y celebrar el logro de ese comienzo.

2. No pides ayuda o algo que necesitas

Digamos que tu terapeuta te ha pedido que empieces a escribir un diario sobre tus emociones, tratando de sentirlas a medida que avanzas. De seguro es algo que te resulta muy difícil. No estás acostumbrado a revelar tu vulnerabilidad, por lo que puedes evitar el tema del diario por completo, y si él te pregunta cómo te ha ido con eso, te limitarás a decir: «Bien».

También puedes tropezar un poco, dar un gran suspiro, y plantear el tema tú mismo. Puedes aprender a pedir ayuda. Aprender a arriesgarte.

Tú preguntas: «¿Cómo puedo exactamente ponerme al corriente con mis sentimientos? Puedo escribir sobre ellos, pero no puedo sentirlos». Investigaciones han demostrado que los perfeccionistas pueden describir sus sentimientos bastante bien, pero en realidad sentirlos es otra cuestión. Un terapeuta experimentado puede ayudarte a encontrar estrategias para solucionar eso, ya sea ejercicios de atención plena, meditación, observar tu progreso u otros componentes que podrían ayudar a que surjan los sentimientos, como escribir en forma de carta en lugar de forma libre.

Pedir ayuda es muy liberador. Saber pedirla es tener la libertad a nuestra disposición.

3. A medida que abandonas las cosas que has intentado y sabes que funcionan, tu estrés aumentará

Las características —los comportamientos y creencias— del PHDP han cumplido un propósito. Te han mantenido a salvo. Han dado orden a tu vida. Se han convertido en cómo te conoces a ti mismo y los demás te conocen.

«Jonas es simplemente un líder nato».

«No sé cómo Melanie consigue todo lo que hace».

Si empiezas a permitir que otros tomen la iniciativa, si no cumples con todo lo que está en tu lista de quehaceres del día o la semana y te tomas tiempo para ti, si comienzas a darte cuenta de que has mantenido a raya las emociones dolorosas, pero siguen ahí esperándote, entonces tu nivel de estrés aumentará. El cambio positivo es estresante. No vas a saber exactamente qué sentir o cómo sentirlo. Será incómodo y puede provocar emociones repentinas, como ira o miedo. Y el impulso de esconderse o evitar esos sentimientos será fuerte.

Estás renunciando a lo que sabes que no ha funcionado a largo plazo, pero ciertamente ha sido la respuesta a corto plazo. Se requiere un gran tipo de coraje para permitirte ser lo suficientemente vulnerable como para encontrar realmente la esperanza en un cambio duradero.

4. El estrés puede aumentar cualquier ansiedad o necesidad de control que tengas

Puedes padecer enfermedades mentales diagnosticables junto con tu perfeccionismo y PHD. Podría ser un trastorno alimenticio, trastorno obsesivo compulsivo o ansiedad. Podrías intentar escapar de tu depresión y ansiedad mediante el uso de alcohol, sedantes, compra compulsiva u otras adicciones.

Estos problemas pueden empeorar fácilmente cuando empiezas a desafiar tus viejos comportamientos, obtienes ayuda y comienzas a sentir emociones que has estado reprimiendo, tal vez durante toda la vida. La necesidad de escapar de ellos puede ser primordial, por lo que dejas de comer, o bebes demasiado, o regresas a tu compra compulsiva.

Es importante obtener toda la ayuda que necesitas. Ponte en contacto con tu terapeuta o médico para informarle qué está pasando. Asegúrate, si tomas medicamentos, de que siguen funcionando. Es posible que debas suspender tus actividades perfeccionistas para lidiar con las consecuencias graves de algunos de estos problemas.

Esto no es un fracaso. Estás aprendiendo en el camino. Y eso es autoaceptación, aceptar dónde estás en este mismo momento. Y trabajar con el verdadero tú, allí mismo.

5. Los que te rodean rechazan este nuevo cambio

También se presenta el rechazo al cambio por parte de los demás, algo con lo cual es muy difícil lidiar. Por ejemplo, Felicia, una mujer que se está esforzando por cambiar, le dice a su hijo de 15 años: «Voy a comenzar a cuidarme mejor y a dejar de hacer tanto por otras personas». La respuesta rápida de su hijo fue: «Bien por ti, mamá. Pero por favor, sigue siendo como eres conmigo».

Tu familia y amigos pueden apoyarte en tu cambio, incluso pueden haber estado preocupados por ti. Pero si realizas cambios serios en tus propias elecciones, también harás que sus vidas cambien. Y a veces, eso no es muy bienvenido. O tú mismo luchas con la idea de que la vida de alguien se podría dificultad debido a los cambios que quieres hacer por ti. No estás acostumbrado a que tus propias necesidades sean consideradas.

O podrías estar rodeado de personas que no quieren que dejes de trabajar exceso. Sus propias vidas son más fáciles debido a eso. O tienen otros motivos que implican que estés dando constantemente. Este podría ser tu empleador, tu cónyuge o incluso un amigo.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.