Psicología Reflexiones

Porqué solucionar los problemas de los demás nunca ha sido bueno

La vida a menudo resulta ser mucho más complicada de lo que anticipamos. Para ilustrar el dilema muy real de “servir versus reparar” que muchas personas enfrentan, usemos un ejemplo: los desafíos de ser padre. Muchos padres bienintencionados y afectuosos intentan criar a sus hijos lo mejor que puedan, a menudo sacrificándose seriamente para lograrlo. A pesar del amor y el apoyo, los niños y la gente en general siempre serán susceptibles a los problemas y las dificultades. Es por eso por lo que, con este artículo ilustraremos el por qué solucionar los problemas de los demás nunca será una buena idea.

solucionar los problemas de los demás

La Dra. Rachel Remen, autora de Kitchen Table Wisdom, explica con elocuencia la diferencia entre el servicio a las personas y la solución de sus problemas:

“El servicio se basa en la premisa básica de que la naturaleza de la vida es sagrada, que la vida es un misterio sagrado que tiene un propósito desconocido. Cuando servimos, sabemos que pertenecemos a la vida y a ese propósito … Cuando arreglas (problemas), ves la vida como rota. Cuando sirves, ves la vida entera “.

Es natural que cuando surge un problema grave, por ejemplo, un problema de abuso de sustancias, el padre desee desesperadamente aliviar el dolor de su hijo. ¿Interviene el padre y “arregla” el problema? ¿O aconsejan a su hijo y buscan una solución alternativa?

Como cualquier padre puede imaginarse, esta es una situación excepcionalmente difícil sin una respuesta fácil.

El punto es este: aunque no siempre es aparente, la forma en que respondemos a los demás en tiempos de crisis puede ayudarlos o dañarlos, a veces irreparablemente. Usando el ejemplo del abuso de sustancias, muchos padres le darán dinero a sus hijos cuando se lo pidan, porque ¿quién quiere ver a su propio hijo sin un centavo?

Aunque es ciertamente comprensible, esta acción a menudo es la incorrecta. ¿Por qué? Porque no hace nada para ayudar a resolver el problema subyacente: el abuso de sustancias.

También puedes leer:  Conoce los 5 trastornos mentales más comunes que existen

Ahora, ese mismo padre que sugiere opciones de tratamiento, establece límites para el comportamiento y brinda asistencia limitada es una historia diferente. El padre sirve las necesidades subyacentes de su hijo y fomenta la independencia.

4 razones para evitar solucionar los problemas de los demás

“Aquellos que tienen la mayor necesidad de decirles a los demás qué hacer tienen menos fe en sí mismos”. ~ Paul Ferrini

Además de fomentar una vida independiente y saludable, atender las necesidades de los demás en lugar de solucionar los problemas también brinda otros beneficios. Con esto en mente, aquí hay otras cuatro razones para evitar solucionar los problemas de los demás:

1. Las personas son inherentemente ingeniosas y resilientes

Este primer problema es uno que muchos de nosotros enfrentamos: subestimar la capacidad de recuperación y el ingenio de los demás. Lo que hace que este sea particularmente complicado es que, a menudo, sentimos remordimientos. Pero, estamos dotados de mucho más ingenio y capacidad de recuperación de lo que creemos.

Cuando permitimos que la sociedad (maestros, ministros, consejeros, políticos, etc.) haga nuestras elecciones “por nosotros”, obsequiamos una cantidad extraordinaria de poder personal. Es mucho más prudente invertir algo de esta fe en nuestras propias capacidades y alentar a otros a hacer lo mismo.

2. Servir promueve el crecimiento, solucionar los problemas lo obstaculiza

Todos conocemos muy bien la cita “El camino a ninguna parte está lleno de buenas intenciones”. Esta cita se aplica a todos nosotros, y vale la pena tenerla en cuenta cuando alguien parece estar en necesidad.

Las buenas intenciones no resuelven problemas. Las buenas intenciones no hacen que alguien sea una persona mejor, más fuerte, más inteligente. Del mismo modo, solucionar problemas de los demás no hace ninguna de estas cosas tampoco. Por otro lado, descubrir e implementar maneras creativas de servir a alguien (que a menudo depende de la necesidad) sí logra hacer todas estas cosas.

También puedes leer:  Cómo ayudar a tu pareja si sufre depresión

3. No sabemos qué es lo mejor

Puesto directamente, a menudo no sabemos lo que se necesita para resolver los problemas de otra persona. A algunos de nosotros sin duda nos gusta pensar que sí, pero a menos que seamos expertos en la materia, prescribir una solución basada en cómo creemos que un problema altamente individualista debe ser resuelto, es nada menos que una ignorancia fuera de lugar.

Volviendo al ejemplo de más arriba, ¿pueden imaginarse cuántos consejos diferentes y contradictorios recibirían los padres? Lo más probable es que la persona que ofrece este consejo no sea un consejero de abuso de sustancias o algún otro experto, entonces, ¿cómo lo sabrían? Poner demasiada fe en la sabiduría del círculo interno de uno es típicamente imprudente.

4. Solucionar los problemas de los demás a menudo hace muy poco o nada

Confucio tiene el crédito de decir “Dale a un hombre un pescado, y lo alimentas por un día”. Enséñale a un hombre a pescar, y lo alimentaste toda la vida “. Definitivamente, solucionar los problemas de otros puede considerarse como un pez para alguien. Si bien uno puede sentirse bien acerca de darle un pez a un hombre hambriento, no hace nada para resolver el problema subyacente.

El punto: es mucho más difícil encontrar soluciones permanentes a los problemas. Hacerlo requiere mucho más tiempo y esfuerzo de lo que nos gustaría, especialmente en una sociedad obsesionada con la gratificación instantánea. Incluso si no podemos servir a cada persona y resolver cada problema, podemos, al menos, abstenernos de arreglar habitualmente las vidas de los demás.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
0/5 (0 Reviews)